Guía completa para elegir el mejor teclado para tu ordenador

Guía completa para elegir teclado perfecto para tu ordenador

Uno de los periféricos más importantes del ordenador y, a veces, uno de los más olvidados es el teclado. A pesar de que es una pieza básica para utilizar nuestro PC o portátil, en muchas ocasiones creemos que cualquier modelo vale en la gran mayoría de ocasiones.

Los cuatro teclados inalámbricos perfectos para trabajar con el portátil

Los cuatro teclados inalámbricos perfectos para trabajar con el portátil

Esto puede ser cierto según el caso personal de cada uno, ya que muchas veces optamos por modelos que nos atraigan estéticamente o, simplemente, se ajuste lo máximo al presupuesto. Esto no significa que sea lo mejor.

Al ser un periférico que, en muchos casos, se utiliza a diario, puede ser realmente útil a la larga escoger un teclado que se adapte a nuestras necesidad y a nuestro uso. Por eso, en ConsumoClaro hemos preparado una breve guía para que no te equivoques a la hora de elegir uno.

Todos los teclados… 

Muchas personas nos apresuramos al pensar que los teclados son un dispositivo "ya inventado"; es decir, que entre unos y otros la principal diferencia es el presupuesto. Esto, siendo cierto, es solo una parte de la realidad.

Los teclados son una industria en sí misma y las posibilidades que hay son gigantescas. Antes de comprar uno de estos periféricos es bueno tener en cuenta los tipos que hay.

Se pueden distinguir según su tecnología:

- De membrana. Bajo las teclas se encuentra una pieza de plástico que, al ser pulsada, emite un impulso a través de una superficie plástica -la "membrana"-. De esta manera, se puede entender que todas las teclas comparten un mismo sistema de interrupción, ya que la membrana plástica ocupa el mismo espacio que el teclado.

- De tijeras. Cada tecla tiene debajo dos piezas de plástico que se entrelazan entre sí -de ahí el nombre de "tijeras"-. Al pulsar la tecla, la tijera "se cierra" y activa el circuito. Es la tecnología más habitual en portátiles.

- Mecánicos. Cada tecla tiene debajo un switch que funciona muy parecido al interruptor de nuestra pared: al presionar la tecla, emite un pulso hasta el controlador del teclado. Por tanto, al contrario que el de membrana, cada tecla cuenta con su propio sistema.

Son los más complejos, ya que existen decenas de tipos que varían según su recorrido, sonido, etc. Además de que encarecen el producto. Sin embargo, es un sistema mucho más resistente y duradero que el resto.

Según la distribución:

- ISO. La ISO es la más extendida en los países europeos, entre ellos España. En esta distribución, la tecla de "Enter" tiene forma de L girada y hay dos teclas de más: una entre la Z y el "Shift"; y otra después de la L. 

Para encontrar este tipo de distribución, se suele indicar como "ISO" seguido de las iniciales del país. De manera que, por ejemplo, la versión española suele indicarse como "ISO-SP" o "ISO-ES".

- ANSI. La distribución más extendida a nivel mundial y, por tanto, la más fácil de encontrar. Al contrario que la ISO, la ANSI tiene una tecla de "Enter" horizontal (similar a nuestro "Crtl" o "Shift") y una tecla de más encima del "Enter". Tampoco tiene las teclas de más de las que hablábamos antes.

Según el formato:

- Estándar. El típico teclado que podemos encontrar en cualquier ordenador o lugar. En este tipo, el formato es rectangular y, si observamos la posición de las teclas, podremos observar que la primera línea (de la Q a la P) no tiene está a la misma altura que las dos siguientes (de la A a la L y de la Z a la M), sino que están desplazadas a los lados.

- Ergonómicos. Son teclados especialmente diseñados para ser cómodos y evitar dolores. En estos teclados, suele haber una división en medio y una pequeña curvatura; así, es mucho más cómodo descansar las manos sobre él -puedes ver un ejemplo, aquí-. 

- Orto lineales. Los más extraños de todos. Al contrario que los estándar, estos teclados son completamente rectos: no hay diferencias de alturas ni teclas más grandes o pequeñas -excepto el "Espacio", que es del tamaño de dos teclas-, todas son iguales y están repartidas de la misma forma -puedes ver uno en el siguiente enlace-.

También se podría distinguir por la base alfanumérica que utilizan, pero en la gran mayoría del mundo occidental, los teclados son QWERTY y es muy extraño utilizar otros tipos. Por lo tanto, no es necesario conocerla.

… y sus tamaños

Los teclados cuentan con diferentes tamaños, pudiendo ir desde las 60 teclas hasta las 105. Según el uso que le queramos dar, esa ausencia de teclas puede ser fatal o, por el contrario, hacernos mucho más cómodo su uso.

