La portada de mañana
Acceder
El estigma por la viruela del mono: ni es ETS ni se transmite solo entre hombres
Opinión - 'El circo de los borbones', por Esther Palomera
Feijóo acelera su aterrizaje en Madrid

Algunos autores de los libros de temática LGTBI censurados en Castellón planean tomar medidas judiciales

elDiariocv

València —

0

Un total de 32 libros de temática LGTBIQ+ que el Ayuntamiento de Castellón donó a una serie de institutos han sido retirados por orden de la jueza Carola Soria Piquer, responsable del Juzgado de lo Contencioso nº 1. La denuncia que ha provocado la censura fue presentada por la Asociación de Abogados Cristianos, que argumenta su escrito en que esas publicaciones pueden ofender sus sentimientos religiosos.

Entre los autores y autoras de esos títulos figuran algunas importantes figuras de la literatura española, como la poeta 'sinsombrero' Lucía Sánchez-Saornil, o la recientemente fallecida Gata Cattana; además de escritores de la escena internacional como Becky Albertalli, conocida por Con amor, Simon, novela juvenil sobre un adolescente gay que ha sido llevada a la gran pantalla. Entre los escritores que aparecen en este nuevo índice de libros prohibidos, un grupo de autores radicados en España ha decidido organizarse y planea tomar medidas judiciales contra el auto que censura sus libros. Declaran que de ninguna manera sus escritos pueden ofender los sentimientos religiosos de nadie y que, muy al contrario, su lectura puede resultar “increíblemente útil” para muchas personas, tanto adolescentes LGTBIQ+, “que comienzan a descubrir y construir su identidad y necesitan un apoyo no siempre sencillo de encontrar, como lectores adultos que deben comprender el valor de igualdad, la diversidad sexual y de género y respetarlas tanto como merecen”.

“No entendemos cómo es posible que se retire un total de 32 obras por la simple denuncia de una asociación sin que haya sido debidamente documentada esa supuesta ofensa”, declara una de las autoras: “Exigimos conocer detalladamente qué partes de cada uno de nuestros libros ofenden a los creyentes. Si no pueden argumentar debidamente su denuncia, deberemos tomar medidas contra una jueza que dicta autos de censura de forma presuntamente arbitraria y contra esa asociación que ha comenzado una caza de brujas contra nuestros textos y nuestra libertad de expresión”.

Por su parte, Olympe Abogados, gabinete jurídico especializado en asuntos LGTBIQ+ radicado en la Comunitat Valenciana, afirma que el juzgado “justifica la extraordinaria urgencia de tomar dichas medidas en 'los perjuicios irreparables' que podría causar en los menores tener a su alcance libros de temática LGTBIQ+. Esto es una aberración a nivel jurídico y ético, pues son libros absolutamente legales, que además llevan años en librerías y bibliotecas, gusten más o menos a la asociación ultracatólica”.

Sobre la actuación de la jueza, las letradas defienden que “solo se puede concluir que o la jueza no ha estudiado el caso de una forma individualizada y ha aceptado las medidas por quitarse el tema de encima o que realmente la jueza cree que libros de temática LGTBIQ+ pueden producir daños en los menores. Ambas decisiones son terribles para la democracia y vulneran los derechos fundamentales de los propios menores, de los autores y del colectivo LGTBIQ+”.

Por su parte, la alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, ha afirmado que este lunes pedirá explicaciones a la concejala de Feminismo y LGTBI, Verónica Ruiz, sobre los libros “de ideología LGTBI” repartidos en institutos y un centro de menores de la ciudad. Marco, que se ha pronunciado así en declaraciones a los medios de comunicación a su llegada a la última jornada del 40 Congreso del PSOE, ha indicado que ha estado centrada en el cónclave este fin de semana y que no se puede manifestar sin haber visto la publicación.

Un total de 32 libros de temática LGTBIQ+ que el Ayuntamiento de Castellón donó a una serie de institutos han sido retirados por orden de la jueza Carola Soria Piquer, responsable del Juzgado de lo Contencioso nº 1. La denuncia que ha provocado la censura fue presentada por la Asociación de Abogados Cristianos, que argumenta su escrito en que esas publicaciones pueden ofender sus sentimientos religiosos.

Entre los autores y autoras de esos títulos figuran algunas importantes figuras de la literatura española, como la poeta 'sinsombrero' Lucía Sánchez-Saornil, o la recientemente fallecida Gata Cattana; además de escritores de la escena internacional como Becky Albertalli, conocida por Con amor, Simon, novela juvenil sobre un adolescente gay que ha sido llevada a la gran pantalla. Entre los escritores que aparecen en este nuevo índice de libros prohibidos, un grupo de autores radicados en España ha decidido organizarse y planea tomar medidas judiciales contra el auto que censura sus libros. Declaran que de ninguna manera sus escritos pueden ofender los sentimientos religiosos de nadie y que, muy al contrario, su lectura puede resultar “increíblemente útil” para muchas personas, tanto adolescentes LGTBIQ+, “que comienzan a descubrir y construir su identidad y necesitan un apoyo no siempre sencillo de encontrar, como lectores adultos que deben comprender el valor de igualdad, la diversidad sexual y de género y respetarlas tanto como merecen”.

“No entendemos cómo es posible que se retire un total de 32 obras por la simple denuncia de una asociación sin que haya sido debidamente documentada esa supuesta ofensa”, declara una de las autoras: “Exigimos conocer detalladamente qué partes de cada uno de nuestros libros ofenden a los creyentes. Si no pueden argumentar debidamente su denuncia, deberemos tomar medidas contra una jueza que dicta autos de censura de forma presuntamente arbitraria y contra esa asociación que ha comenzado una caza de brujas contra nuestros textos y nuestra libertad de expresión”.

Por su parte, Olympe Abogados, gabinete jurídico especializado en asuntos LGTBIQ+ radicado en la Comunitat Valenciana, afirma que el juzgado “justifica la extraordinaria urgencia de tomar dichas medidas en 'los perjuicios irreparables' que podría causar en los menores tener a su alcance libros de temática LGTBIQ+. Esto es una aberración a nivel jurídico y ético, pues son libros absolutamente legales, que además llevan años en librerías y bibliotecas, gusten más o menos a la asociación ultracatólica”.

Sobre la actuación de la jueza, las letradas defienden que “solo se puede concluir que o la jueza no ha estudiado el caso de una forma individualizada y ha aceptado las medidas por quitarse el tema de encima o que realmente la jueza cree que libros de temática LGTBIQ+ pueden producir daños en los menores. Ambas decisiones son terribles para la democracia y vulneran los derechos fundamentales de los propios menores, de los autores y del colectivo LGTBIQ+”.

Por su parte, la alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, ha afirmado que este lunes pedirá explicaciones a la concejala de Feminismo y LGTBI, Verónica Ruiz, sobre los libros “de ideología LGTBI” repartidos en institutos y un centro de menores de la ciudad. Marco, que se ha pronunciado así en declaraciones a los medios de comunicación a su llegada a la última jornada del 40 Congreso del PSOE, ha indicado que ha estado centrada en el cónclave este fin de semana y que no se puede manifestar sin haber visto la publicación.

Un total de 32 libros de temática LGTBIQ+ que el Ayuntamiento de Castellón donó a una serie de institutos han sido retirados por orden de la jueza Carola Soria Piquer, responsable del Juzgado de lo Contencioso nº 1. La denuncia que ha provocado la censura fue presentada por la Asociación de Abogados Cristianos, que argumenta su escrito en que esas publicaciones pueden ofender sus sentimientos religiosos.

Entre los autores y autoras de esos títulos figuran algunas importantes figuras de la literatura española, como la poeta 'sinsombrero' Lucía Sánchez-Saornil, o la recientemente fallecida Gata Cattana; además de escritores de la escena internacional como Becky Albertalli, conocida por Con amor, Simon, novela juvenil sobre un adolescente gay que ha sido llevada a la gran pantalla. Entre los escritores que aparecen en este nuevo índice de libros prohibidos, un grupo de autores radicados en España ha decidido organizarse y planea tomar medidas judiciales contra el auto que censura sus libros. Declaran que de ninguna manera sus escritos pueden ofender los sentimientos religiosos de nadie y que, muy al contrario, su lectura puede resultar “increíblemente útil” para muchas personas, tanto adolescentes LGTBIQ+, “que comienzan a descubrir y construir su identidad y necesitan un apoyo no siempre sencillo de encontrar, como lectores adultos que deben comprender el valor de igualdad, la diversidad sexual y de género y respetarlas tanto como merecen”.