eldiario.es

9
Menú

Albert Rivera o Albert Einstein

- PUBLICIDAD -

‘‘Si quieres resultados distintos no hagas siempre lo mismo’’

Albert Einstein

Un buen amigo me enviaba la otra noche una fotografía con la cita que encabeza este artículo escrita en una pared. El color naranja chillón daba alguna pista: se trataba nada menos que de la sede de Ciudadanos en Madrid. La mofa era evidente. Albert Einstein nunca dijo esa frase ni ninguna parecida. El que tiene boca se equivoca, dirán ustedes. Pero que un partido que aspira a gobernar España empapele sus sedes con citas de garrafón da un poco de cosa, digo yo.

El caso es que me puse a indagar por Internet. Será que soy muy riguroso, o un neurótico. Yo qué sé. Y me encontré con que la referida cita (?) aparecía en la pared de la sede de Ciudadanos acompañada por otras de no menos fuste (estas sí, verdaderas) de señores tan eminentes como Victor Hugo, John Fitzgerald Kennedy y… (válgame Dios) Albert Rivera. Sí, han leído bien: Albert Rivera se colocó a sí mismo en su propia sede al mismo nivel que Einstein, Victor Hugo o JFK. Ahí es nada. El valor filosófico de la cita de Albert R. (‘‘Tenemos que recuperar la ilusión que nunca debimos perder’’) lo dejo a su juicio, aunque no se puede negar que algo de visionario tiene el muchacho: en su partido harían bien en leerla y releerla si quieren sobreponerse al efecto Sánchez. Lástima que hace algo más de un año decidieran eliminar esa y las demás citas de sus paredes. Cosas del marketing.

Pero volviendo a la presunta cita de Einstein, resulta, como decía, que el ilustre físico nunca pronunció esas palabras ni ningunas semejantes. El equívoco viene de lejos. Desde hace bastantes años se le atribuye erróneamente la siguiente frase: “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. Otros hombres notables como Benjamin Franklin o Mark Twain aparecen aquí y allá como padres de la criatura, pero lo cierto es que deberíamos hablar de madre más que de padre, pues la verdadera artífice de tan sabias palabras parece que fue una mujer: la escritora y activista norteamericana Rita Mae Brown. Luego, caprichos del destino, la frase fue deformada y atribuida a otras personas, todas ellas del género masculino. Tal vez en Ciudadanos harían bien en restituir aquella cita, atribuyéndosela esta vez a su verdadera autora, lo cual serviría -de paso- para visibilizar un poco a las mujeres en las paredes de sus sedes, en las que más que calladas estaban como ausentes, que diría Pablo Neruda.

Puestos a corregir y enmendar, podrían también buscar alguna cita verdadera de Albert Einstein. Aunque bien pensado, es bastante probable que el pensamiento político del señor Einstein no sea muy del agrado de su tocayo español y compañía. Es sabido, aunque posiblemente en Ciudadanos lo desconozcan, que Einstein, además de Premio Nobel de Física, era un socialista convencido. Pero socialista de los de antes, de los que querían socializar los beneficios de las grandes corporaciones. La verdad es que, leídas hoy, las reflexiones políticas de Albert (el físico) dejan al mismísimo Pablo Iglesias como un Tony Blair de gomaespuma. Y es que en 1949 un maduro Einstein (moriría en 1955 con 76 años) sintetizó sus opiniones políticas en un ensayo titulado elocuentemente ¿Por qué socialismo?, que apareció publicado en la revista neoyorkina Monthly Review. El ensayo está disponible en innumerables sitios web, de manera que no me extenderé sobre su contenido. Sin embargo, sí me gustaría reproducir un pasaje a modo de sugerencia para Ciudadanos: ‘‘Estoy convencido –decía Einstein- de que hay solamente un camino para eliminar los graves males [del sistema capitalista], el establecimiento de una economía socialista, acompañado por un sistema educativo orientado hacia metas sociales’’.

La cita, además de contundente, tiene la ventaja de ser auténtica. Lo malo es que en la pared de la sede de Ciudadanos quedaría un poco rara, no nos engañemos. A Girauta o a Garicano podría provocarles una úlcera o algo peor. No obstante, si prefieren seguir falsificando, bien podrían atribuirle a Albert Rivera aquella célebre y socorrida cita de Groucho Marx (‘‘Estos son mis principios. Si no le gustan… tengo otros’’). A diferencia de las opiniones de Einstein, esta sí les va como anillo al dedo, pues hace solo unos días pudimos ver al señor Rivera paseándose a todo color en la cabalgata del Orgullo, cuando hace apenas dos años consideraba que el matrimonio homosexual generaba ''tensiones innecesarias''. Una vez más, cosas del marketing. Por lo demás, si hay que elegir entre un Albert u otro, por mi parte la cosa está clara.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha