Bruselas reclama a PSOE y PP una propuesta sobre el Poder Judicial antes de retomar la mediación

Irene Castro

Corresponsal en Bruselas —

0

Bruselas pone condiciones a PSOE y PP para retomar la mediación sobre el Consejo General del Poder Judicial: si quieren una nueva reunión, tienen que hacer antes los deberes y plantearle una propuesta concreta sobre la que discutir. Así lo explican fuentes de la Comisión Europea a raíz de las solicitudes que le han llegado, tanto de Génova como del ministro de Justicia, Félix Bolaños, para reactivar las negociaciones. La exigencia del gobierno comunitario pretende que haya algún avance después de tres reuniones en las que apenas se produjeron. De hecho, la última, que estaba prevista para finales de marzo se canceló.

En público, la Comisión Europea se mueve con cautela. “Hemos recibido la petición de un encuentro por las dos partes, lo estamos mirando y estamos en contacto con las dos partes”, se ha limitado a responder el portavoz de Justicia, Christian Wigand, en una rueda de prensa en la que ha recordado que “la solicitud es muy reciente”. Lo que quiere el gobierno comunitario antes de volver a sentarse es que PSOE y PP avancen antes en la negociación y que la nueva reunión pueda servir para perfilar la propuesta. En todo caso, la cita no sería este viernes en Madrid, como ha pedido Bolaños, y la primera disponibilidad sería ya la próxima semana, siempre y cuando Bruselas reciba antes la “propuesta de las dos partes”.

A la Comisión Europea se le complicó la negociación para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) más de lo que inicialmente había previsto, cuando aceptó impulsar un “diálogo estructurado” con PSOE y PP al que puso una duración de dos meses. Ese plazo venció a finales de marzo y el comisario de Justicia, Didier Reynders, se fue de excedencia para competir por el liderazgo del Consejo de Europa dejando sus labores en manos de la vicepresidenta Vera Jourova. Entre unas cosas y otras, especialmente los procesos electorales, el asunto se ha quedado en el cajón hasta esta semana. Reynders volverá a sus funciones a finales de mes, pase lo que pase con su candidatura para irse a Estrasburgo. 

Una de las últimas cosas que dijo Reynders antes de marcharse es que la Comisión Europea seguía disponible para avanzar en la mediación, pero que esperaba una “señal” por parte de los involucrados en la negociación. Lo que vino a decir el responsable comunitario de Justicia es que había mimbres para alcanzar un acuerdo, pero que se requería voluntad política para cerrarlo.

En lo que no ha querido entrar tampoco el portavoz de la Comisión Europea es en la intención de Pedro Sánchez de impulsar una reforma en solitario en caso de que el mes termine sin resolver esta “situación inaceptable”. Wigand se ha limitado a recordar la posición de Bruselas al respecto y que pasa por instar a las autoridades a renovarurgentemente el CGPJ, que lleva cinco años bloqueado, y posteriormente, iniciar un cambio en el sistema de elección del órgano de gobierno de los jueces. Hace unos años, cuando PSOE y Unidas Podemos trataron de modificar las mayorías, Bruselas se mostró en contra de la propuesta, que finalmente fue retirada.