eldiario.es

9

El hundimiento popular

La trama Púnica escapó al ojo incansable de la Lideresa que todo lo vigilaba. Andaba demasiado ocupada denunciando valientemente los abusos de aquellos jubilados que hacían acopio de paracetamol

46 Comentarios

Como todo el mundo sabe, porque es la verdad verdadera, Esperanza Aguirre destapó la trama Gurtel. Sin embargo, al parecer, la trama Púnica escapó al ojo incansable de la Lideresa que todo lo vigilaba, como el ojo de Sauron pero con más fuego y azufre.

Mientras ejercía como presidenta de la Comunidad de Madrid andaba demasiado ocupada denunciando valientemente los abusos de aquellos jubilados que hacían acopio de paracetamol sólo porque les salía gratis, o la vagancia de esos maestros que apenas trabajan veinte horas a la semana o la caradura de esos médicos del sistema público que luego se forran en el privado cuando rematan sus turnos de 24 horas.

Cuando dejó el cargo de presidenta, para dedicarse a las carreras de velocidad en circuitos urbanos, tampoco tuvo un minuto libre para indagar cómo alcaldes y altos cargos de su partido saqueaban las arcas de muchos ayuntamientos de Madrid. Se hallaba absolutamente concentrada en impedir que España acabe convertida en Venezuela mientras rastreaba el TL de la cuenta de Twitter de Zapata y decidía que más vale ser puta que nazi.

Cristina Cifuentes, la actual presidenta y anterior delegada del Gobierno, tampoco se percató de cómo sus compañeros de partido saqueaban a los madrileños. En su caso se encontraba completamente absorbida por la agotadora tarea de montar dispositivos policiales y amontonar antidisturbios para contener a las hordas revolucionarias que pretendían acabar con la democracia y la marca España con la vieja excusa de ejercer el derecho de reunión y manifestación.

Cuanto sucede en Madrid desde las municipales y autonómicas de mayo recuerda cada vez más al estrepitoso hundimiento de un régimen. El hasta ayer indestructible poder popular madrileño se derrumba catastróficamente bajo el peso asfixiante de veinte años de corrupción, impunidad y abusos.

El Esperanzaaguirrismo ya no está de humor ni para desafiar al marianismo desde los micrófonos de sus cadenas amigas. Para Esperanza Aguirre mantenerse viva un día más ya supone una victoria. A Cristina Cifuentes sólo le queda confiar en la capacidad de Ciudadanos para tragar con lo que sea para mantenerla en el gobierno y sacar el máximo partido posible de su necesidad.

Si a alguno de ustedes le queda todavía alguna duda sobre cómo las verdaderas razones para privatizar servicios públicos tienen mucho que ver con facilitar el reparto de contratos y favores y la colocación de amigos y militantes pero poco o nada que ver con la eficacia, la eficiencia o la calidad, ahí tiene la trama Púnica para acabar de convencerse. Otra más. Haciendo caja cuando se aplicaban a diestro y siniestro políticas de ajuste y sufrimiento masivo porque habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades y no había dinero ni para el alumbrado público. ¿Cuántas tramas más necesitan?

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha