eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA | Íñigo Errejón

"Podemos tiene que ser una fuerza que respalde, sostenga y empuje a este Gobierno"

El dirigente de Podemos pide a su partido aprovechar "la ilusión" generada por la salida de Mariano Rajoy pero advierte al PSOE de que su apoyo será para un proceso "de transformación"

"La salud de este Gobierno va a depender de demostrarle a la gente que además de hacer gestos puede transformar la vida de los más débiles de inmediato", dice 

Sobre Ciudadanos: "Albert Rivera fue el último sostén de Rajoy y del Gobierno del PP cuando sus diputados reconocían que ya era cosa del pasado"

VÍDEO | Puedes ver la entrevista completa al final de texto

128 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Íñigo Errejón

Íñigo Errejón, en la Gran Vía tras la entrevista. DAVID CONDE / Madrid

El diputado, dirigente y candidato de Podemos para intentar conquistar la Comunidad de Madrid en 2019, Iñigo Errejón (Madrid, 1983) llega a la redacción de eldiario.es el jueves, poco después de que las ministras y ministros de Pedro Sánchez hayan tomado posesión. Un Ejecutivo que Errejón ve como una oportunidad para ensanchar el campo de juego de las fuerzas progresistas pero que, advierte, debe optar por colaborar con ellos y no con PP o Ciudadanos.

Errejón apuesta por aprovechar el impulso de la ilusión generada por la salida de Mariano Rajoy y los suyos, "muy superior a la confianza que hoy representa el PSOE". Por eso, pide a su partido que opte por la "ingenuidad" y no por el "enfado". Que sea "leal" y "sostenga y empuje" al Ejecutivo de Sánchez. Siempre que elija "el camino de la transformación" porque, apunta: "Este no es el Gobierno del cambio. Es un Gobierno de transición".

Errejón desgrana en esta entrevista su opinión sobre cómo deben relacionarse Podemos y PSOE en este periodo que se abre, de sus expectativas en Madrid y del tipo de candidatura que quiere liderar en 2019.

Ya ha tomado posesión el Consejo de Ministras de Pedro Sánchez. ¿Qué le parece el nuevo Gobierno "de inspiración socialista"?

No hay obra de Gobierno aún. Tenemos una cierta política de nombramientos y de imagen. El primer dato fundamental es que este es el primer Gobierno post8M y, por tanto, el primer Gobierno que se hace eco de la revolución cultural feminista. No solo por el superior número de mujeres en el Gabinete, sino porque son mujeres las que desempeñan casi todas las carteras que antes se consideraban 'duras' y que recaían en hombres: Economía, Hacienda, Justicia o Defensa. Que se ocupen mujeres no significa que lo que vayan a hacer sea necesariamente satisfactorio. Es una transformación con independencia de su obra de gobierno. Que el Gobierno sea más o menos feminista dependerá de su obra, su legislación.

Eso le iba a preguntar. ¿Cree que es el Gobierno "más feminista" de España?

Es un Gobierno que parece haber escuchado la revolución cultural feminista que late en la sociedad española, un Gobierno impensable hace unos años y que se explica por la hegemonía de las mujeres en España. Este primer gesto ya es muy bueno, ya es una transformación simbólica muy importante.

Antes de la acción de gobierno ya hay datos. La ministra de Economía viene de Bruselas y en el intercambio de carteras con el Escolano ha recordado que fue su preparador y amigo. ¿La senda económica que apunta el Gobierno de Sánchez no chocará con su idea?

Hay una tradición en el PSOE. Ser continuísta en lo económico y en lo territorial y elegir como campo de batalla transformadora en cuestiones sociales, civiles y culturales. Es como si la historia del bipartidismo en España hubiera dado a PP y PSOE un campo en el que uno ataca y otro defiende. En el que uno es más modesto y el otro más atrevido. El partido más conservador se siente más cómodo llevando la iniciativa en las cuestiones económicas y territoriales y el otro partido del turno ha cedido en esas materias y ha preferido concentrar su ofensiva en las cuestiones civiles y culturales.

Hoy no vale con eso para un programa de transformación en España. Eso no significa que esas cuestiones no sean importantes. Un Gabinete con cierta voluntad de regeneración política y cultural es fundamental. Es necesario, pero no suficiente.

Este no es el Gobierno del cambio. Es un Gobierno de transición. Esto no significa que no pueda hacer cosas, puede hacer mucho. Puede garantizar que lleguemos a las siguientes elecciones con una televisión pública que no sea de partido o con una mejor gestión de la separación entre Poder Ejecutivo y Judicial.

¿Y cuánto va a durar esa transición?

