eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Los santos culpables

- PUBLICIDAD -
Los centros de la mujer de la provincia de Málaga atienden a 2.843 víctimas de violencia de género en 2017

El pasado día 28, día de los Santos Inocentes, se conoció el último homicidio por violencia de género cometido hasta el momento de escribir estas palabras. Fue la tercera mujer asesinada en cinco días, y de nuevo el aire se llenó del desgarro del lamento y del silencio de quienes sólo hablan para atacar a las mujeres y poner ejemplos de su maldad y perversidad.

Ninguna de estas mujeres habría sido asesinada sin la complicidad de los santos varones que ahora callan, ni de muchos de los que se lamentan entre murmullos acusadores.

Son "santos" porque la santidad hace referencia a quienes se sienten libres de culpa y se presentan como ejemplo, y el machismo está lleno de "santos culpables" que celebran su festividad cada día saltando a las redes para hablar de las "otras violencias", de que "las mujeres también maltratan", o que el dinero del pacto de Estado se va a dedicar a subvencionar a las "asociaciones de mujeres que viven del cuento" y no a las "verdaderas víctimas", que son las que ellos deciden.

Y son muy santos porque, además de ser ejemplares y libres de culpa, sufren el martirio que llevan a cabo las mujeres a través de las "denuncias falsas", la imposibilidad de ver a sus hijos e hijas tras la separación, la pérdida de la presunción de inocencia… y tantos otros agravios que hacen de su vida un infierno, mientras las mujeres viven en una gloria donde son asesinadas, violadas, acosadas sexualmente, discriminadas en el trabajo, menos reconocidas en lo profesional y en lo salarial, sobrecargadas de tareas dentro y fuera de casa,  o beneficiadas con empleos precarios… En definitiva, como se puede ver, un verdadero paraíso comparado con el "infierno" de privilegios que viven los santos culpables.

No se puede ser cómplice de estos cómplices de la violencia de género. Esa complicidad compartida es la que necesitan para hacer de la normalidad y la pasividad social sus mejores secuaces a la hora de ejercer la violencia y llegar con ella hasta el homicidio, para luego decir que fue el alcohol, la droga o el arrebato quien las mató.

Resulta terrible escuchar y leer en las noticias sobre estos homicidios que en todos ellos había alguien que conocía la situación de violencia previa, pero la justificaban diciendo que "se llevaban mal", que "discutían como todos los matrimonios", o que “no pensaban que llegaría a matarla"… Esas son las trampas del machismo, unas trampas capaces de presentar como "normal" algo que nunca puede serlo, y que de hecho no lo es en ninguna otra circunstancia, salvo en violencia de género. Pero más terrible resulta comprobar que en algunos casos ese conocimiento de la violencia que antecedió al homicidio también llegó a las instituciones sin que estas pusieran en marcha las medidas existentes para proteger a las víctimas… ¿Qué necesitaban para hacerlo? ¿A qué esperaban?

Hay muchos "santos culpables" que presumen de dar ejemplo y de andar libres de toda culpa, pero son ellos los que llenan los días que separan a cada uno de los homicidios de odio y de argumentos para justificar la violencia contra las mujeres, los mismos que dicen que los hombres van a la cárcel sólo por la palabra de ellas, que los hombres se suicidan por los divorcios abusivos que imponen las mujeres, o que se quedan sin sus hijos e hijas sólo porque ellas los manipulan hasta lavarles el cerebro.

Son estos "santos culpables" los que ya mandan  palabras en dirección al nuevo año para que cuando finalice otros 50 o 60 hombres hayan asesinado a sus parejas o exparejas, y ellos puedan seguir responsabilizando de toda esta violencia a las propias mujeres y a las políticas que buscan erradicar su machismo original, mientras se reconfortan y disfrutan de su santidad culpable.

Mata el machismo, los machistas sólo ejecutan las decisiones que elaboran a partir de sus referencias, y mientras no se entienda esta situación continuará la violencia de género y con ella los homicidios de mujeres.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha