Almeida dice que el PP votará en contra de la reforma laboral en el Congreso

elDiario.es

0

El portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado este domingo que su partido votará en contra de la reforma laboral en el Congreso. En una entrevista en El Confidencial, Almeida ha señalado que es “complicado” apoyar un texto en el que “cada uno ha ido a salvar su interés particular”. En la primera versión de esa entrevista, se recogía que el portavoz del PP anunciaba la abstención y no el voto en contra.

Yolanda Díaz: "Con la reforma laboral se pasa la página de la precariedad en España"

Saber más

Almeida ha criticado la reforma laboral pactada entre el Gobierno y los agentes sociales: “Ninguno de los que han negociado ha dicho que va a permitir mejorar el mercado laboral, aumentar la calidad del empleo y la estabilidad. Parece complicado apoyar una reforma laboral en la que cada uno ha ido a salvar su interés particular. Nos parece razonable en este momento votar en contra [en la primera versión ponía votar abstención], otra cosa es que el debate fuera precisamente sobre las consecuencias para los trabajadores. La duda es si lo que han pretendido es mejorar el mercado laboral o salvar la cara cada uno desde el punto de vista de sus posiciones”, ha señalado, para insistir luego en que no apoyarán “tocar una reforma laboral como la del 2012, que se ha demostrado que funciona”.

Gamarra dice que es “menos mala de lo esperado”

En una entrevista con Europa Press este domingo la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, ha dicho que su partido no va a dar “pasos hacia atrás” y se opondrá en el Congreso.

Gamarra ha admitido que la “contrarreforma laboral” que ha aprobado el Gobierno en el Consejo de Ministros es “menos mala de lo esperado”. En cambio, según recoge Europa Press, ha dicho que eso no significa que para su partido “sea suficiente”. “Que al final la contrarreforma haya sido menos mala de lo esperado no significa que para nosotros sea suficiente. Nosotros aspiramos no a algo menos malo sino a algo bueno y algo de futuro, no algo que deshace además un camino andado que ha sido bueno para España”, ha avisado.

Preguntada si hubo debate dentro del PP sobre qué posición tomar ante el acuerdo de la reforma laboral, Gamarra ha señalado que han tenido “muy claro” que no iban a dar “ni un paso atrás en una reforma laboral, la de 2012, que tanto y tan bueno ha generado para España y tanto progreso ha traído hasta este momento”. “Los pasos, el PP los da hacia el futuro”, ha subrayado.

El Gobierno de coalición ha iniciado una segunda negociación con sus aliados habituales para convalidar el decreto-ley en el Congreso, pero ERC y EH Bildu se han mostrado hasta ahora críticos con el texto pactado. Gamarra cree que al final estos partidos llegarán a un acuerdo con el Gobierno, como ha ocurrido otras veces, porque “este es el mejor Gobierno posible para ellos” y “cuánto más débil sea el Gobierno de España”, a ellos “mejor les va”. “Seguro que al final, consiguen ponerse de acuerdo”, ha pronosticado, para quejarse de que con el PP no haya existido “ningún tipo de diálogo” ni “ninguna negociación”.

Casado ha sido tajante con su rechazo

El pasado martes Pablo Casado fue tajante contra la reforma laboral que el Gobierno ha pactado con patronal y sindicatos. “¿Por qué el PP va a tener que votar a favor de una contrarreforma laboral que enmienda la nuestra, admirada en Europa, para intentar enjuagar los acuerdos de Sánchez?”, dijo entonces.

Sin embargo, no todas las voces dentro del partido que dirige Casado han tenido la misma contundencia estos días. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, pidió cautela hasta ver en qué quedaba el texto aprobado por el Gobierno de coalición, mientras el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, lanzó elogios hacia el acuerdo conseguido por el Ejecutivo con los sindicatos y los empresarios. “Siempre que sea por acuerdo, me parece positivo”, aclaró Moreno, que usó el comodín de la Unión Europea para defender la legislación aprobada durante el Gobierno de Mariano Rajoy: “Soy partidario de no tocar esa reforma laboral, coincido con parte de la Comisión Europea, que también era partidaria de no tocar”.

Preguntado en los pasillos del Congreso por estas reacciones y sobre si sería posible una abstención del PP cuando la reforma llegue al Parlamento, Casado se mantuvo en su línea férrea: “¿Pero por qué el PP va a tener que ser la muleta para cuadrar esa negociación con sus socios radicales?”.

El portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado este domingo que su partido votará en contra de la reforma laboral en el Congreso. En una entrevista en El Confidencial, Almeida ha señalado que es “complicado” apoyar un texto en el que “cada uno ha ido a salvar su interés particular”. En la primera versión de esa entrevista, se recogía que el portavoz del PP anunciaba la abstención y no el voto en contra.

