eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El supuesto robo de dos cremas da la puntilla a Cifuentes: ya nadie en el PP se atreve a defenderla

La dirigente del PP rehúsa dar una explicación a las imágenes difundidas por Ok Diario en las que se le ve pagando los botes a un guardia de seguridad

Ni su entorno ni el Partido Popular han salido a respaldar a la dirigente madrileña mientras en la Puerta del Sol cobra fuerza la hipótesis de una renuncia inmediata

La presidenta cita a todo su equipo a las 11 a una reunión extraordinaria para abordar el escándalo. Ha estado presente María Dolores de Cospedal. A las 11:45 ha convocado luego una comparecencia de prensa

75 Comentarios

- PUBLICIDAD -
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, retenida por un vigilante de seguridad en el año 2011.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, retenida por un vigilante de seguridad en el año 2011. OKDiario

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, vive horas imposibles  después de que Ok Diario publicase un vídeo en la que se le ve abonando a un guardia de seguridad de un supermercado de Vallecas dos botes de crema que este había descubierto en su bolso. El episodio del supuesto hurto de las cremas sucedió en 2011 cuando Cifuentes era cargo público, número dos de la Asamblea de Madrid, en la parte de atrás del establecimiento ubicado enfrente del Parlamento regional.

eldiario.es ha podido confirmar a través de fuentes de la dirección del PP nacional que en la reunión de urgencia ha estado presente la Ministra de Defensa y secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal.  Fuentes del equipo de la presidenta han anunciado luego que habrá comparecencia de prensa a las 11:45 en la Real Casa de Correos tras ese encuentro.

Nadie del equipo de la presidenta ha salido a dar explicaciones mientras en la Puerta del Sol, la sede de su Gobierno, crece la sensación de una dimisión inminente. Fuentes oficiales del Partido Popular dan por hecho que la presidenta ha citado a todo su gabinete esta mañana pero ni siquiera está claro que sea para un Consejo de Gobierno. Poco antes de las once de la mañana se ha reunido con personas de su máxima confianza, el consejero de Presidencia, Ángel Garrido, y su jefa de gabinete, Marisa González, los que le han arropado desde que comenzó es escándalo del máster, para afrontar esta nueva crisis.  

Entretanto, nadie del PP ha salido a defenderla en estas horas cruciales. Ningún dirigente ha hecho un pronunciamiento público. Los apoyos internos se le han ido cayendo a lo largo de las últimas semanas.

La dirigente madrileña estaba ya en una situación muy delicada tras las revelaciones de eldiario.es sobre la falsificación de su máster y sus controvertidas explicaciones en la Asamblea de Madrid, ante los medios de comunicación y en sus redes sociales para defenderse. Había ido perdiendo apoyos dentro del partido desde que estalló el escándalo, el 21 de marzo. Antes del 7 de mayo debe celebrarse una moción de censura en la Asamblea registrada por el PSOE. Toda la oposición, también Podemos y Ciudadanos, está de acuerdo en apearla de la presidencia si Cifuentes no renuncia antes.

El PP había decidido estirar la espera para meter presión a Ciudadanos y hacer ver a los votantes de centro derecha que el partido de Albert Rivera está decidido a votar junto a Podemos para derrocar a la presidenta de la Comunidad, la institución más poderosa que gobierna el PP tras el Gobierno central. 

Ahora, cunde la sensación en el entorno de la presidenta de que la cuenta atrás se ha activado definitivamente. Y ya nadie se atreve a pronosticar que Cifuentes vaya a llegar al 2 de mayo, la fiesta de la Comunidad a la que había invitado a la plana mayor del partido y del Gobierno central en las últimas horas, como presidenta. 

Desde que estalló la crisis de su máster, Cifuentes, que llegó al poder en 2015, no solo había decidido resistir, sino que hizo ver a su partido -cuando le llegaron las primeras presiones para que se apartase- que solo respondería ante el presidente. Frente a un sector del PP que veía cómo el partido se estaba desangrando por el escándalo del máster, Rajoy decidió aguantar y convertir cada una de sus comparecencias no en una defensa directa de Cifuentes pero al menos sí en dardos contra Ciudadanos. "Consejos vengo pero para mí no tengo", volvió a decir el presidente este martes en su rueda de prensa conjunta al lado del primer ministro turco,   Binali Yildirim. 

Rajoy añadió algo más en la misma comparecencia: "Lo que tenga que decirle a Cifuentes, si es que algo tengo que decirle, ya se lo diré en su día". 

El PP es un hervidero de rumores y ya nadie, ni siquiera en el círculo más cercano a Cifuentes, se atreve a hacer pronósticos, más allá de admitir que la carrera política de la dirigente que se presentó como la regeneración del partido en Madrid, está triturada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha