eldiario.es

9

Gente que estudia en TV

Belén Esteban tampoco estudia, aunque se acaba de comprar una libreta para tomar notas

Pensaba ayer en quién estudia en la tele, y descubría que la alumna más aplicada resulta ser la mujer de un torero que estudia para protésica dental en Portugal después de que una universidad (de pago) madrileña no quisiera renovarle la matrícula por un 'quítame allá esa condena por estafa a la Seguridad Social'. Chimpún, María José Campanario. Alumna catódica del año. Flípenlo.

María José Campanario estudia. Karmele Marchante también estudia (Historia del Arte, dice). Estudian también los niños cuyas madres aparecen en los programas de Grissom y ARGH para denunciar abusos del profesorado de extraescolares o su propensión a la foto fugitiva en los vestuarios.

Estudian los alumnos huelguistas en los telediarios. Y Tamara Falcó, la hija que Isabel Preysler tuvo con el marqués de Griñón también estudia: la Biblia. Se lo juro, por dios, por supuesto. La hija de Belén Esteban, Andrea, también estudia y saca unas notas buenísimas, dice su madre mientras desciende por la espiral con una nueva nariz (en cada mano, como las tablas de la ley).

Seguir leyendo »

Samanta Villar nos quiere decir algo. Y no es nada bueno, seguro

La clave está en Samanta

[Aquí tienen los títulos de los programas de 'Conexión Samanta' en CUATROº desde su inicio, el 26 de noviembre de 2010, hasta ayer, 29 de noviembre de 2012: dos años de conexiones inexplicables. O tal vez no tanto]:


Fran Rivera

Seguir leyendo »

Aznar y la violencia ajena

Aznar, ese hombre

Seguro que se acuerdan, no fue hace tantos años: en un programa de Cuatro (antes de que se convirtiera en el 'low cost' de Telecinco) la reportera Marta Nebot le hacía una pregunta al presidente Aznar y éste le respondía con un elegante gesto viril: colarle un bolígrafo por el escote.

Anoche, el mismo Aznar y la misma reportera volvían a coincidir: él presentaba el primer volumen de su libro de memorias (o lo que sean) y ella iba como reportera estelar del programa de ARGH. Si don JoseMaría recordaba lo suyo con Nebot no lo sabemos, pero sí que sigue usando la misma táctica con las mujeres que preguntan lo que no toca: la inesperada invasión del espacio personal. Chungo. Mucho.

Del gesto de chulería del hombre partidario de la mujer/mujer poco tengo que decir que no se resuma en una arcada de proporciones mozárabes. Yo he venido aquí a hablar de otra de sus grandes virtudes expresidenciales: su capacidad para generarme un sentimiento de violencia ajena. Que es como la vergüenza ajena pero con chirriar de dientes y apretón de puños hasta lograr una elegante manicura francesa al natural a fuerza de impedir la circulación sanguínea a las uñas.

Seguir leyendo »

Triángulo violento televisivo

Violencia

La violencia como espectáculo aparece como una constante en los informativos televisivos que muestran imágenes registradas por cámaras de seguridad o por la policía. Atracos a supermercados, farmacias o joyerías, alunizajes bestiales en gasolineras, brutales escenas de violencia policial en alguna cuneta de la Norteamérica profunda,... Es lo que los productores de televisión llaman violencia gratuita (porque pueden sacarla de YouTube y no les cuesta un céntimo).


Es la violencia barata que sale carísima, porque acaba legitimando todo un discurso represivo que cruza el hilo argumental del resto del informativo: manifestantes vándalos, policía española buena, los pobres roban, los extranjeros más, y los extranjeros pobres, una barbaridad. Solo cuando España se inunda, podemos confiar en la clase media decadente y en los extranjeros que venden paraguas a la salida del Metro. El resto del (buen) tiempo, mejor desconfiar de nuestros semejantes y tenerle fe al telediario.

Seguir leyendo »

iPhone patrocina esta paja telefónica

De madrugada, los anuncios de sexo telefónico vuelven a jugar a pecar a bocados de manzana. Muy Antiguo Testamento todo, muy Génesis.

Seguir leyendo »

Porno Real

UNO

No disfruto del porno que no enfoca la cara de los actores o no respeta sus voces originales. Aborrezco el porno sin rostros y sin voz. O el porno doblado. Me espanta el porno doblado. Y me fascinan las películas porno en versión original con subtítulos (que suelen ser en inglés): me encanta leer cerdadas, me fascina pensar que hubo alguien escribiendo “Do you want me inside?' Tanta leyenda con los dobladores porno y tan poca consideración con los pornosubtituladores. Desde aquí los reivindico.


Seguir leyendo »

Tertulias porno gangbang

La Huelga General, por ejemplo. La Huelga General es una pornostar de proporciones misteriosas que vamos conociendo y desmintiendo a lo largo de todo un día: de tener inmensos pechos siliconados pasa a poseer un enorme miembro viril o a convertirse en una ninfa escuálida o en uno de esos jovencitos de nalgas prodigiosas y circenses honduras anales. La Huelga General se va adaptando a todas nuestras fantasías según avanza la jornada, mientras camina en los títulos de crédito, cada vez con menos ropa, más ceñido, más escotada, hasta el escenario donde espera el resto de protagonistas de este gangbang: los tertulianos, que aguardan en círculo mientras se cimbrean la polla para ponérsela dura, se pellizcan el clítoris y los pezones; se relamen y aguardan que la Huelga General se tumbe, de lado, en la mesa y se deje hacer, penetrar, saque la lengua, abra las piernas o las arquee y responda, sin entusiasmo, a las embestidas de las prodigiosas estrellas secundarias del porno que llenan las tertulias mañana, mediodía, tarde y noche.

Las noticias son estrellas de un porno que nos da para paja solo cuando algún tertuliano o tertuliana dice lo que pensamos y nos encuentra el punto G sobre el cuerpo ajeno vencido, sudado y múltiplemente penetrado de la Huelga General, por ejemplo.

Claro, que también hay estrellas del porno de la opinión que optan por hacer de la eyaculación precoz un arte...

Seguir leyendo »