La portada de mañana
Acceder
El ahorro energético entra en vigor convertido en una nueva batalla política
Cinco cadáveres, una sortija y una alianza, los restos de la represión franquista
Opinión – España y los bajos salarios, por Unai Sordo

Dimite una concejala de Vox en Águilas porque el partido “denigra” a las mujeres y “genera odio”

Elisa M. Almagro

0

La edil de Vox del municipio murciano de Águilas, Nuria Almagro, ha renunciado a su acta como concejal y presentado su dimisión en todos sus cargos en el partido de extrema derecha. La que era la única representante de Vox en el consistorio aguileño ha expuesto que “un partido que denigre a una mujer no puede erigirse en patriota” y ha denunciado al presidente de Vox Murcia, Jose Ángel Antelo, por presuntas irregularidades y falta de ética. En un comunicado en el que hace pública su renuncia al acta, Almagro reniega de la legitimidad de Antelo como presidente de Vox en la Región, recordando que el pasado 18 de enero el juzgado de Primera Instancia número 4 de Cartagena declaró nulas las primarias que lo encumbraron en este cargo.

La edil describe en el seno del partido “tácticas de amedrentamiento y coacción”, además de comportamientos “totalitarios y antidemocráticos”. Asegura haber sido objeto de “presiones” por parte de un cargo de confianza de un diputado nacional para “disuadir” su actividad de investigación y denuncia ante lo que describe como “hechos de dudosa coherencia con las proclamas del partido”. “Si no, veremos”, llegó a recibir a modo de amenaza.

Asimismo, también se ha querellado contra Vox Murcia por un presunto delito contra el honor, tras haber sido incluida en un documento junto a otros cuatro concejales de la Región, de los cuales dos ya han abandonado el partido. Mantiene una última causa legal abierta contra un miembro de su antiguo partido y un concejal del PSOE, por un presunto delito de prevaricación en relación a la adjudicación de contratos a Cruz Roja Águilas. Sobre este caso, subraya que nunca contó con el apoyo de Vox.

Sobre su antiguo partido, Almagro manifiesta que una formación que “juegue a generar miedo y odio hacia el prójimo por razón de su origen, ideología o creencias... no puede traer paz social ni respeto por la vida”.

Al ser la única concejala de Vox en el consistorio de Águilas, formaba parte del grupo mixto junto a la edil de Ciudadanos, Donosa Bustamante. Tanto a ella como al resto de la oposición, le ha dedicado palabras de cariño: “Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa y la mayoría de veces hemos actuado como un solo grupo, demostrando así la solidez y fortaleza que solo la unión y el consenso pueden ofrecer”.

La edil de Vox del municipio murciano de Águilas, Nuria Almagro, ha renunciado a su acta como concejal y presentado su dimisión en todos sus cargos en el partido de extrema derecha. La que era la única representante de Vox en el consistorio aguileño ha expuesto que “un partido que denigre a una mujer no puede erigirse en patriota” y ha denunciado al presidente de Vox Murcia, Jose Ángel Antelo, por presuntas irregularidades y falta de ética. En un comunicado en el que hace pública su renuncia al acta, Almagro reniega de la legitimidad de Antelo como presidente de Vox en la Región, recordando que el pasado 18 de enero el juzgado de Primera Instancia número 4 de Cartagena declaró nulas las primarias que lo encumbraron en este cargo.

La edil describe en el seno del partido “tácticas de amedrentamiento y coacción”, además de comportamientos “totalitarios y antidemocráticos”. Asegura haber sido objeto de “presiones” por parte de un cargo de confianza de un diputado nacional para “disuadir” su actividad de investigación y denuncia ante lo que describe como “hechos de dudosa coherencia con las proclamas del partido”. “Si no, veremos”, llegó a recibir a modo de amenaza.

Asimismo, también se ha querellado contra Vox Murcia por un presunto delito contra el honor, tras haber sido incluida en un documento junto a otros cuatro concejales de la Región, de los cuales dos ya han abandonado el partido. Mantiene una última causa legal abierta contra un miembro de su antiguo partido y un concejal del PSOE, por un presunto delito de prevaricación en relación a la adjudicación de contratos a Cruz Roja Águilas. Sobre este caso, subraya que nunca contó con el apoyo de Vox.

Sobre su antiguo partido, Almagro manifiesta que una formación que “juegue a generar miedo y odio hacia el prójimo por razón de su origen, ideología o creencias... no puede traer paz social ni respeto por la vida”.

Al ser la única concejala de Vox en el consistorio de Águilas, formaba parte del grupo mixto junto a la edil de Ciudadanos, Donosa Bustamante. Tanto a ella como al resto de la oposición, le ha dedicado palabras de cariño: “Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa y la mayoría de veces hemos actuado como un solo grupo, demostrando así la solidez y fortaleza que solo la unión y el consenso pueden ofrecer”.

La edil de Vox del municipio murciano de Águilas, Nuria Almagro, ha renunciado a su acta como concejal y presentado su dimisión en todos sus cargos en el partido de extrema derecha. La que era la única representante de Vox en el consistorio aguileño ha expuesto que “un partido que denigre a una mujer no puede erigirse en patriota” y ha denunciado al presidente de Vox Murcia, Jose Ángel Antelo, por presuntas irregularidades y falta de ética. En un comunicado en el que hace pública su renuncia al acta, Almagro reniega de la legitimidad de Antelo como presidente de Vox en la Región, recordando que el pasado 18 de enero el juzgado de Primera Instancia número 4 de Cartagena declaró nulas las primarias que lo encumbraron en este cargo.

La edil describe en el seno del partido “tácticas de amedrentamiento y coacción”, además de comportamientos “totalitarios y antidemocráticos”. Asegura haber sido objeto de “presiones” por parte de un cargo de confianza de un diputado nacional para “disuadir” su actividad de investigación y denuncia ante lo que describe como “hechos de dudosa coherencia con las proclamas del partido”. “Si no, veremos”, llegó a recibir a modo de amenaza.