No lo sé. Yo me aventuraría a decir que el Gobierno nombrado por Sánchez tiene una cierta voluntad de larga duración. Eso es como mucho hasta 2020 y estamos a mediados de 2018. Creo que también va a depender de la salud, la estabilidad y la suerte que tenga.

He puesto estos días varias veces la metáfora. En mi opinión, el Gobierno es una bicicleta, que no puede tener estabilidad detenida. La estabilidad solo la puede alcanzar con el avance, moviéndose, transformando cosas. ¿Qué va a recibir desde el campo conservador? Mucha hostilidad y dureza. La derecha española tiene una concepción patrimonial del poder por la cual cuando lo ocupa no entiende que lo hace temporalmente y cuando lo pierde entiende que se han roto todas las reglas del juego e incendia la convivencia.

Desde el campo conservador al Gobierno Sánchez, si titubea, solo le va a venir más agresividad. Le van a compensar los titubeos y las concesiones con más hostilidad. Por eso la estabilidad depende de que avance y transforme. Y de que afronte algunos de los grandes retos ante los que le ha puesto la enorme expectativa que ha generado.

Este Gobierno ha despertado unas ilusiones y unas expectativas en la sociedad española muy superiores a la confianza que hoy representa el PSOE. La ola de ilusión y expectativas no obedece a la fuerza socialista en el Congreso. Va más allá. Y eso implica que le pone retos grandes. Si se sabe aprovechar, el conjunto de las fuerzas progresistas va a crecer y va a tener más capacidad y confianza de los españoles para gobernar en municipios, autonomías y Gobierno central. Si no se sabe aprovechar vendrá una oleada de desencanto, de sentirse defraudados y de abandonar la política. Y en esa oleada solo pescan las fuerzas conservadoras.

El PSOE tiene solo 84 diputados en el Congreso. Tendrá que tender muchos puentes con muchos grupos distintos para sacar adelante proyectos o proposiciones de ley. Sin acción de gobierno, como dice, nos tenemos que basar en los nombres. ¿Cree que ese Consejo de Ministras puede representar a los 180 diputados que permitieron que Pedro Sánchez fuera presidente? Podemos, PDeCAT, IU, En Comú, PNV, En Marea, Compromís...

Hay gestos en ese sentido. Pero hay otros destinados a apaciguar los ánimos de los adversarios. Nosotros tenemos que ser una fuerza que respalde, sostenga y empuje a este Gobierno. Que marque el rumbo y el horizonte. Que dirija una parte de la acción de gobierno antes de que seamos Gobierno. Y que sostenga a este Gobierno siempre que empiece a enfrentar algunas de las transformaciones pendientes, democráticas, de acuerdo territorial y de equilibrio de la balanza social y de género, que existen en España.

Esto no lo digo por confianza en este Gobierno. Lo digo por confianza en nuestra capacidad. Los gobiernos, cuando no son muy sólidos, adquieren un significado histórico u otro dependiendo de las fuerzas que chocan en torno a ellos. Y de cómo esa correlación de fuerzas las mueven en un sentido u otro. Yo tengo confianza en las nuestras. En que nosotros, como fuerza que respalda, marca un horizonte y empuja, logremos que este Gobierno pueda emprender alguno de los cambios que una mayoría de españoles está deseando que se emprendan.

¿No temen que si empujan y ayudan al Gobierno el tanto se lo anote Pedro Sánchez y en una futura contienda electoral sufran las consecuencias? ¿Cómo se hace para que eso no ocurra?

Es un riesgo. Se había instalado un clima cultural y político plomizo en España. Mucha gente que se ilusionó con la posibilidad del cambio estaba entre enfadada, defraudada y harta. Es el clima perfecto para las fuerzas conservadoras y que había permitido a Rajoy ganarnos el pulso moral durante dos años. Decía, miren ustedes yo no ofrezco nada hacia el futuro pero ustedes no son capaces de producir nada mejor que yo, así que resígnense, aguántense, bajen los brazos porque España no puede ser mejor que el Gobierno de Rajoy y el partido de la Gürtel.

Las fuerzas que aspiramos a cambiar nuestro país, a hacerlo más justo, más democrático, más libre y soberano, necesitamos el clima contrario. Necesitamos un clima de optimismo en el que cada conquista no desincentive a la siguiente sino que enseña que es posible y da hambre de más. Si hemos cambiado esto, lo otro también se puede.

Así se explica que quitar a Rajoy genere un clima de optimismo tan fuerte. No hemos emprendido las transformaciones que necesita España pero la losa más difícil la hemos quitado del camino. Ahora queda caminar. Pero nos hemos quitado la piedra que lo permite. Ese clima lo necesitamos. Es como la lluvia necesaria para que florezca la ilusión del cambio político.

Tú me preguntas que ese clima puede que no lo capitalicemos nosotros. Es un riesgo. Si se empiezan a producir transformaciones, por pequeñas que sean, y si somos capaces de llegar a un acuerdo generoso, que no menosprecie a nadie, que se haga cargo de que tenemos que convivir y cooperar aunque tengamos diferencias, se va a ampliar el bloque progresista en España. Eso va a ser bueno para todos.

¿Qué debe evitar hacer Podemos?

Hay dos riesgos. El de ejercer un papel de estar todo el rato avisando de la posible decepción y enfadado mientras el pueblo español progresista se ilusiona; el papel permanente de 'te lo dije' que juega la izquierda tradicional. Eso te deja como una fuerza muy subalterna, que no marca rumbo sino que solo se queja. Y hay otro riesgo. El de quedar como una muleta cuyo apoyo se da por descontado por lo que siempre conduce el otro.

Hay que navegar ambos riesgos. ¿Cómo? Hay que convertirse en una fuerza no que anticipa las posibles decepciones. Si hay que pecar de ingenuos, pues se peca. Hay que marcar las cosas que se pueden hacer, demostrar que tenemos fuerza para respaldarles si se atreven a hacer los cambios necesarios y que demuestra siempre que las cosas se pueden hacer de otra manera, que hay una alternativa. Poner encima de la mesa propuestas concretas, con números, solventes, pragmáticas; se las hacemos llegar a la sociedad para decir que hoy hay fuerza para estas transformaciones. Y que mañana podríamos estar derogando la ley mordaza, que hasta Amnistía Internacional critica. Legislando contra la brecha salarial. Desbloquear la renovación de RTVE. Derogar la reforma laboral del PP y luchar contra la precariedad.

Hay que ser muy leales si el Gobierno elige el camino de la transformación.

Íñigo Errejón

Íñigo Errejón, en la Gran Vía tras la entrevista. DAVID CONDE / Madrid

El primer gran debate será el del techo de gasto de 2019. ¿Marcará ese primer debate la senda del Gobierno de Sánchez? ¿O luego habrá opción de reconducir cosas si no hay acuerdo?

El propio Gobierno ha dicho que espera una recaudación mayor porque quiere modificar aspectos de la política fiscal que en España han sido muy duros con la mayoría trabajadora y blandos con la minoría privilegiada. Si el Gobierno espera recaudar un poco más lo primero es preguntar si eso le da margen, que yo creo que sí, para modificar un poco el techo de gasto y asfixiar menos la economía.

Esa es un senda posible. Sé que este Gobierno nace constreñido y con límites, muchos de los cuales no ha elegido. Pero también tiene márgenes. Y nosotros los vamos a explorar para hacer política al servicio de la gente más necesitada.

La salud de este Gobierno va a depender de demostrarle a la gente que además de hacer gestos puede transformar la vida de los más débiles de inmediato. ¿La puede transformar de forma drástica e irreversible? A lo mejor aún no hay correlación de fuerzas para eso. Pero puede dar pasos que nos harán más fuertes para enseñarle a nuestro país que el siguiente paso es posible.

Creo que viene una temporada de acuerdos laicos. A lo mejor no estamos de acuerdo en todo pero en donde sí estemos de acuerdo hay que avanzar. Un desacuerdo en un tema no se puede convertir en una excusa para no avanzar en otro. Yo querría que el Gobierno diera muestras de que puede ser flexible con el techo de gasto. Y creo que debemos trabajar para ello. Pero incluso si no lo hace pero podemos trabajar en acuerdos para derogar o quitar los aspectos más nocivos y liberticidas de la 'ley mordaza', debemos avanzar. Seamos pragmáticos. Que todo el mundo vea que somos una fuerza comprometida, sólida y de fiar cada vez que el Gobierno elija el camino de la transformación y no el del inmovilismo.

Pablo Iglesias ha asegurado que no ha recibido todavía una llamada de Pedro Sánchez. ¿El presidente del Gobierno está pensando en ustedes y en quienes le dieron la Presidencia o está haciendo guiños hacia su derecha?

No lo sé. Pero la salida es entenderse con las fuerzas que le han permitido llegar a presidente del Gobierno. Cuanto antes lo descubramos, sin aspavientos, con generosidad y con un sentido de la política más largo que el titular de la semana que viene, mejor porque antes nos podemos poner a trabajar.

