La portada de mañana
Acceder
Amnistía, semana I: incendio en la Fiscalía y maniobras de dejar fuera a Puigdemont
Felipe VI, diez años del rey que no ha recuperado la imagen de la monarquía
Opinión - Un muro de impunidad. Por Rosa María Artal

Netanyahu rechaza la oferta de tregua de Hamás y dice que no detendrá la ofensiva en Gaza hasta liberar a los rehenes

elDiario.es / EFE

0

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha declarado este miércoles que la “presión militar” sobre la Franja de Gaza continuará hasta lograr “una victoria absoluta” que, en su opinión, significa destruir “metódicamente” al grupo palestino Hamás, después de los ataques que lanzó contra Israel el pasado 7 de octubre. Ese día los milicianos islamistas secuestraron a más de 200 personas en suelo israelí y, a día de hoy, unos 136 siguen retenidos en Gaza.

“Seguir con la presión militar es una condición necesaria para liberar a los rehenes, sucumbir a Hamás sólo llevará a otra masacre”, ha afirmado Netanyahu en una rueda de prensa, tras reunirse este miércoles con el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y con el presidente argentino, Javier Milei, en Jerusalén.

Con esas palabras el primer ministro rechaza la propuesta de Hamás, que se dio a conocer este miércoles de madrugada, para pactar una tregua de 135 días en total, en los que se liberarían a todos los rehenes de forma escalonada y las tropas israelíes se retirarían por completo de Gaza. Esa tregua constaría de tres fases de 45 días cada una y, en la primera, serían liberados los rehenes “mujeres y niños (menores de 19 años, no militares), ancianos y enfermos, a cambio de un número específico de prisioneros palestinos”, detalla el texto vía Telegram que fue entregado el martes por la noche a los mediadores de Qatar y Egipto.

La oficina de Netanyahu había confirmado anteriormente que había recibido la respuesta de Hamás a la propuesta de acuerdo de tregua trasladada por Qatar, principal mediador en el conflicto, y la estaba evaluando. Pero el jefe de Gobierno ha rechazado “las condiciones delirantes de Hamas” porque lo que en su opinión equivaldría a “rendirse” a sus demandas “conducirá a otra masacre”, como la del 7 de octubre. “Solo una victoria absoluta dará seguridad a Israel”, ha agregado.

Pero para los familiares de los rehenes aún secuestrados y también para los que quedaron en libertad gracias a un acuerdo entre Israel y Hamás el pasado noviembre, la prioridad debe ser el regreso de los secuestrados, con vida. Una de las rehenes que fue liberada hace más de dos meses, Adina Moshe, ha suplicado este miércoles a Netanyahu que detenga la guerra: “Todo está en tus manos. Eres el único que puede [hacer algo] y me temo que si sigues en tu empeño de desmantelar a Hamás, no quedarán rehenes a los que liberar”, ha dicho, según el periódico israelí Haaretz.

La propuesta de tres fases

Desde el colapso de la única tregua que ha sido posible pactar en los pasados cuatro meses, las negociaciones indirectas entre Israel y Hamás han sido complicadas porque ambas partes se muestran inamovibles. Hamás quiere lograr un alto el fuego permanente y el fin de la guerra en Gaza, mientras que el Gobierno israelí no parece dispuesto a detener su ofensiva. Hoy Netanyahu ha repetido que después del conflicto, que acabará “en cuestión de meses”, Israel mantendrá el control sobre Gaza y buscará que “quede desmilitarizada para siempre”.

En la propuesta que se ha dado a conocer hoy, Hamás exige el repliegue de las fuerzas aéreas israelíes de las zonas pobladas de la Franja de Gaza durante la primera fase de 45 días, así como la entrada de más ayuda humanitaria y el inicio de la reconstrucción de hospitales y viviendas, junto al establecimiento de campamentos temporales. Al mismo tiempo, se establecerían “conversaciones indirectas” con Israel para poner fin a la guerra y “regresar a una paz completa”.

En una segunda fase, todos los hombres secuestrados serían liberados a cambio de un número todavía a determinar de prisioneros palestinos, así como una retirada completa del Ejército israelí del enclave palestino. En la tercera fase, según la información, se produciría el intercambio de los cuerpos sin vida de rehenes, al menos 27, y otros presos ya fallecidos tanto a manos de Israel como de Hamás.

En una entrevista con Al Jazeera, Muhhamed Nazzal, un alto cargo de Hamás, ha dicho que la contrapropuesta del grupo es “más específica” que el proyecto de acuerdo respaldado por Israel y EEUU y “proporciona plazos”. A continuación, ha añadido: “Entre estos detalles, no se puede ceder en ninguno. La máquina de matar israelí debe parar. (...) Nuestra respuesta es realista y nuestras exigencias son razonables”.

Nazzal ha declarado al canal qatarí que Hamás teme que los israelíes “no se comprometan seriamente con este acuerdo”. También ha explicado que se ha elegido a cinco partes para que actúen como “garantes” si el acuerdo de tregua con los israelíes llega a buen puerto: Qatar, Egipto, Turquía, Rusia y la ONU.

Por su parte, el primer ministro y ministro de Exteriores qatarí ha afirmado este miércoles desde Doha que la respuesta de Hamás al marco de tregua propuesto por los mediadores para la liberación de los rehenes es “positiva”.

Israel comenzó su ofensiva militar en Gaza hace justo cuatro meses, después de los ataques de Hamás, en los que murieron 1.200 personas y los milicianos tomaron 253 rehenes. El Ministerio de Salud de Gaza dice que la ofensiva israelí ha matado a más de 27.700 palestinos y se teme que haya miles más enterrados bajo los escombros.