La portada de mañana
Acceder
La cumbre de Madrid dibuja la nueva OTAN ante la amenaza de Putin
Los hogares hacinados se disparan en España
OPINIÓN | 'Los riesgos tras la cumbre de la OTAN', por Olga Rodríguez

El espionaje con Pegasus a Sánchez agua la fiesta del Dos de mayo de Ayuso

El primer Dos de Mayo de Isabel Díaz Ayuso tras las elecciones el 4M en la semana que se cumple un año de los comicios no ha sido el día grande que esperaba la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Ayuso llegaba a la Puerta del Sol dispuesta a que el gran acto institucional por el día de la región supusiera un antes y un después en la crisis interna abierta en el PP y la polémica por las comisiones a su hermano, pero las últimas informaciones sobre el espionaje de Pegasus que afecta también al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles, han aguado la fiesta a la dirigente madrileña. El nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, acudía al acto para mostrar que las relaciones con Ayuso van viento en popa. Las últimas informaciones han ensombrecido estas intenciones. 

Pegasus ha copado las conversaciones en la Puerta del Sol y ha eclipsado a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, en el primer día de su semana grande: este lunes es el día de la comunidad; el miércoles, el aniversario de su triunfo en las últimas elecciones autonómicas; y durante toda esta semana tiene lugar la campaña del Congreso del PP de Madrid, en el que es la única candidata.

Cuando a las 10 de la mañana comenzaron a desfilar personalidades por la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol para celebrar el día de la Comunidad, Moncloa ya había desvelado la razón de una convocatoria a los medios de urgencia y en un día festivo en media España: el presidente del Gobierno y la ministra de Defensa también habían sido espiados con el sistema Pegasus. El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, comparecía desde primera hora en una rueda de prensa imprevista para desvelar las últimas informaciones de la investigación sobre el espionaje que hasta hace nada afectaba a líderes independentistas. 

“Probablemente sea una casualidad, pero en pleno debate con los independentistas y de la estabilidad del Gobierno, no deja de ser una casualidad política no menor”, aseguró el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. El líder conservador, que este lunes cumple un mes en el cargo, ha explicado a su llegada a la sede del Gobierno autonómico que el jefe de gabinete del presidente del Gobierno llamó “un poquito antes de darlo a conocer a los medios de comunicación” a su jefa de gabinete. Durante el acto, Feijóo coincidió con el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, con quien habló del tema aunque no pudo profundizar en exceso en el asunto, según ha explicado después a la prensa.

Ayuso ha evitado pronunciarse sobre los ciberataques para no quitar el foco del acto institucional, aunque en una entrevista en Telemadrid ha asegurado que “no existen las casualidades” pero es algo de lo que tiene “muy poca información”. “Se sabía desde hace un año pero ha sido justo antes del acto del 2 de mayo cuando se ha dado a conocer”, ha afirmado. Algo que desmienten fuentes socialistas, que explican que las últimas informaciones de este mismo fin de semana y se han dado a conocer ahora. Tampoco descartan que en los próximos días se conozcan más nombres del Gobierno que hayan podido ser diana del espionaje. 

Lo que sí señalan fuentes del PP es que Feijóo no tiene intención de confrontar con el Ejecutivo en este asunto. “El Gobierno ha de saber que cuenta con el apoyo inequívoco de Partido Popular para preservar la seguridad del estado y de todas las instituciones que conforman el Estado”, afirmó Feijóo antes de dejar un recado: “Con lo que no va a contar nunca el Gobierno es con el apoyo del PP para que aquellos políticos que están en contra de la unidad del Estado participen de los secretos del Estado”, en relación a la entrada de ERC y Bildu en la comisión de secretos oficiales.

Sin embargo, fuentes de la dirección del PP indican que prefieren no hacer elucubraciones hasta que se conozcan más datos de este espionaje a Sánchez y Robles, que se produjo entre mayo y junio de 2021, y del que esperan más explicaciones en los próximos días. Si se trata de un ataque extranjero, señalan estas mismas fuentes, la consigna será la de cerrar filas con el Gobierno. 

En un tono similar del de Feijóo se pronunció el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, quien pidió “que se aclaren lo antes posible todas las circunstancias relativas al mismo” y ha criticado que “los enemigos de nuestro modelo constitucional y de España” pretendan tener acceso a esa comisión, que lleva bloqueada desde el inicio de la legislatura, gracias a “la debilidad parlamentaria de Pedro Sánchez”. “Resulta que después de que se descubre y se haya estudiado a líderes independentistas, ahora también al presidente le han espiado”, coincidió su vicealcaldesa, Begoña Villacís.

También se pronunciaba al respecto el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, desde la Puerta del Sol. Bal ha anunciado que su partido registrará mañana una batería de preguntas por escrito al Gobierno de España sobre los protocolos de seguridad en las comunicaciones del Ejecutivo. “No nos creemos que haya pasado algo tan importante sin que se haya detectado”, ha defendido Bal, quien ha aseverado que si realmente esto ha sucedido, hay “un agujero de seguridad”.

Pegasus y el espionaje masivo del que ya no se considera libre ningún político, ha eclipsado el día grande de Ayuso pese a las intenciones de la presidenta de enviar de nuevo un mensaje con marcado carácter nacional. Durante su discurso, Ayuso ha asegurado que Madrid es “la España necesaria” para desterrar “el intervencionismo, la imposición y la mentira”, en clara alusión al Gobierno de Pedro Sánchez. Esta vez, la presidenta regional no ha podido llevarse los titulares en sus ataques al Ejecutivo central. 

El primer Dos de Mayo de Isabel Díaz Ayuso tras las elecciones el 4M en la semana que se cumple un año de los comicios no ha sido el día grande que esperaba la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Ayuso llegaba a la Puerta del Sol dispuesta a que el gran acto institucional por el día de la región supusiera un antes y un después en la crisis interna abierta en el PP y la polémica por las comisiones a su hermano, pero las últimas informaciones sobre el espionaje de Pegasus que afecta también al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles, han aguado la fiesta a la dirigente madrileña. El nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, acudía al acto para mostrar que las relaciones con Ayuso van viento en popa. Las últimas informaciones han ensombrecido estas intenciones. 

Pegasus ha copado las conversaciones en la Puerta del Sol y ha eclipsado a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, en el primer día de su semana grande: este lunes es el día de la comunidad; el miércoles, el aniversario de su triunfo en las últimas elecciones autonómicas; y durante toda esta semana tiene lugar la campaña del Congreso del PP de Madrid, en el que es la única candidata.

Cuando a las 10 de la mañana comenzaron a desfilar personalidades por la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol para celebrar el día de la Comunidad, Moncloa ya había desvelado la razón de una convocatoria a los medios de urgencia y en un día festivo en media España: el presidente del Gobierno y la ministra de Defensa también habían sido espiados con el sistema Pegasus. El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, comparecía desde primera hora en una rueda de prensa imprevista para desvelar las últimas informaciones de la investigación sobre el espionaje que hasta hace nada afectaba a líderes independentistas. 

“Probablemente sea una casualidad, pero en pleno debate con los independentistas y de la estabilidad del Gobierno, no deja de ser una casualidad política no menor”, aseguró el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. El líder conservador, que este lunes cumple un mes en el cargo, ha explicado a su llegada a la sede del Gobierno autonómico que el jefe de gabinete del presidente del Gobierno llamó “un poquito antes de darlo a conocer a los medios de comunicación” a su jefa de gabinete. Durante el acto, Feijóo coincidió con el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, con quien habló del tema aunque no pudo profundizar en exceso en el asunto, según ha explicado después a la prensa.

Ayuso ha evitado pronunciarse sobre los ciberataques para no quitar el foco del acto institucional, aunque en una entrevista en Telemadrid ha asegurado que “no existen las casualidades” pero es algo de lo que tiene “muy poca información”. “Se sabía desde hace un año pero ha sido justo antes del acto del 2 de mayo cuando se ha dado a conocer”, ha afirmado. Algo que desmienten fuentes socialistas, que explican que las últimas informaciones de este mismo fin de semana y se han dado a conocer ahora. Tampoco descartan que en los próximos días se conozcan más nombres del Gobierno que hayan podido ser diana del espionaje. 

Lo que sí señalan fuentes del PP es que Feijóo no tiene intención de confrontar con el Ejecutivo en este asunto. “El Gobierno ha de saber que cuenta con el apoyo inequívoco de Partido Popular para preservar la seguridad del estado y de todas las instituciones que conforman el Estado”, afirmó Feijóo antes de dejar un recado: “Con lo que no va a contar nunca el Gobierno es con el apoyo del PP para que aquellos políticos que están en contra de la unidad del Estado participen de los secretos del Estado”, en relación a la entrada de ERC y Bildu en la comisión de secretos oficiales.

Sin embargo, fuentes de la dirección del PP indican que prefieren no hacer elucubraciones hasta que se conozcan más datos de este espionaje a Sánchez y Robles, que se produjo entre mayo y junio de 2021, y del que esperan más explicaciones en los próximos días. Si se trata de un ataque extranjero, señalan estas mismas fuentes, la consigna será la de cerrar filas con el Gobierno. 

En un tono similar del de Feijóo se pronunció el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, quien pidió “que se aclaren lo antes posible todas las circunstancias relativas al mismo” y ha criticado que “los enemigos de nuestro modelo constitucional y de España” pretendan tener acceso a esa comisión, que lleva bloqueada desde el inicio de la legislatura, gracias a “la debilidad parlamentaria de Pedro Sánchez”. “Resulta que después de que se descubre y se haya estudiado a líderes independentistas, ahora también al presidente le han espiado”, coincidió su vicealcaldesa, Begoña Villacís.

También se pronunciaba al respecto el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, desde la Puerta del Sol. Bal ha anunciado que su partido registrará mañana una batería de preguntas por escrito al Gobierno de España sobre los protocolos de seguridad en las comunicaciones del Ejecutivo. “No nos creemos que haya pasado algo tan importante sin que se haya detectado”, ha defendido Bal, quien ha aseverado que si realmente esto ha sucedido, hay “un agujero de seguridad”.

Pegasus y el espionaje masivo del que ya no se considera libre ningún político, ha eclipsado el día grande de Ayuso pese a las intenciones de la presidenta de enviar de nuevo un mensaje con marcado carácter nacional. Durante su discurso, Ayuso ha asegurado que Madrid es “la España necesaria” para desterrar “el intervencionismo, la imposición y la mentira”, en clara alusión al Gobierno de Pedro Sánchez. Esta vez, la presidenta regional no ha podido llevarse los titulares en sus ataques al Ejecutivo central. 

El primer Dos de Mayo de Isabel Díaz Ayuso tras las elecciones el 4M en la semana que se cumple un año de los comicios no ha sido el día grande que esperaba la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Ayuso llegaba a la Puerta del Sol dispuesta a que el gran acto institucional por el día de la región supusiera un antes y un después en la crisis interna abierta en el PP y la polémica por las comisiones a su hermano, pero las últimas informaciones sobre el espionaje de Pegasus que afecta también al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles, han aguado la fiesta a la dirigente madrileña. El nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, acudía al acto para mostrar que las relaciones con Ayuso van viento en popa. Las últimas informaciones han ensombrecido estas intenciones.