Feijóo dice que la opinión de Casado sobre la Guerra Civil "es una forma probablemente incompleta" de explicarla

El presidente del PP, Pablo Casado (izquierda), y el de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo

Alberto Núñez Feijóo ha matizado las opiniones del presidente de su partido sobre la Guerra Civil. “Es una forma muy resumida y probablemente incompleta de explicar las cosas”, ha dicho el barón gallego del PP en una entrevista en la Cadena Ser. Respondía así a la pregunta de si compartía la frase de Pablo Casado en el Congreso según la cual "la Guerra Civil fue el enfrentamiento entre quienes querían la democracia sin ley y quienes querían ley sin democracia".

Los historiadores critican a Pablo Casado: "Ha justificado el golpe de Estado de Franco"

Los historiadores critican a Pablo Casado: "Ha justificado el golpe de Estado de Franco"

“La Guerra Civil ha sido un desastre para nuestro país”, se extendió Feijóo, quien aseguró haber leído “algún análisis de algún catedrático, de algún historiador, muy sorprendidos” por las palabras del líder popular español. En la comunidad científica, las declaraciones de Casado ha sido interpretadas lisa y llanamente como una “justificación del golpe de Estado”.

El presidente de la Xunta tomó cierta distancia y calificó el alzamiento fascista encabezado por Franco de “golpe de Estado”. Eso sí, después se apoyó en la muletilla “con independencia de” para relatar su visión de la España de los meses previos al 18 de julio del 36, coincidente con la argumentación conservadora usual: “El gobierno de la época estaba en una situación de desgobierno”, “había enormes tensiones terrotoriales e ideológicas”, “actos vandálicos y asesinatos”. Sobre los 40 años de dictadura que siguieron no hizo comentarios.

La conclusión de Feijóo fue la necesidad de extraer lecciones de la historia: “Lo mejor que podemos hacer es aprender de lo que hicieron de forma inadecuada nuestros bisabuelos”. El primero de los gobiernos que encabezó, el elegido en las elecciones gallegas de 2009, no atendió a esa idea. Desmanteló las políticas de memoria histórica desplegadas por el bipartito de Partido Socialista y BNG, redujo al mínimo las partidas presupuestarias dirigidas a asociaciones e incluso rebautizó las instalaciones de la isla de San Simón -donde hubo un campo de concentración franquista y que la coalición de izquierdas había llamado Illa da Memoria- como Illa do Pensamento.

No hace muchos meses que el propio Feijóo defendió centrar el proyecto museístico del Pazo de Meirás en la escritora Emilia Pardo Bazán con el argumento de que no podía quedar relegada “por la cuestión del veráneo del general”, en referencia al dictador propietario del lugar hasta el año pasado. De hecho, el PP gallego asumía las tesis de los Franco todavía en 2017 y votaba en el Parlamento autonómico en contra de la devolución de Meirás al patrimonio público. La intensa presión social y el trabajo político de las administraciones gobernadas por PSdeG, BNG o mareas lo empujaron a cambiar de posición sobre el particular.

Etiquetas

Descubre nuestras apps