La portada de mañana
Acceder
Las dos facciones de la extrema derecha compiten por la hegemonía en Europa
ESPECIAL | Veneno en el grifo: ruta por la España sin derecho al agua potable
OPINIÓN | Hay un límite (por el momento), por Enric González

La ONU advierte de que “las represalias son ilegales” mientras Israel e Irán se siguen cruzando amenazas

Israel sigue sin desvelar cuál será su respuesta al ataque iraní con cientos de misiles y drones del pasado fin de semana, pero hay pocas dudas de que responderá. Por ello, el presidente de Irán, Ebrahim Raisí, reiteró este martes que cualquier “mínima acción” contra sus intereses recibirá una “respuesta dura, amplia y dolorosa”. El Estado judío y la República Islámica siguen cruzándose advertencias y se reservan el derecho a contraatacar.

El gabinete de guerra israelí –integrado por cinco miembros y encabezado por el primer ministro Benjamín Netanyahu– no se volvió a reunir el martes, después de no haber llegado a un acuerdo ni el lunes ni el domingo sobre cómo y cuándo responder a Teherán. Pero uno de sus integrantes, el exministro de Defensa Benny Gantz, afirmó en una conferencia organizada por el periódico Israel Hayom que “Israel elegirá el momento y el lugar para responder (...) mientras trabaja con Estados Unidos para construir una alianza regional contra Teherán”.

Esa alianza actuó por primera vez en la madrugada del domingo, cuando varios países cooperaron con Israel y EEUU para repeler el ataque de Irán con una multitud de misiles balísticos, de crucero y drones explosivos, que habrían puesto en apuros las defensas antiaéreas israelíes, si no hubieran contado con el apoyo de otros socios. Entre ellos, destaca Jordania, que interceptó y destruyó numerosos proyectiles dirigidos contra Israel y que este martes anunció el incremento de sus medios aéreos para defender sus cielos ante un posible ataque israelí contra Irán.

También el ministro de Defensa, Yoav Gallant, afirmó que “el Estado de Israel seguirá actuando contra cualquier elemento que intente sembrar el terror en todo Oriente Medio”, lo cual hace pensar que podría responder a Irán golpeando a alguno de sus aliados en la zona, como el grupo chií libanés Hizbulá.

El Ejército informó este martes de que ha matado a un comandante de brigada de esa agrupación política y armada en un bombardeo contra el vehículo en el que viajaba en el área de Ain Baal, en el sur de Líbano. Por su parte, Hizbulá anunció que ha atacado con drones el sistema de defensa antiaérea 'Cúpula de Hierro' en Beit Hillel, en el norte de Israel. 

“Uso de la fuerza ilegal”

En medio de las amenazas y el fuego cruzado, y la tensión que se mantiene elevada desde el domingo, expertos independientes del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas han advertido de que “los ataques de represalia violan la soberanía estatal y representan una peligrosa escalada del conflicto en una región que ya pende de un hilo”. El grupo de cinco expertos ha denunciado en un comunicado que tanto el reciente ataque de Irán contra Israel como el de Israel contra el consulado iraní en Damasco del 1 de abril contravienen la ley internacional.

Según los expertos, ese día Israel no estaba ejerciendo su derecho a la autodefensa porque “no presentó evidencia de que Irán estuviera cometiendo directamente un ataque armado contra Israel o enviando grupos armados no estatales para atacarlo”. El Ejército israelí bombardeó el consulado de Irán en la capital de Siria y mató a 13 personas, seis de nacionalidad siria y siete iraníes, todos ellos miembros de la Guardia Revolucionaria –incluido un alto mando de este poderoso cuerpo del Ejército iraní que opera también fuera del país–.

“Se empleó la fuerza ilegal no sólo contra las fuerzas armadas de Irán sino también contra territorio sirio. El ataque de Israel fue lanzado en parte desde los Altos del Golán, que es territorio sirio anexionado ilegalmente”, han agregado los expertos, entre los que se encuentra el relator especial sobre los derechos humanos en Irán, Javaid Rehman. “Constituye un delito atacar violentamente los locales oficiales o el alojamiento privado de un diplomático y ponerlos en peligro”.

Según el grupo de expertos, la respuesta de Irán al ataque israelí también constituyó un “uso de la fuerza prohibido según el derecho internacional”. “Irán no tenía derecho a la legítima defensa el 13 de abril porque el ataque de Israel concluyó el 1 de abril. La legítima defensa sólo es legal cuando es necesaria para detener un ataque armado continuo”, han explicado. Y, de la misma forma, Israel no tiene derecho a defenderse del ataque de la noche del sábado porque “el ataque ha sido repelido con éxito”.

"Las represalias, los castigos o la disuasión forzosas son ilegales"

“Las represalias, los castigos o la disuasión forzosas son ilegales”, han concluido los expertos, instando a ambas partes a que cesen esas acciones que violan “el derecho a la vida”.

Presión diplomática y sanciones económicas

Además de una posible respuesta militar de Israel, el ministro de Exteriores, Israel Katz, anunció este martes que está “liderando una ofensiva diplomática contra Irán”. El jefe de la diplomacia afirmó que ha enviado 32 cartas a países y ha hablado con “decenas” de ministros de exteriores en todo el mundo instando a que se impongan sanciones a Irán por su programa de misiles y a que se designe a la Guardia Revolucionaria como “organización terrorista”. “Irán de be ser detenido ahora, antes de que sea demasiado tarde”, advirtió a través de su cuenta de X.

Por su parte, la secretaria de EEUU del Tesoro, Janet Yellen, adelantó este martes que su Gobierno y sus aliados sancionarán “en los próximos días” a Irán. “Tomaremos medidas adicionales contra Irán en los próximos días”, dijo Yellen en una rueda de prensa en Washington, donde esta semana se celebran las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM). La secretaria tiene previsto mantener contactos en ambos foros, a los que acuden los ministros de Economía y de Finanzas de casi todo el mundo, para coordinar una nueva ronda de sanciones contra Irán.

“Nunca damos detalles de las sanciones antes de anunciarlas. Pero en las conversaciones que he mantenido, todas las opciones para interrumpir la financiación terrorista de Irán siguen estando sobre la mesa”, subrayó en declaraciones recogidas por la Agencia EFE. Prometió que Washington empleará las sanciones y trabajará con sus aliados para “seguir perturbando la actividad maligna y desestabilizadora del régimen iraní”.

También desde la Unión Europea (UE), el alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, anunció que su departamento va a iniciar los trabajos para ampliar las sanciones a Irán, después de una reunión de los ministros de Exteriores de los 27 celebrada por videoconferencia este martes en la que varios estados miembros, entre ellos Alemania, lo han solicitado. “El objetivo es ampliar la lista de sanciones relativas al régimen de drones de Irán y Rusia en dos direcciones”, explicó Borrell, que se ha referido a “la posibilidad de imponer sanciones a la producción de misiles y no sólo de drones, aunque en este momento no existen pruebas de que Irán haya dado misiles a Rusia para que ataque Ucrania”.

La otra parte tiene que ver con el “alcance geográfico” de esas medidas restrictivas: “Este régimen de sanciones incluirá también el suministro de material de Irán a sus aliados en la región, no sólo el suministro de armas a Rusia”. La idea es perseguir la llegada de esas armas que usan los grupos armados apoyados por Teherán en Irak, Líbano o Siria, entre otros lugares.

En el caso de las sanciones a la Guardia Revolucionaria, tal y como solicita Tel Aviv, el jefe de la diplomacia europea dijo que no se dan las condiciones dado que, previamente, una autoridad de la UE tiene que haber corroborado “algún caso nacional en que se demuestre que ha estado implicada en alguna acción terrorista” y “de momento, no es así”.

El alto representante aprovechó su comparecencia para pedir que la tensión entre Israel e Irán no desvíe las miradas de Gaza. “No olvidemos lo que está ocurriendo en Gaza. Nunca habrá una estabilidad y paz duradera en la región mientras continúe el conflicto armado en Gaza, y hasta que no se resuelva el conflicto israelí-palestino”, afirmó Borrell. “Tenemos que alejarnos del abismo. La región no necesita una guerra en su conjunto, ni el mundo, ni la gente de Gaza. La guerra en Gaza no parará y el sufrimiento de la gente se incrementará”.