Hoy [por el jueves] Pablo decía una cosa muy cierta. En la medida en que el Gobierno tiene estos retos, nosotros nos ofrecemos como leales si el Gobierno afronta las esperanzas de la sociedad española. Para eso solo tiene unos aliados posibles. Nosotros siempre hemos insistido en que la posibilidad de cambio por el tipo de aritmética parlamentaria que ha permitido la moción de censura. Ha tenido que pasar tiempo, la política española se ha movido mucho, pero este es el bloque progresista posible y estas son las alianzas posibles. Todo lo otro va a ser meterse en una senda en la que no hay apoyos. El nuevo Gobierno debe ser consciente de que las expectativas son mucho mayores que su fuerza parlamentaria, que depende un bloque todavía en formación y sin rasgos políticos ni orgánicos pero que se respira y que forma el conjunto de gente que sonríe por la calle y que estos días te da la enhorabuena y te dice "joder, qué bien, venga ahora para adelante". Eso es un conglomerado mayoritario en España, creo, progresista y que se hace cargo de la diversidad nacional. Es con el que el Gobierno puede avanzar.

Desde que salió adelante la moción de censura se han establecido dos relatos. El que dice que si Podemos hubiera hecho esto hace dos años se hubiera impedido el Gobierno de Rajoy y el que dice que hace dos años era imposible por Ciudadanos...

Sánchez reconoció que se equivocó con el señor Rivera y dijo que había derivado hacia la figura de José María Aznar. Está bien que haga ese reconocimiento.

A toro pasado. ¿Cree que la decisión de 2016 de votar 'no' a Pedro Sánchez fue correcta o debería haber sido otra?

El PSOE y nosotros, junto con el apoyo de vascos y catalanes, deberíamos haber llegado a un acuerdo en 2016. Era posible. Todos hemos aprendido de aquella experiencia. Los números, la aritmética, son las que han sido. Junto con un movimiento que se está señalando poco pero que ha sido clave para la moción, que es la iniciativa de Pablo [Iglesias] de decir que estaba dispuesto a presentar una segunda moción instrumental con Ciudadanos para ir a elecciones. Esto hace cambiar las expectativas del PNV y contribuye a que la moción salga.

Los números han sido los que dijimos entonces. Las condiciones quizá no estaban dadas. El PSOE y nosotros tenemos una relación complicada de gestionar. Debemos competir mucho en las urnas y colaborar para la conformación de Gobierno. Esto se aprende haciéndolo, como se hace en ayuntamientos o Comunidades Autónomas. Lo importante es lo que sume el bloque progresista al día siguiente de las elecciones. Lo fundamental es que aprendamos a cooperar con nuestras diferencias y que sea la gente quien decida quién conduce y quién acompaña. Quitar a Rajoy es un primer paso pero hacen falta más. Necesitamos un acuerdo sólido, estable y permanente que fije el horizonte del Gobierno.

Si Sánchez no les ha llamado siquiera para una mínima comunicación. ¿Es posible ese acuerdo estable?

Es necesario. Eso no implica que sea fácil. Implica aprender para los dos. Es muy normal que cuando uno se sienta en la silla del poder se acostumbre solo a conjugar la primera personal del singular. En España, el cambio político va a ser por mucho tiempo en primera persona del plural. En España no se puede rebobinar a los 90.

¿Ve posible una vuelta al bipartidismo?

Por un tiempo largo es imposible. Es posible que haya gente poderosa que lo ansíe. En nuestro sistema, que quepan cuatro partidos es complicado. Que quepan tres, no tanto. Me preocuparía si fuera Ciudadanos, que está con el pie cambiado y sufre una OPA hostil sobre una parte de su electorado.

Pero hay logros institucionales que lo hacen muy difícil. ¿Una España del bipartidismo con las principales capitales gobernadas por otra fuerza? Eso es un desajuste... Hay elementos territoriales, culturales y generacionales que lo hace muy difícil.

Le iba a preguntar precisamente por Ciudadanos. Media hora de entrevista y no lo habíamos mencionado cuando hace pocas semanas Albert Rivera protagonizaba un acto muy triunfalista y ahora lleva una semana desaparecido...

Es que Ciudadanos es una fuerza poco prudente. Ya le ha pasado otras veces. Las encuestas y algunos nodos de producción de opinión urgen a Rivera a vestirse de presidente. Recuerdo las elecciones del 20 de diciembre de 2015 en la que el mismo Rivera, sin pudor, se comparaba con los grandes hombres de la historia de España. Y las urnas les pusieron donde les pusieron. Creo que tiene consejeros que enseguida le aconsejan correr a ponerse el traje, pero lo que te hace presidente son los votos del pueblo y del Parlamento.

La moción de censura y el cambio de Gobierno tiene como principal damnificado a Ciudadanos porque les deja descolocados. Fue un poco patética la imagen de Rivera pidiendo a Rajoy, bueno al bolso de Soraya [Sáenz de Santamaría] en el escaño de Rajoy, por favor que dimitiera para impedir el cambio de Gobierno mientras Cospedal media hora antes decía que Rajoy no iba a dimitir y que preparaban ya la oposición a Sánchez.

Rivera fue el último sostén de Rajoy y del Gobierno del PP cuando hasta los diputados del PP reconocían que ya era cosa del pasado. Al PP le quedan juicios, va a tener difícil Rivera borrar la imagen de que cuando todo se hundía, cuando la gente del PP huía de su propio búnker, intentaba aguantar las paredes. El PP, en el poder, ha tenido una cierta responsabilidad en algunas cuestiones de Estado. Ahora es de esperar que no tenga ninguna. Eso significa que le puede robar una buena parte de las banderas con las que ha hecho política Ciudadanos. Se reubicará. Pero es una fuerza que está muy perdida, no queda nada claro para qué sirve Ciudadanos en el Congreso español.

Mencionaba antes los gobiernos municipales y autonómicos. Usted va a ser el candidato de Podemos, de momento de Podemos y probablemente con otras fuerzas, a la Comunidad de Madrid. Para su campaña, ¿el cambio de Gobierno le viene bien?

Abre buenas perspectivas. Hay que saber aprovecharlas y jugarlas. El Gobierno Sánchez supone un reto para quienes queremos transformar España porque supone grandes oportunidades pero también dificultades. En esta fase habrá que desarrollar una cintura política muy fina, muy atenta a los matices, prudente, pragmática y con mirada larga pero con 'swing'. De que lo logremos va a depender que esto sea una oportunidad.

Cada cambio es un golpe al relato de Rajoy de que España no tiene arreglo y de que hay que resignarse. Por modesta que sea, cada transformación indica un camino, abre una pequeña grieta. Instala una idea que hoy en España tiene mucho calado transformador, casi revolucionario, que es que las cosas se pueden ir cambiando. Que sí se puede. Y el 'sí se puede' no en términos maximalistas, sino concretos, tangibles e inmediatos. Esa idea, que tras un cambio se pueda hacer el siguiente, es el mejor caldo de cultivo para las ideas progresistas, patrióticas, democráticas, populares. Inequívocamente. Si somos capaces de llegar a acuerdos, respaldar y construir un bloque en esa dirección, eso mejora nuestro país, que es para lo que estamos, y nos da mejores perspectivas a todos.

Están en negociaciones con IU, con Equo, para una candidatura conjunta. También con un sector de Podemos, que quiere propiciar unas primarias abiertas en otoño. ¿Hay opciones de que se abra un proceso como el que pide Anticapitalistas o las primarias de Podemos zanjaron el debate dentro de su partido?

Encabezo la lista de Podemos para la Comunidad de Madrid. Todas las compañeras y compañeros tuvieron una magnífica oportunidad de presentar alternativas. Yo quería que vinieran conmigo. A partir de ahí yo seguiré trabajando para sumar a mucha gente porque falta gente. Has mencionado a IU, a Equo, falta gente de la sociedad civil. La lista tiene que representar a mucha más gente, no solo a un conjunto de organizaciones, sino a lo más dinámico, talentoso y creativo de la sociedad madrileña para producir el cambio de Gobierno aquí enfrente, en la Puerta del Sol. Queda mucho camino, pero soy optimista.

En el proceso de 2015 que llevó a Manuela Carmena a encabezar la candidatura de Ahora Madrid se hizo un proceso abierto que permitió que gente más alejada de la política institucional diera el paso. Esa opción está ahora cerrada. ¿Se puede hacer una candidatura de ese estilo con un proceso negociado?

Nunca he sido muy rígido con las fórmulas. Son muy importantes según qué objetivo queramos hacer. El mío es incorporar lo máximo posible y estoy dispuesto a explorar todas las fórmulas posibles solo con la condición de que no perdamos de vista para qué estamos. Y para lo que estamos en la situación de desgobierno de la Comunidad de Madrid en la que estamos es para representar la alternativa. Ese es el objetivo. Y en mi opinión hay que subordinar a él el resto de cuestiones. Ahora, se pueden explorar muchas fórmulas en las que conjuguemos los acuerdos con otras fuerzas con fórmulas de participación e inclusión que nos permitan hacer algo más grande.

Eso sí, los compañeros de Podemos ya hicimos unas primarias. Y luego hay que entenderse con mucha gente que no es Podemos.

La entrevista completa a Íñigo Errejón

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha