eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

¿Mantequilla o margarina? Una cuestión de etiquetas

La conveniencia o no de consumir una u otra grasa no debe ligarse tanto a su concepto y origen como a los ingredientes que se hayan empleado y a nuestro perfil de salud

La mejor manera de saber cuál nos conviene es leer las etiquetas

Respondemos a Sonia, socia y lectora de eldiario.es 

- PUBLICIDAD -
Foto: Dwayne Madden

Foto: Dwayne Madden

Sonia, socia y lectora de eldiario.es, nos escribe el siguiente texto en un correo electrónico: "En casa suelo usar margarina para los desayunos, principalmente porque he crecido oyendo a mi madre decir que la mantequilla es mala para el corazón, pero últimamente leo cada vez más noticias en las que se dice que lo que es malo de verdad son las margarinas y en cambio la mantequilla es incluso saludable. ¿Qué hay de cierto en ello? ¿No será que cada fabricante nos intenta vender su moto? Agradecería que tal y como hacéis en otros temas, arrojáseis luz también en este punto".

Tal como explicamos en Ocho argumentos contra los yogures desnatados, las grasas de origen animal han sido satanizadas durante décadas, ya fuera por creencias equivocadas ya por mor de los intereses de algunas industrias, como la azucarera o la alimentaria en general, que prefería promocionar un producto de coste más barato y realizado a partir de materias bajo su control.

La grasa de vaca tiene un precio mayor al de los aceites vegetales con los que se realizan las margarinas y por lo tanto, a precios similares para el consumidor, el beneficio se dispara. Este puede ser uno de los motivos por los que se vendió durante mucho tiempo que las grasas saturadas de origen animal, entre las cuales la mantequilla, eran malas.

La redención de la mantequilla

Otro es que realmente hubo un convencimiento científico mundial en este hecho hasta que estudios y revisiones bastante recientes han demostrado que la grasa animal no era la causante de los problemas de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares que azotan a la sociedad actual. Esto siempre entendido en un contexto de consumo sin abuso, como ocurre con todos los alimentos.

Pero paralelamente a estos estudios exculpatorios de las grasas saturadas, y sobre todo de las de origen lácteo, que se encarnan sobre todo en la mantequilla, se descubrió en los últimos 20 años que las margarinas, realizadas con aceites y grasas vegetales, no solo no eran mejores sino que además podían ser peligrosas para la salud. La razón era las grasas trans que aparecían durante el proceso de hidrogenación de los aceites vegetales para convertirlos en grasas sólidas.

El problema de las trans y otras cosas...

Las grasas trans, tal como explicamos en Grasas trans: qué son, dónde se encuentran y por qué resultan tan peligrosas, son un subproducto de la hidrogenación del aceite que tienen la misma estructura de una grasa saturada pero sin serlo, por lo que son altamente oxidables. De hecho una de las ventajas de los ácidos grasos insaturados es su acción antioxidante porque al oxidarse ellos neutralizan la acción del oxígeno. El problema de las grasa trans es que las células las incorporan a su membrana creyendo que son estables, pero no lo son y se oxidan, envejeciendo a la célula.

En Estados Unidos las grasas hidrogenadas están prohibidas en la industria alimentaria, pero no en Europa, donde se regulan solo en unos pocos casos. Sin embargo, por una cuestión de marketing o de presión del consumidor, en las margarinas actuales muchos fabricantes aplican tratamientos de eliminación de las posibles grasas trans que se hayan producido durante la hidrogenación, con lo que eliminan el riesgo causado por este subproducto. 

Foto: Door ne Kamph

Foto: Door ne Kamph

 

Sin embargo, en ocasiones optan también por rebajar el riesgo de las grasas trans reduciendo el porcentaje de aceites hidrogenados mediante el añadido de grasas vegetales semisólidas, como son el aceite de palma y el aceite de coco tratados. En condiciones naturales estas grasas son saludables por su composición, pero una vez tratadas con calor, se vuelven muy poco saludables. En el artículo Cinco motivos de salud para mantener al aceite de palma alejado de tu estómago, explicamos los motivos. Así que el de las margarinas no solo puede ser un problema de grasas trans, aunque en este aspecto han mejorado mucho.

Entonces, ¿apuesto todo a la mantequilla?

Ahora bien, para determinados perfiles nutricionales y de salud, la mantequilla puede ser poco recomendable. Personas que abusan del alcohol o de los productos con azúcares añadidos tendrán un índice LDL, es decir de colesterol plasmático "malo" alto. También aquellos que lo sufran por las peculiaridades de su metabolismo. Para todos estos grupos el aporte de colesterol de la mantequilla puede no ser conveniente, ya que un 20% de este entra en el plasma sin ser degradado.

Para estas personas, las margarinas libres de trans, sin "grasas vegetales" –tal como lo podrá leer en la etiqueta– y que además tengan añadidas vitaminas A y E y fitoesteroles, pueden ser la opción perfecta. El motivo es que las margarinas tienen como dato positivo su porcentaje de ácidos grasos insaturados, que ayudan a reducir el colesterol LDL y aumentar el HDL o "bueno".

Dicho esto teniendo en cuenta que no pocos estudios cuestionan la ingesta de colesterol y el nivel de LDL. De todos modos, la adición de fitoesteroles ayudará a estos perfiles con alto LDL a reducir, aunque sea solo un poco, su nivel; todo suma. En el resto de casos la mantequilla no tiene por qué ser una mala opción. Y tampoco la margarina si, como se ha dicho, es "libre de trans" y no contiene "grasas vegetales" –los aceites hidrogenados se etiquetan como "aceites vegetales"–.

Para resumir, la ventaja comparativa de la margarina serían sus ácidos grasos mono y poliinsaturados –siempre que no sean trans–, así como su bajo colesterol en los casos de alto LDL. Por su parte, las ventajas de la mantequilla son su alto porcentaje de vitaminas A y D y precisamente su colesterol, que en personas con niveles LDL normales es un excelente precursor de la biosíntesis de vitamina D, como explicamos en D, la vitamina del sol que absurdamente se nos escapa en España. Toda esta información sobre cada una de las opciones la podremos obtener mirando en la etiqueta su composición.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha