La flota de eléctricos puros rondará los 8 millones de unidades dentro de 20 años

Citroën ë-C4

Víctor Celaya

Hace tiempo que sabemos que el futuro de la automoción será eléctrico, y solo falta determinar si las baterías se recargarán exteriormente o si, por el contrario, se nutrirán de la electricidad generada por pilas de combustible de hidrógeno. Pero tan cierto como esto es que la implantación del vehículo eléctrico, al menos de los considerados puros, está siendo más lenta de lo previsto, y que ahora mismo los híbridos enchufables, que combinan un motor térmico con un sistema eléctrico que se recarga enchufándolo a la red, tienen mucha mejor aceptación que aquellos gracias a la versatilidad que ofrecen.

Sofia Tsvetanova, una alumna de la última edición del Máster de Ingeniería de Automoción del INSIA (Instituto Universitario de Investigación del Automóvil, dependiente de la Universidad Politécnica de Madrid), ha dedicado su proyecto de fin de máster a poner cifras a este progreso de las ventas de coches eléctricos. Según sus estimaciones, a la altura de 2040 las matriculaciones de vehículos eléctricos puros e híbridos enchufables supondrán en España entre el 34% y el 40% del parque total, y los 100% eléctricos rondarán los 8 millones de unidades.

Tsvetanova, que es fundadora de la editorial Nova Duma y su responsable de finanzas y marketing, acredita en su trabajo que, a pesar del fuerte golpe que ha sufrido el sector debido a la pandemia mundial, las tendencias en la movilidad eléctrica mantienen su tendencia al crecimiento.

Las ventas de eléctricos en 2020 experimentaron un aumento del 78% respecto al año anterior y los híbridos enchufables multiplicaron por tres sus entregas. A pesar de esta significativa evolución, la flota de esta clase de vehículos está a unos niveles todavía muy bajos en comparación con los 25 millones de turismos de combustión en circulación.

Actualmente, en España existen poco más de 40.000 turismos 100% eléctricos y 42.000 híbridos enchufables, sin contar furgonetas, camiones, autobuses y motocicletas. No obstante, son cada vez más los factores que permiten esperar un impacto positivo a corto plazo.

El despliegue de las ventas se producirá cuando se consigan superar los principales inconvenientes frente a los vehículos convencionales: el precio y el tiempo de recarga. Se prevé que el equilibrio del coste de los vehículos eléctricos frente a los tradicionales se producirá a nivel global entre 2022 y 2030, en función de la posición geográfica y los diferentes segmentos. Según BloombergNEF, las ventas perdidas por la pandemia a nivel global se recuperarán en los próximos tres años.

A nivel nacional, el informe de automoción para el periodo 2020-40 de ANFAC, la patronal de fabricantes, prevé una lenta progresión hasta 1,3 millones de matriculaciones en 2030, llegando a un máximo de 1,5 millones de unidades en 2040. La proyección de las ventas de eléctricos recogida en el estudio anuncia a corto plazo (año 2025) un porcentaje de las matriculaciones del 16-21% del total, a medio plazo (año 2030) del 38-40%, y a largo plazo (año 2040) del 58-59% del total (este informe considera vehículos eléctricos también a los híbridos enchufables).

Por otro lado, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) espera para el año 2030 un parque de 3 millones de turismos eléctricos y más de dos millones de motocicletas, camiones ligeros y buses.

Un previsible declive de los híbridos enchufables hacia 2030

Teniendo en cuenta la evolución de las ventas de los vehículos eléctricos en los últimos años y las previsiones apuntadas por los organismos mencionados, se puede estimar que las ventas de los vehículos eléctricos, incluyendo los enchufables, superarán las 200.000 unidades en el plazo de cinco años. En 2030, las perspectivas apuntan a casi medio millón de matriculaciones. Esta cifra aumentará en 2040 entre 865.000 y 1,16 millones de matriculaciones, lo que representará entre el 60% y 80% del total.

Considerando la edad media del parque automovilístico (12 años), la flota de turismos eléctricos, híbridos enchufables incluidos, estará formada en 2025 por 600.000 unidades, en 2030 por 2,6 millones y en 2040 por entre 9,6 millones y 11,3 millones de unidades.

Para hacer una previsión de la evolución del parque de los vehículos eléctricos y los híbridos enchufables por separado, se plantean otros dos escenarios: el primero sigue la tendencia actual de paridad de las ventas, mientras que en el segundo se plantea la disminución de las matriculaciones de los híbridos enchufables a partir de 2030 a medida que los vehículos eléctricos evolucionan a un coste menor, de acuerdo con el informe Electric Vehicle Outlook 2020 de BloombergNEF).

En el primer caso, la flota estará formada por 6,2 millones de vehículos 100% eléctricos y por 5,1 millones de híbridos enchufables; en el segundo, por 8 millones de eléctricos puros y 3,3 millones de híbridos enchufables. El proyecto de fin de máster concluye, por tanto, que en 20 años las matriculaciones de eléctricos e híbridos enchufables sumarán entre el 34% y el 40% del parque, donde en el mejor de los escenarios el total de eléctricos puros se situará en torno a 8 millones de unidades.

Etiquetas
Publicado el
20 de abril de 2021 - 17:36 h

Descubre nuestras apps

stats