Antes de entrar en qué tamaños existen, hay que entender que el teclado se divide en cuatro partes:

- Teclado Alfanumérico: con el que escribimos y hacemos la mayoría de tareas.

- Teclado función: las teclas F (F1 a F12).

- Teclado de control o cursor: es la zona compuesta por las fechas, "Insert", etc.

- Teclado numérico: la zona, normalmente colocado a la derecha del teclado, donde solo hay números y comandos numéricos.

El tamaño del teclado suele depender de qué zonas lo componen:

- 100% o Full Size. En distribución ISO, son 105 teclas y cuenta con todas las zonas.

- 1800-Compact. Un 100% solo que las teclas están más juntas y, por ejemplo, las flechas suelen estar bajo el "Enter".

- TKL u 80%. En este tamaño, se elimina el teclado numérico.

- 70-75%. Aunque cuenta con las flechas y algunas teclas de función, su distribución es mucho más compacta. 

- 60-65%. Solo cuentan con el teclado alfanumérico y en el caso de los 65%, también con las flechas.

- 40%. Es el teclado funcional más pequeño, ya que también elimina la fila de los números.

Existe un tipo de teclado aún más pequeño, los Tenkey, que es el teclado numérico por separado, aunque su uso es aún más particular.

Entonces, ¿cuál es el que más me conviene?

Después de hacer un repaso de los tipos y los tamaños de teclado, ¿en qué tenemos que fijarnos?

Lo primero a tener en cuenta, obviamente, es el presupuesto. Como cualquier periférico, el precio puede variar muchísimo y encontramos opciones que van desde los 20 euros… hasta los 500 euros. A pesar de ello, no tiene sentido apurar mucho el dinero.

Es decir, la diferencia de precios se debe, en la mayoría de casos, a cuestiones técnicas -en los teclados mecánicos, por ejemplo, varía mucho el precio un switch Marsmallow que un Cherry MX- o de diseño (teclas artesanales, etc.), por lo que en la mayoría de ocasiones podremos encontrar un teclado que se adapte a nuestro presupuesto.

A partir de ahí, hay que replantearse el uso que le vamos a dar. ¿Vamos a utilizarlo todos los días? ¿Solo para escribir? ¿O también para jugar? 

Los teclados mecánicos son mucho más resistentes y duraderos que los de membrana, aunque no son los más cómodos para escribir. Por lo tanto, puede ser una buena opción para quienes pasen muchas horas utilizándolo y no solo escriban con él, sino que también jueguen, programen, etc.

Por otro lado, los de membrana pueden ser mucho más baratos y cómodos para escribir, sobre todo si no vamos a utilizarlos durante largos periodos de tiempo. Además, suelen ser más pequeños y su uso cansa más. A pesar de ello, son muy complicados de limpiar y, si se rompen, su reparación será más difícil.

También hay que tener en cuenta el espacio que tenemos. Como hemos visto antes, hay diferentes tamaños y tipos que hacen muy fácil adaptarlos a cualquier situación. Si prácticamente no tenemos donde colocarlo, puede que un 60% nos haga ganar mucho espacio en la mesa.

Algunas recomendaciones

- Anne Pro 2

Por 120 euros, el Anne Pro 2 es un teclado mecánico de perfil bajo que puede servirnos como "introducción" a este tipo sin acercarnos a los 200 euros que pueden alcanzar muchos modelos. El switch que está ensamblado de serie es un GateronRed, por lo que, sin ser el mejor del mercado, vamos a obtener un click satisfactorio y profundo; aunque desde la propia web te permiten elegir otro.

Cuenta, además, con conectividad tanto por Bluetooth como por cable. El mayor inconveniente de este modelo es que su distribución es ANSI, por lo que si no estamos acostumbrados a ella tardaremos un tiempo en hacernos a él.

- Krom Kernel

Por 49 euros, el Kernel de Krom es un teclado mecánico especialmente barato, aunque sin sacrificar calidad. Se trata de un teclado de formato reducido (TKL) que cuenta con luces RGB -algo que no a todos los perfiles les gustará, pero pueden apagarse-.

Los switches son propios de la marca y la calidad del ensamblaje es buena, por lo que apreciaremos una mejora en el tacto frente al típico teclado que compramos en cualquier tienda de electrónica.

- Microsoft 600

Por 20 euros, el Microsoft 600 es el teclado para cualquier usuario que busque gastarse lo menos posible y, al mismo tiempo, tener un periférico que le dure sin problemas un temporada media-larga. El 600 es un teclado clásico: de membrana, diseño negro, teclas silenciosas y acabado en plástico.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
20 de julio de 2021 - 22:28 h

Descubre nuestras apps