Telefónica presenta un plan para recortar casi 2.000 puestos de trabajo en España

Diego Larrouy

0

Telefónica ha expuesto este martes a los sindicatos un plan para recortar casi 2.000 puestos de trabajo en su filial española. El grupo ha expuesto un proceso para la adhesión de los trabajadores nacidos antes de 1967 y con 15 años de antigüedad en la compañía. Les ofrece una renta del 68% del salario regulador, asumiendo el 100% del Convenio Especial de la seguridad Social hasta los 65 años.

Las grandes 'telecos' pierden 2.000 millones en ingresos y 1,2 millones de clientes por el empuje del 'low cost'

Saber más

El proceso no es un ERE al uso, sino que se adhiere a los conocidos como Plan de Suspensión Individual (PSI), que es el sistema que utiliza habitualmente Telefónica para reducir su plantilla incentivando la salida de los trabajadores de mayor edad. En concreto, el colectivo sobre el que se ofrece este plan de salidas afecta a 3.200 trabajadores, aunque Telefónica pone como límite el 60%. Es decir, solo podrán adherirse a este programa algo más de 1.900 empleados.

Además del 68% del salario regulador y de cubrir el convenio con la Seguridad Social, se mantienen algunos beneficios sociales para estos trabajadores como el seguro médico básico o el seguro colectivo de riesgo hasta los 65 años. Igualmente, se mantienen las aportaciones al plan de pensiones hasta que se llegue a la edad de jubilación, manteniendo el trabajador la obligación de realizar las correspondientes aportaciones.

Aunque no sea un ERE, Telefónica se suma a Vodafone y Orange, que han hecho sendos recortes de empleo este año y que afectan a cientos de trabajadores. Con ello, las tres grandes operadoras de telefonía del país habrán reducido sus plantillas en más de 2.800 empleados.

La empresa abrió con los sindicatos una mesa de negociación hace una semana para negociar con ellos un plan de reestructuración que conllevará estas salidas voluntarias e incentivadas. Desde la compañía se ha presentado este ajuste de empleo, que se suma a otros realizados antes de la pandemia, al entorno competitivo en el sector de la telefonía, al igual que ya expresaron sus dos principales rivales. Durante estas reuniones, Telefónica ha expuesto a los sindicato que se encuentra en una "situación de descenso constante de ingresos por la reducción de accesos, clientes y recaudación, con presión constante sobre el margen de beneficios en todos los productos".

La primera propuesta de la empresa no ha satisfecho a los sindicatos, que han expuesto sus reticencias. "Está claramente alejada de lo acordado anteriormente, lo que nos lleva a reclamar a la empresa que reconsidere sus postura", han señalado desde UGT. Uno de los puntos que no convence a los sindicatos es que este ajuste se está enfocando solo a determinadas áreas, cerrando la puerta a los trabajadores de otros departamentos no afectados.

Telefónica ha expuesto este martes a los sindicatos un plan para recortar casi 2.000 puestos de trabajo en su filial española. El grupo ha expuesto un proceso para la adhesión de los trabajadores nacidos antes de 1967 y con 15 años de antigüedad en la compañía. Les ofrece una renta del 68% del salario regulador, asumiendo el 100% del Convenio Especial de la seguridad Social hasta los 65 años.

Las grandes 'telecos' pierden 2.000 millones en ingresos y 1,2 millones de clientes por el empuje del 'low cost'

Saber más

El proceso no es un ERE al uso, sino que se adhiere a los conocidos como Plan de Suspensión Individual (PSI), que es el sistema que utiliza habitualmente Telefónica para reducir su plantilla incentivando la salida de los trabajadores de mayor edad. En concreto, el colectivo sobre el que se ofrece este plan de salidas afecta a 3.200 trabajadores, aunque Telefónica pone como límite el 60%. Es decir, solo podrán adherirse a este programa algo más de 1.900 empleados.

Además del 68% del salario regulador y de cubrir el convenio con la Seguridad Social, se mantienen algunos beneficios sociales para estos trabajadores como el seguro médico básico o el seguro colectivo de riesgo hasta los 65 años. Igualmente, se mantienen las aportaciones al plan de pensiones hasta que se llegue a la edad de jubilación, manteniendo el trabajador la obligación de realizar las correspondientes aportaciones.

Aunque no sea un ERE, Telefónica se suma a Vodafone y Orange, que han hecho sendos recortes de empleo este año y que afectan a cientos de trabajadores. Con ello, las tres grandes operadoras de telefonía del país habrán reducido sus plantillas en más de 2.800 empleados.

La empresa abrió con los sindicatos una mesa de negociación hace una semana para negociar con ellos un plan de reestructuración que conllevará estas salidas voluntarias e incentivadas. Desde la compañía se ha presentado este ajuste de empleo, que se suma a otros realizados antes de la pandemia, al entorno competitivo en el sector de la telefonía, al igual que ya expresaron sus dos principales rivales. Durante estas reuniones, Telefónica ha expuesto a los sindicato que se encuentra en una "situación de descenso constante de ingresos por la reducción de accesos, clientes y recaudación, con presión constante sobre el margen de beneficios en todos los productos".

La primera propuesta de la empresa no ha satisfecho a los sindicatos, que han expuesto sus reticencias. "Está claramente alejada de lo acordado anteriormente, lo que nos lleva a reclamar a la empresa que reconsidere sus postura", han señalado desde UGT. Uno de los puntos que no convence a los sindicatos es que este ajuste se está enfocando solo a determinadas áreas, cerrando la puerta a los trabajadores de otros departamentos no afectados.

Telefónica ha expuesto este martes a los sindicatos un plan para recortar casi 2.000 puestos de trabajo en su filial española. El grupo ha expuesto un proceso para la adhesión de los trabajadores nacidos antes de 1967 y con 15 años de antigüedad en la compañía. Les ofrece una renta del 68% del salario regulador, asumiendo el 100% del Convenio Especial de la seguridad Social hasta los 65 años.

Las grandes 'telecos' pierden 2.000 millones en ingresos y 1,2 millones de clientes por el empuje del 'low cost'

Saber más

El proceso no es un ERE al uso, sino que se adhiere a los conocidos como Plan de Suspensión Individual (PSI), que es el sistema que utiliza habitualmente Telefónica para reducir su plantilla incentivando la salida de los trabajadores de mayor edad. En concreto, el colectivo sobre el que se ofrece este plan de salidas afecta a 3.200 trabajadores, aunque Telefónica pone como límite el 60%. Es decir, solo podrán adherirse a este programa algo más de 1.900 empleados.