La portada de mañana
Acceder
El portazo de Junts empuja a Aragonès a buscar el apoyo de PSC y comuns
España inicia el otoño con los embalses más vacíos de este siglo
OPINIÓN | 'Viviendo sobre arenas movedizas', por Rosa María Artal

La ruptura del Gobierno de coalición israelí aboca a las quintas elecciones en tres años y medio

elDiario.es

0

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, y el ministro de Exteriores, Yair Lapid, –socios de coalición– han acordado convocar una votación en el Parlamento la semana que viene para disolver la cámara y convocar las quintas elecciones generales en tres años y medio tras “agotar las opciones para estabilizar” la diversa coalición de gobierno diseñada en junio de 2021 para acabar con Benjamin Netanyahu.

Si la votación sale adelante, Lapid se convertirá en el primer ministro interino hasta que se celebren las elecciones el 25 de octubre, según informa Haaretz. “Hace un año formamos un Gobierno que parecía imposible y que paró la grave parálisis de liderazgo”, ha afirmado Bennett. “En las últimas semanas, hemos hecho lo que hemos podido para salvarlo. He tenido muchas conversaciones y entiendo que si el Parlamento no se disuelve en 10 días, la seguridad de Israel está en peligro”, ha añadido.

La alianza, formada por ocho partidos diferentes –desde la derecha ultranacionalista de Bennett a la izquierda e incluso con un partido árabe islamista y conservador– tenía una mayoría parlamentaria ajustada y ha estado dividida en diferentes asuntos políticos.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, ha sido el primero en responder públicamente, afirmando que “el Gobierno ha hecho un muy buen trabajo” y que “es una vergüenza que el país se vea arrastrado a elecciones”.

“La irresponsabilidad de algunos parlamentarios de la coalición ha provocado lo inevitable. El objetivo en las próximas elecciones es claro: impedir que Netanyahu vuelva al poder”, ha señalado el ministro de Justicia, Gideon Saar, según recoge Haaretz.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, y el ministro de Exteriores, Yair Lapid, –socios de coalición– han acordado convocar una votación en el Parlamento la semana que viene para disolver la cámara y convocar las quintas elecciones generales en tres años y medio tras “agotar las opciones para estabilizar” la diversa coalición de gobierno diseñada en junio de 2021 para acabar con Benjamin Netanyahu.

Si la votación sale adelante, Lapid se convertirá en el primer ministro interino hasta que se celebren las elecciones el 25 de octubre, según informa Haaretz. “Hace un año formamos un Gobierno que parecía imposible y que paró la grave parálisis de liderazgo”, ha afirmado Bennett. “En las últimas semanas, hemos hecho lo que hemos podido para salvarlo. He tenido muchas conversaciones y entiendo que si el Parlamento no se disuelve en 10 días, la seguridad de Israel está en peligro”, ha añadido.

La alianza, formada por ocho partidos diferentes –desde la derecha ultranacionalista de Bennett a la izquierda e incluso con un partido árabe islamista y conservador– tenía una mayoría parlamentaria ajustada y ha estado dividida en diferentes asuntos políticos.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, ha sido el primero en responder públicamente, afirmando que “el Gobierno ha hecho un muy buen trabajo” y que “es una vergüenza que el país se vea arrastrado a elecciones”.

“La irresponsabilidad de algunos parlamentarios de la coalición ha provocado lo inevitable. El objetivo en las próximas elecciones es claro: impedir que Netanyahu vuelva al poder”, ha señalado el ministro de Justicia, Gideon Saar, según recoge Haaretz.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, y el ministro de Exteriores, Yair Lapid, –socios de coalición– han acordado convocar una votación en el Parlamento la semana que viene para disolver la cámara y convocar las quintas elecciones generales en tres años y medio tras “agotar las opciones para estabilizar” la diversa coalición de gobierno diseñada en junio de 2021 para acabar con Benjamin Netanyahu.

Si la votación sale adelante, Lapid se convertirá en el primer ministro interino hasta que se celebren las elecciones el 25 de octubre, según informa Haaretz. “Hace un año formamos un Gobierno que parecía imposible y que paró la grave parálisis de liderazgo”, ha afirmado Bennett. “En las últimas semanas, hemos hecho lo que hemos podido para salvarlo. He tenido muchas conversaciones y entiendo que si el Parlamento no se disuelve en 10 días, la seguridad de Israel está en peligro”, ha añadido.