Yolanda Díaz en Castilla y León: un solo mitin con el candidato

Laura Galaup

0

Yolanda Díaz ultima su presencia en la campaña de Unidas Podemos en Castilla y León, la primera que afronta como líder de la coalicíon. La vicepresidenta segunda y su equipo han programado de momento un único acto, junto al candidato, Pablo Fernández, y ha descartado estar en el mitin de cierre de campaña el viernes 11 de febrero junto a los ministros Alberto Garzón, Irene Montero e Ione Belarra, que sí han confirmado su asistencia, por incompatibilidad con su agenda en el Gobierno.

El lugar y la fecha del mitin al que sí acudirá Díaz se cerrará en las próximas horas, según han confirmado fuentes conocedoras del plan de campaña.

Pablo Iglesias tiene programados dos actos en forma de diálogos con el candidato, pero no mitineará, por primera vez en la historia de Podemos. El fundador y exlider de la organización participará en dos debates sectoriales junto al cabeza de cartel, Pablo Fernández, en el que se abordarán temáticas como los bulos y las fake news.

El primer evento se celebrará este sábado en Valladolid y en él estará presente también María Sánchez, número dos por Valladolid y concejala municipal de IU. Para cerrar la campaña, desde el equipo de organización están cuadrando el acto en el que participarán los ministros de Podemos e Izquierda Unida; Ione Belarra, Irene Montero y Alberto Garzón.

En las últimas semanas, los líderes de la coalición habían reclamado la presencia de Díaz en la campaña, mientras la vicepresidenta segunda se reservaba un papel discreto en unos comicios que pillan a Unidas Podemos en un momento de transición, sin que haya cuajado aún el proyecto que Díaz prepara para las elecciones generales de 2023. Ese “proceso de escucha” para poner en marcha un proyecto que pretende ser la superación de Unidas Podemos sumando a más actores de la sociedad civil apenas había empezado cuando el pasado diciembre Alfonso Fernández Mañueco apretó el botón del adelanto electoral.

Así que el equipo de la vicepresidenta trabajaba en un protagonismo discreto de la líder de la coalición que no implique dejar solo al candidato de Unidas Podemos, en un momento en que la marca cotiza a la baja, y a la vez no traslade la idea de que es Díaz la que concurre a las urnas.

Las encuestas pronostican que el resultado de UP puede oscilar entre uno y tres procuradores. Desde la coalición buscan mejorar los resultados de de 2019, cuando Podemos obtuvo dos procuradores e IU se quedó fuera del parlamento autonómico. Aunque internamente se asume con incertidumbre las consecuencias electorales que pueda tener la polémica de las macrogranjas, que para algunos ha metido al espacio en una campaña donde a priori no iba a tener un papel relevante. Con la presencia de Díaz, desde la coalición buscan aprovechar el tirón de la vicepresidenta, actualmente la líder política más valorada (4,82), por delante de Pedro Sánchez (4,34), según los datos del CIS publicados este jueves.

Por primera vez, Izquierda Unida y Podemos se presentarán conjuntamente en Castilla y León. Este escenario de unidad, y el hecho de que no haya dos o más listas del espacio de Unidas Podemos, ha facilitado la presencia de la vicepresidenta segunda en Castilla y León.

La intensa agenda de la vicepresidenta, que desde hace dos días guarda cuarentena tras contagiarse por Covid, se complicará durante la campaña, que coincidirá con los últimos días de negociación parlamentaria para sacar adelante la convalidación de la reforma laboral en el Congreso, un trámite todavía por despejar, ya que los socios de la investidura no garantizan su apoyo parlamentario porque consideran que el contenido es insuficiente. Esa reforma laboral en la que Díaz se implicó desde el primer momento y que le costó algunos encontronazos dentro del Gobierno es una de los avales con los que quiere blindar su proyecto político como uno de los grandes acuerdos que ha propiciado desde que está al frente del ministerio.

Díaz ha intensificado su agenda con personalidades internacionales relevantes, como el encuentro celebrado la semana pasada junto al economista francés Thomas Pikkety o la visita al Vaticano, donde se reunió con el Papa Francisco.

El lanzamiento de la campaña en Castilla y León, que tuvo lugar este sábado en Valladolid, estuvo protagonizado por los secretarios generales de Podemos y del PCE, Ione Belarra y Enrique Santiago, y el coordinador de Alianza Verde, Juantxo López de Uralde. En su intervención, la ministra de Derechos Sociales reivindicó que Unidas Podemos es la auténtica alternativa para estas elecciones en Castilla y León para continuar con el proceso de cambio en España, frente a la pretensión de PP y PSOE de regresar al “bipartidismo. Y reivindicó la figura de su compañera de Gobierno, a la que describió como la ”mejor ministra de Trabajo del país que ha llevado los avances en derechos sociales más lejos que nunca“.

Yolanda Díaz ultima su presencia en la campaña de Unidas Podemos en Castilla y León, la primera que afronta como líder de la coalicíon. La vicepresidenta segunda y su equipo han programado de momento un único acto, junto al candidato, Pablo Fernández, y ha descartado estar en el mitin de cierre de campaña el viernes 11 de febrero junto a los ministros Alberto Garzón, Irene Montero e Ione Belarra, que sí han confirmado su asistencia, por incompatibilidad con su agenda en el Gobierno.

El lugar y la fecha del mitin al que sí acudirá Díaz se cerrará en las próximas horas, según han confirmado fuentes conocedoras del plan de campaña.

Pablo Iglesias tiene programados dos actos en forma de diálogos con el candidato, pero no mitineará, por primera vez en la historia de Podemos. El fundador y exlider de la organización participará en dos debates sectoriales junto al cabeza de cartel, Pablo Fernández, en el que se abordarán temáticas como los bulos y las fake news.

El primer evento se celebrará este sábado en Valladolid y en él estará presente también María Sánchez, número dos por Valladolid y concejala municipal de IU. Para cerrar la campaña, desde el equipo de organización están cuadrando el acto en el que participarán los ministros de Podemos e Izquierda Unida; Ione Belarra, Irene Montero y Alberto Garzón.

En las últimas semanas, los líderes de la coalición habían reclamado la presencia de Díaz en la campaña, mientras la vicepresidenta segunda se reservaba un papel discreto en unos comicios que pillan a Unidas Podemos en un momento de transición, sin que haya cuajado aún el proyecto que Díaz prepara para las elecciones generales de 2023. Ese “proceso de escucha” para poner en marcha un proyecto que pretende ser la superación de Unidas Podemos sumando a más actores de la sociedad civil apenas había empezado cuando el pasado diciembre Alfonso Fernández Mañueco apretó el botón del adelanto electoral.

Así que el equipo de la vicepresidenta trabajaba en un protagonismo discreto de la líder de la coalición que no implique dejar solo al candidato de Unidas Podemos, en un momento en que la marca cotiza a la baja, y a la vez no traslade la idea de que es Díaz la que concurre a las urnas.

Las encuestas pronostican que el resultado de UP puede oscilar entre uno y tres procuradores. Desde la coalición buscan mejorar los resultados de de 2019, cuando Podemos obtuvo dos procuradores e IU se quedó fuera del parlamento autonómico. Aunque internamente se asume con incertidumbre las consecuencias electorales que pueda tener la polémica de las macrogranjas, que para algunos ha metido al espacio en una campaña donde a priori no iba a tener un papel relevante. Con la presencia de Díaz, desde la coalición buscan aprovechar el tirón de la vicepresidenta, actualmente la líder política más valorada (4,82), por delante de Pedro Sánchez (4,34), según los datos del CIS publicados este jueves.

Por primera vez, Izquierda Unida y Podemos se presentarán conjuntamente en Castilla y León. Este escenario de unidad, y el hecho de que no haya dos o más listas del espacio de Unidas Podemos, ha facilitado la presencia de la vicepresidenta segunda en Castilla y León.

La intensa agenda de la vicepresidenta, que desde hace dos días guarda cuarentena tras contagiarse por Covid, se complicará durante la campaña, que coincidirá con los últimos días de negociación parlamentaria para sacar adelante la convalidación de la reforma laboral en el Congreso, un trámite todavía por despejar, ya que los socios de la investidura no garantizan su apoyo parlamentario porque consideran que el contenido es insuficiente. Esa reforma laboral en la que Díaz se implicó desde el primer momento y que le costó algunos encontronazos dentro del Gobierno es una de los avales con los que quiere blindar su proyecto político como uno de los grandes acuerdos que ha propiciado desde que está al frente del ministerio.

Díaz ha intensificado su agenda con personalidades internacionales relevantes, como el encuentro celebrado la semana pasada junto al economista francés Thomas Pikkety o la visita al Vaticano, donde se reunió con el Papa Francisco.

El lanzamiento de la campaña en Castilla y León, que tuvo lugar este sábado en Valladolid, estuvo protagonizado por los secretarios generales de Podemos y del PCE, Ione Belarra y Enrique Santiago, y el coordinador de Alianza Verde, Juantxo López de Uralde. En su intervención, la ministra de Derechos Sociales reivindicó que Unidas Podemos es la auténtica alternativa para estas elecciones en Castilla y León para continuar con el proceso de cambio en España, frente a la pretensión de PP y PSOE de regresar al “bipartidismo. Y reivindicó la figura de su compañera de Gobierno, a la que describió como la ”mejor ministra de Trabajo del país que ha llevado los avances en derechos sociales más lejos que nunca“.

Yolanda Díaz ultima su presencia en la campaña de Unidas Podemos en Castilla y León, la primera que afronta como líder de la coalicíon. La vicepresidenta segunda y su equipo han programado de momento un único acto, junto al candidato, Pablo Fernández, y ha descartado estar en el mitin de cierre de campaña el viernes 11 de febrero junto a los ministros Alberto Garzón, Irene Montero e Ione Belarra, que sí han confirmado su asistencia, por incompatibilidad con su agenda en el Gobierno.

El lugar y la fecha del mitin al que sí acudirá Díaz se cerrará en las próximas horas, según han confirmado fuentes conocedoras del plan de campaña.