Yolanda Díaz: "Con la reforma laboral se pasa la página de la precariedad en España"

Saber más

Almeida ha criticado la reforma laboral pactada entre el Gobierno y los agentes sociales: “Ninguno de los que han negociado ha dicho que va a permitir mejorar el mercado laboral, aumentar la calidad del empleo y la estabilidad. Parece complicado apoyar una reforma laboral en la que cada uno ha ido a salvar su interés particular. Nos parece razonable en este momento votar en contra [en la primera versión ponía votar abstención], otra cosa es que el debate fuera precisamente sobre las consecuencias para los trabajadores. La duda es si lo que han pretendido es mejorar el mercado laboral o salvar la cara cada uno desde el punto de vista de sus posiciones”, ha señalado, para insistir luego en que no apoyarán “tocar una reforma laboral como la del 2012, que se ha demostrado que funciona”.

Gamarra dice que es “menos mala de lo esperado”

En una entrevista con Europa Press este domingo la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, ha dicho que su partido no va a dar “pasos hacia atrás” y se opondrá en el Congreso.

Gamarra ha admitido que la “contrarreforma laboral” que ha aprobado el Gobierno en el Consejo de Ministros es “menos mala de lo esperado”. En cambio, según recoge Europa Press, ha dicho que eso no significa que para su partido “sea suficiente”. “Que al final la contrarreforma haya sido menos mala de lo esperado no significa que para nosotros sea suficiente. Nosotros aspiramos no a algo menos malo sino a algo bueno y algo de futuro, no algo que deshace además un camino andado que ha sido bueno para España”, ha avisado.

Preguntada si hubo debate dentro del PP sobre qué posición tomar ante el acuerdo de la reforma laboral, Gamarra ha señalado que han tenido “muy claro” que no iban a dar “ni un paso atrás en una reforma laboral, la de 2012, que tanto y tan bueno ha generado para España y tanto progreso ha traído hasta este momento”. “Los pasos, el PP los da hacia el futuro”, ha subrayado.

El Gobierno de coalición ha iniciado una segunda negociación con sus aliados habituales para convalidar el decreto-ley en el Congreso, pero ERC y EH Bildu se han mostrado hasta ahora críticos con el texto pactado. Gamarra cree que al final estos partidos llegarán a un acuerdo con el Gobierno, como ha ocurrido otras veces, porque “este es el mejor Gobierno posible para ellos” y “cuánto más débil sea el Gobierno de España”, a ellos “mejor les va”. “Seguro que al final, consiguen ponerse de acuerdo”, ha pronosticado, para quejarse de que con el PP no haya existido “ningún tipo de diálogo” ni “ninguna negociación”.

Casado ha sido tajante con su rechazo

El pasado martes Pablo Casado fue tajante contra la reforma laboral que el Gobierno ha pactado con patronal y sindicatos. “¿Por qué el PP va a tener que votar a favor de una contrarreforma laboral que enmienda la nuestra, admirada en Europa, para intentar enjuagar los acuerdos de Sánchez?”, dijo entonces.

Sin embargo, no todas las voces dentro del partido que dirige Casado han tenido la misma contundencia estos días. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, pidió cautela hasta ver en qué quedaba el texto aprobado por el Gobierno de coalición, mientras el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, lanzó elogios hacia el acuerdo conseguido por el Ejecutivo con los sindicatos y los empresarios. “Siempre que sea por acuerdo, me parece positivo”, aclaró Moreno, que usó el comodín de la Unión Europea para defender la legislación aprobada durante el Gobierno de Mariano Rajoy: “Soy partidario de no tocar esa reforma laboral, coincido con parte de la Comisión Europea, que también era partidaria de no tocar”.

Preguntado en los pasillos del Congreso por estas reacciones y sobre si sería posible una abstención del PP cuando la reforma llegue al Parlamento, Casado se mantuvo en su línea férrea: “¿Pero por qué el PP va a tener que ser la muleta para cuadrar esa negociación con sus socios radicales?”.

El portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado este domingo que su partido votará en contra de la reforma laboral en el Congreso. En una entrevista en El Confidencial, Almeida ha señalado que es “complicado” apoyar un texto en el que “cada uno ha ido a salvar su interés particular”. En la primera versión de esa entrevista, se recogía que el portavoz del PP anunciaba la abstención y no el voto en contra.

Yolanda Díaz: "Con la reforma laboral se pasa la página de la precariedad en España"

Saber más

Almeida ha criticado la reforma laboral pactada entre el Gobierno y los agentes sociales: “Ninguno de los que han negociado ha dicho que va a permitir mejorar el mercado laboral, aumentar la calidad del empleo y la estabilidad. Parece complicado apoyar una reforma laboral en la que cada uno ha ido a salvar su interés particular. Nos parece razonable en este momento votar en contra [en la primera versión ponía votar abstención], otra cosa es que el debate fuera precisamente sobre las consecuencias para los trabajadores. La duda es si lo que han pretendido es mejorar el mercado laboral o salvar la cara cada uno desde el punto de vista de sus posiciones”, ha señalado, para insistir luego en que no apoyarán “tocar una reforma laboral como la del 2012, que se ha demostrado que funciona”.