La portada de mañana
Acceder
Sánchez imprime un giro a la izquierda para retomar la iniciativa
El Gobierno se blinda ante una batalla legal con las eléctricas
OPINIÓN | 'El PP secuestra y el PSOE se dispara en el pie', por Elisa Beni

Almeida niega el intento de espionaje a Ayuso y se encara con los portavoces en la comisión de investigación

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha protagonizado este lunes una tensa comparecencia en la décima y última sesión de la comisión municipal que investiga el supuesto espionaje a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Almeida se ha encarado con los diferentes grupos parlamentarios y ha acusado a la portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, de acudir a “hacerse la foto”, retándola a demostrar que ha mentido en alguna de sus manifestaciones. Luego, ha asegurado que no estaba “nervioso”, como ha afirmado la jefa de la oposición municipal madrileña: “Si quieren una segunda ronda, la hacemos, no tengo ningún problema”, ha retado a todos los grupos de la oposición.

Ni ha habido espionaje a Ayuso, ni a sus familiares, ni se ha usado la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) para tal fin, según ha reiterado el regidor madrileño. Ante sus afirmaciones, el Grupo Mixto le ha preguntado que por qué entonces dimitió el excoordinador de la alcaldía Ángel Carromero. Almeida ha replicado que a raíz de “una serie de informaciones”, llama a Carromero y él le niega que tuviera ninguna implicación: “Convenimos que dado que se estaban haciendo una serie de acusaciones, era más fácil que se defendiera desde fuera del Ayuntamiento que desde dentro”, añade.

Estas “informaciones” implicaban al ex director general del Consistorio como una de las piezas principales del supuesto espionaje. Tras la dimisión de Carromero en febrero, Almeida advirtió que no cabía “ninguna conducta irregular o que no sea ejemplar en ningún cargo del Ayuntamiento de Madrid” y que si apareciera alguna “persona con cargo en Cibeles que ha realizado gestión para obtener esa información”, sería “cesado de forma inmediata de este Ayuntamiento”.

Después de las explicaciones de Almeida sobre la dimisión de Carromero, el Grupo Mixto ha insistido en que si tenía claro que nadie había espiado, por qué aceptaba el cese, a lo que el alcalde ha contestado que “lo cierto es que la dimisión es un acto personalísimo y le corresponde a quien lo ejecuta”. Además, ha afirmado que en las informaciones que él disponía “no se apuntaba al nombre de Carromero”, aunque sí se hacía en los medios de comunicación. “Tenía dos cargos orgánicos, presidente del comité electoral del PP de Madrid y presidente del PP de Chamartín. Ángel Carromero respondía al alcalde en sus funciones de Alcaldía y al PP en las funciones del PP nacional y regional”, ha apuntado.

El Grupo Mixto también le ha recordado las palabras del expresidente regional Ignacio González, quien explicó durante su comparecencia cómo se llevaban a cabo las prácticas de espionaje dentro del PP. En este punto, Almeida ha respondido que González “no solo habló del PP, también habló de otros partidos”.

“Viene a hacerse la foto”

Durante su comparecencia, Almeida ha interrumpido en varias ocasiones las preguntas de los portavoces y se ha enfrentado a ellos, especialmente a Maestre a la que también ha afeado que no haya acudido a anteriores sesiones de la comisión municipal, y le ha soltado: “Le agradezco que venga, porque me honra, me debe considerar importante, pero ya sé que usted solo viene a hacerse la foto”.

Por su parte, la portavoz de Más Madrid le ha espetado que “ha dejado un reguero de pruebas de que sus altos cargos, sus personas de confianza, su entorno más directo participó en una operación para intentar espiar y chantajear a la presidenta de la Comunidad de Madrid. Todos los nervios y todo el show, toda la risa socarrona que intenta hacer solo aumenta su enorme aura de culpabilidad”, ha añadido.

El regidor ha asegurado que Maestre le ha “acusado reiteradamente de faltar a la verdad, de estar nervioso. ¿Han oído ustedes alguna verdad que según ella yo haya faltado?”. Almeida ha negado estar “nervioso”, como ha indicado la portavoz de Más Madrid y ha retado a los portavoces: “Si quieren una segunda ronda, hacemos segunda ronda, no tengo ningún problema”. Pero el presidente de la comisión, Santiago Saura, de Ciudadanos, ha dado por finalizado el interrogatorio y Almeida se ha ido con la misma sonrisa exultante con la que ha entrado en la sala del Ayuntamiento.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha protagonizado este lunes una tensa comparecencia en la décima y última sesión de la comisión municipal que investiga el supuesto espionaje a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Almeida se ha encarado con los diferentes grupos parlamentarios y ha acusado a la portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, de acudir a “hacerse la foto”, retándola a demostrar que ha mentido en alguna de sus manifestaciones. Luego, ha asegurado que no estaba “nervioso”, como ha afirmado la jefa de la oposición municipal madrileña: “Si quieren una segunda ronda, la hacemos, no tengo ningún problema”, ha retado a todos los grupos de la oposición.

Ni ha habido espionaje a Ayuso, ni a sus familiares, ni se ha usado la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) para tal fin, según ha reiterado el regidor madrileño. Ante sus afirmaciones, el Grupo Mixto le ha preguntado que por qué entonces dimitió el excoordinador de la alcaldía Ángel Carromero. Almeida ha replicado que a raíz de “una serie de informaciones”, llama a Carromero y él le niega que tuviera ninguna implicación: “Convenimos que dado que se estaban haciendo una serie de acusaciones, era más fácil que se defendiera desde fuera del Ayuntamiento que desde dentro”, añade.

Estas “informaciones” implicaban al ex director general del Consistorio como una de las piezas principales del supuesto espionaje. Tras la dimisión de Carromero en febrero, Almeida advirtió que no cabía “ninguna conducta irregular o que no sea ejemplar en ningún cargo del Ayuntamiento de Madrid” y que si apareciera alguna “persona con cargo en Cibeles que ha realizado gestión para obtener esa información”, sería “cesado de forma inmediata de este Ayuntamiento”.

Después de las explicaciones de Almeida sobre la dimisión de Carromero, el Grupo Mixto ha insistido en que si tenía claro que nadie había espiado, por qué aceptaba el cese, a lo que el alcalde ha contestado que “lo cierto es que la dimisión es un acto personalísimo y le corresponde a quien lo ejecuta”. Además, ha afirmado que en las informaciones que él disponía “no se apuntaba al nombre de Carromero”, aunque sí se hacía en los medios de comunicación. “Tenía dos cargos orgánicos, presidente del comité electoral del PP de Madrid y presidente del PP de Chamartín. Ángel Carromero respondía al alcalde en sus funciones de Alcaldía y al PP en las funciones del PP nacional y regional”, ha apuntado.

El Grupo Mixto también le ha recordado las palabras del expresidente regional Ignacio González, quien explicó durante su comparecencia cómo se llevaban a cabo las prácticas de espionaje dentro del PP. En este punto, Almeida ha respondido que González “no solo habló del PP, también habló de otros partidos”.

“Viene a hacerse la foto”

Durante su comparecencia, Almeida ha interrumpido en varias ocasiones las preguntas de los portavoces y se ha enfrentado a ellos, especialmente a Maestre a la que también ha afeado que no haya acudido a anteriores sesiones de la comisión municipal, y le ha soltado: “Le agradezco que venga, porque me honra, me debe considerar importante, pero ya sé que usted solo viene a hacerse la foto”.

Por su parte, la portavoz de Más Madrid le ha espetado que “ha dejado un reguero de pruebas de que sus altos cargos, sus personas de confianza, su entorno más directo participó en una operación para intentar espiar y chantajear a la presidenta de la Comunidad de Madrid. Todos los nervios y todo el show, toda la risa socarrona que intenta hacer solo aumenta su enorme aura de culpabilidad”, ha añadido.

El regidor ha asegurado que Maestre le ha “acusado reiteradamente de faltar a la verdad, de estar nervioso. ¿Han oído ustedes alguna verdad que según ella yo haya faltado?”. Almeida ha negado estar “nervioso”, como ha indicado la portavoz de Más Madrid y ha retado a los portavoces: “Si quieren una segunda ronda, hacemos segunda ronda, no tengo ningún problema”. Pero el presidente de la comisión, Santiago Saura, de Ciudadanos, ha dado por finalizado el interrogatorio y Almeida se ha ido con la misma sonrisa exultante con la que ha entrado en la sala del Ayuntamiento.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha protagonizado este lunes una tensa comparecencia en la décima y última sesión de la comisión municipal que investiga el supuesto espionaje a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Almeida se ha encarado con los diferentes grupos parlamentarios y ha acusado a la portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, de acudir a “hacerse la foto”, retándola a demostrar que ha mentido en alguna de sus manifestaciones. Luego, ha asegurado que no estaba “nervioso”, como ha afirmado la jefa de la oposición municipal madrileña: “Si quieren una segunda ronda, la hacemos, no tengo ningún problema”, ha retado a todos los grupos de la oposición.

Ni ha habido espionaje a Ayuso, ni a sus familiares, ni se ha usado la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) para tal fin, según ha reiterado el regidor madrileño. Ante sus afirmaciones, el Grupo Mixto le ha preguntado que por qué entonces dimitió el excoordinador de la alcaldía Ángel Carromero. Almeida ha replicado que a raíz de “una serie de informaciones”, llama a Carromero y él le niega que tuviera ninguna implicación: “Convenimos que dado que se estaban haciendo una serie de acusaciones, era más fácil que se defendiera desde fuera del Ayuntamiento que desde dentro”, añade.