eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El enviado de la ONU admite que Libia está dividida política y económicamente

- PUBLICIDAD -
El enviado de la ONU admite que Libia está dividida política y económicamente

El enviado de la ONU admite que Libia está dividida política y económicamente

El enviado especial de las Naciones Unidas para Libia, Martin Kobler, admitió hoy que el país está dividido, tanto económica como políticamente, y que los desafíos que quedan por solventar aún son grandes y complejos.

En una conferencia ofrecida en Argel, ciudad en la que está de visita oficial, el diplomático insistió en que es crucial que el llamado gobierno de unidad apoyado por la ONU logre la legitimidad de los libios para poder avanzar hacia la solución de un conflicto con miles de muertos.

"Existe un bloqueo en el Parlamento de Tobruk (el reconocido por la comunidad internacional). Es necesario que el gobierno de unión obtenga la legitimidad nacional, y no solo (el apoyo) internacional. Debemos reconciliar a las dos partes del país", dijo Kobler en un momento de su intervención.

El citado Parlamento, que quedó en suspenso pero que aún conserva la legitimidad que le proporcionó la comunidad internacional como único interlocutor oficial libio, votó la semana pasada en contra de concederle la confianza al gobierno de unidad nacional impulsado por la ONU el pasado abril.

Al fracasar por segunda vez en el intento, los diputados de la oposición consideran que esta vía ha quedado cerrada, pero tanto el Consejo Presidencial designado por la ONU como el presidente de la Cámara creen que puede volver a intentarlo si se modifica el gabinete.

Titulada "Las perspectivas de solución de la crisis libia" y ofrecida en la sede del ministerio argelino de Asuntos Exteriores, la alocución del diplomático germano giró, asimismo, en torno a la crítica situación económica y social que atraviesa el país.

Rico en hidrocarburos, suficientes para ofrecer una vida cómoda a los seis millones de habitantes que tiene el país, la reciente división de la Compañía Nacional de Petróleo ha reducido el beneficio de un país que antes de la revolución de 2011 producía más de 1,5 millones de barriles de crudo diarios.

"La producción ha experimentado una caída absoluta. Antes de la guerra rondaba 1,6 millones de barriles diarios, este mes de agosto se situó en solo 207.000. Es esencial cambiar el ciclo económico", declaró.

Junto al hundimiento de la producción, la parálisis financiera, el paro, la galopante inflación y la ausencia de servicios básicos regulares como el suministro de agua corriente y electricidad -en Trípoli solo funciona diez horas al día- han creado también una aguda crisis social en el país.

Kobler aludió, igualmente, a la inseguridad que vive el país -con decenas de milicias armadas descontroladas que cambian a menudo de aliados- y al poder acumulado por grupos yihadistas como Al Qaeda o la rama libia del Estado Islámico.

A este respecto se felicitó por el avance de las milicias del oeste de Libia en la ciudad de Sirte, bajo control del EI desde febrero de 2015- y confió en la pronta reconquista de este puerto, que el gobierno de unidad espera con ansiedad para fortalecerse en el conflicto político.

Las milicias del oeste de Libia, en su mayoría procedentes de la ciudad de Misrata y nominalmente aliadas con el gobierno de unidad, levantaron en mayo pasado un asedio a Sirte, ciudad en la que nació el depuesto dictador Muamar al Gadafi.

Tras más de dos meses de infructuoso sitio, la intervención de la aviación norteamericana y británica el 1 de agosto permitió a las citadas milicias quebrar la resistencia de los fanáticos musulmanes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha