La portada de mañana
Acceder
Del ‘caso Koldo’ al Grupo Mixto: la última semana de Ábalos en el PSOE
Un año de la Ley Trans: "Somos personas normales haciendo cosas normales"
Opinión - Aviso a navegantes: los mensajes entre líneas de Ábalos. Por Ignacio Escolar

Las emisiones de CO2 por quemar petróleo, gas y carbón suben en 2023 y marcan un nuevo récord histórico

Las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por quemar combustibles fósiles crecen otra vez en 2023. El uso de carbón, petróleo y gas ha lanzado unos 36.800 millones de toneladas de CO2, según los datos preliminares del equipo científico de Carbon Budget Project. Es un 1,1% más que en 2022 y “un nuevo récord”, concluye este estudio publicado en medio de la Cumbre del Clima de Dubái.

El mundo todavía espera el ansiado peak de emisiones. El máximo desde el cual doblar la curva y empezar a caer. Por lo que reflejan los cálculos de Carbon Budget (que implican a más de 90 instituciones de prestigio), la utilización de carbón, petróleo y gas por parte de los países aún está aumentando la cantidad de gases que se bombean a la atmósfera. “Se espera que el incremento esté alimentado por todos los tipos de combustible”.

Estos datos salen a la luz mientras en la COP28 de Emiratos Árabes Unidos se discute sobre cómo afrontar un abandono de –precisamente– los combustibles fósiles. Una cumbre climática en la que han desembarcado más representantes de compañías petrolíferas y gasísticas que nunca y que está presidida por el consejero delegado de la empresa de hidrocarburos emiratí, Sultan Al Jaber. Al Jaber ha tenido que responder a sus propias palabras, desveladas por The Guardian, en las que ponía en duda que hubiera evidencia científica que apoyara la necesidad de alejarse de los combustibles fósiles, como los que produce y comercializa la empresa que él mismo dirige.

Si a las cantidades calculadas por Carbon Project se suman las emisiones que provocan los llamados cambios en el uso del suelo, como es la deforestación, el volumen va a subir por encima de los 40.000 millones de toneladas, lo que implica “un nivel similar al de 2022” y crea una especie de meseta durante los últimos diez años “en lugar del drástico recorte” que hace falta para alcanzar el objetivo del Acuerdo de París: limitar el calentamiento de la Tierra a mucho menos de 2ºC y hacer todo lo posible por que sea 1,5ºC.

A este ritmo de emisiones, calcula el paper, la cantidad de CO2 que puede liberarse a la atmósfera para tener un 50% de probabilidades de limitar el recalentamiento de la Tierra a 1,5ºC extra se gastaría en solo siete años.

Por tipos de combustible

Respecto al carbón –que sigue siendo responsable del 41% de las emisiones fósiles–, el trabajo prevé un crecimiento del 1,1% liderado por China e India. EEUU y la Unión Europea presentan decrecimientos.

Del petróleo –causante del 32% de las emisiones– se proyecta otro incremento del 1,5% que repite el patrón respecto a zonas con subida y con bajada. En cuanto al gas –21% de las emisiones–, el documento muestra un ligero crecimiento del 0,5% con ascensos de EEUU, India y China y un ligero decrecimiento en la Unión Europea.

Una de las autoras del estudio, la profesora de la Escuela de Ciencias Ambientales de la Universidad de East Anglia, Corinne Le Quéré, explica que estos datos “muestran que los esfuerzos realizados hasta ahora no son suficientes, aunque sí que algunas políticas son efectivas”. Y luego añade que “el nivel actual de emisiones está incrementando rápidamente la concentración de CO2 en la atmósfera, lo que causa más cambio climático y aumenta sus impactos más graves”.

China e India suben sus emisiones de combustible fósil en general, mientras EEUU (-3%) y la UE (-7%) las reducen este año. “India tiene en 2023 más emisiones provenientes de combustibles fósiles que la Unión Europea”, detalla Carbon Budget.

Los aviones siguen escalando en su recuperación del terreno perdido por la pandemia de la covid-19 y el volumen de gases invernadero que expulsan subirá un 28% respecto a 2022

“Entre los puntos más importantes destaca la insuficiente acción y la lentitud mundial para reducir el uso de combustibles fósiles”, según el análisis de la consultora sobre sostenibilidad de la Fundación para la Investigación del Clima, Ana Hernández. “Son noticias desalentadoras, aunque persiste la confianza en que las políticas climáticas pueden ser efectivas”, remata en declaraciones al Science Media Centre.

El estudio incluye una mirada específica sobre la aviación y la navegación internacionales, que suponen casi el 3% de todas las emisiones mundiales de CO2. Los aviones siguen escalando en su recuperación del terreno perdido por la pandemia de la covid-19 y el volumen de gases invernadero que expulsan subirá un 28% respecto a 2022. Entre los dos sectores, las emisiones se incrementan un 11,9%.