eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Miguel Lorente

Profesor Titular de Medicina Legal de la Universidad de Granada, también Médico Forense, Especialista en Medicina Legal y Forense, y Máster en Bioética y Derecho Médico. Ha trabajado en el análisis del ADN en identificación humana, el análisis forense de la Sábana Santa, y en el estudio de la violencia, de manera muy especial de la violencia de género, circunstancia que llevó a que le nombraran Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1036

Portacoces

La palabra es capaz de lo mejor y de lo peor, ya nos lo enseñó Esopo con sus fábulas. Pero lo que sorprende es la respuesta beligerante de quienes dicen defender el lenguaje de las palabras incorrectas mientras callan y consienten el ataque a la Igualdad y la convivencia minimizando y escondiendo las consecuencias de la desigualdad.

La reivindicación de la Igualdad, algo que debería ser la primera acción de cada día del Gobierno y de todas las instituciones, tanto por ser el único Derecho Humano reconocido formalmente y limitado estructuralmente, como por las graves y objetivas consecuencias que acarrea su déficit para las mujeres (violencia de género, homicidios, agresiones sexuales, violaciones, acoso, abuso, brecha salarial, precariedad…), se debe hacer a través de múltiples vías que permitan llegar a los diferentes escenarios de la sociedad y a la conciencia, pues es allí donde anida la desigualdad.

Seguir leyendo »

Carrozas y "karrozas"

Estoy de acuerdo, deberían limitar que vayan carrozas en la cabalgata de Reyes de Vallecas, pero no me refiero a los escenarios móviles donde se representa parte de la realidad y de los sueños, sino a esas "personas antiguas" a las que se refiere el diccionario. Esos "carrozas" que no forman parte de la actualidad ni de la tradición, y que siempre han ido a destiempo con el momento.

Y es que hay personas que se quedaron en la M-50 de la historia sin atreverse a avanzar hacia el centro de los días, y aún andan dando vueltas a la realidad de un tiempo y de una sociedad que avanza de manera decidida, mientras ellos contemplan el paisaje desde la distancia que supone su inmovilismo y la consideración de que todo lo que no sea hacer las cosas como ellos piensas, es atacar sus ideas, sus valores y sus creencias.

Seguir leyendo »

Los santos culpables

El pasado día 28, día de los Santos Inocentes, se conoció el último homicidio por violencia de género cometido hasta el momento de escribir estas palabras. Fue la tercera mujer asesinada en cinco días, y de nuevo el aire se llenó del desgarro del lamento y del silencio de quienes sólo hablan para atacar a las mujeres y poner ejemplos de su maldad y perversidad.

Ninguna de estas mujeres habría sido asesinada sin la complicidad de los santos varones que ahora callan, ni de muchos de los que se lamentan entre murmullos acusadores.

Seguir leyendo »

Los tres mosqueteros y la violencia de género

La descripción de la realidad no puede ser obra de la imaginación, sino de la observación y el análisis. Javier Marías debería saberlo antes de contar un relato como el que escribió en su artículo "Lo terrible de estos crímenes" (El País Semanal, 10-12-17), insistiendo en esa idea tan frecuente de presentar los acontecimientos relacionados con el machismo como un accidente, y no como su consecuencia.

Sorprende que una persona como él no sea capaz de descubrir las referencias de un machismo omnipresente, y de esa camaradería práctica que hace pasar la realidad como el resultado de su aventura.  La situación no es muy diferente a la que seguro identifica sin problema dentro de otra ficción como la de la novela de Alejandro Dumas, “Los tres mosqueteros”. El machismo actúa del mismo modo a como lo hacían Athos, Porthos y Aramis y su becario D’Artagnan bajo la idea del “ todos para uno, y uno para todos”, porque esa es la clave del machismo y la referencia que lleva a cada uno de los hombres que lo decide a usar la violencia sobre las ideas comunes a todos, para que luego esa conducta individual refuerce la construcción cultural que da lugar a que los hombres entiendan que ese recurso a la violencia contra las mujeres es algo "normal", o sea de todos; es decir, de aquel que lo decida.

Seguir leyendo »

El uzbeko de 29 años y la ocultación del asesino de género

Un uzbeko de 29 años llamado Sayfullo Saipov, cuya foto ha aparecido en la portada de los diarios de todo el planeta mostrando su larga barba y su camisa de cuadros blancos y oscuros, es, según las investigaciones, el autor del atentado terrorista ocurrido en Nueva York. En tan sólo un día conocemos a sus amistades, a parte de su familia y de su vida.

Nadie duda en mostrar de inmediato la identidad, la imagen y los detalles de la vida de los autores de aquellos crímenes que se consideran un ataque al orden dado y a la convivencia establecida bajo sus referencias. Son enemigos extraños, gente que ataca desde fuera para acabar no sólo con la vida de las personas que quedan bajo el radio de su violencia, sino que también lo hacen para destruir nuestros valores, ideas y sentimientos.

Seguir leyendo »

Complicidad asesina en red

Nada es casual, y menos en la violencia estructural. Una violencia que se mantiene en el tiempo gracias a todo un clima de opinión y acciones que crean el ambiente necesario para justificar su existencia, y luego integrar sus golpes puntuales cuando se producen en determinados momentos. ¿Recuerdan la frase de Arzallus , "unos sacuden el árbol para que otros recojan las nueces"?

Rosa María, una joven de 22 años fue asesinada este lunes (25-9-17) en Cartagena, justo después de haber denunciado el acoso que sufría por su asesino.

Seguir leyendo »

Algunos hombres malos

El hombre es bueno por naturaleza, ya lo dijo Rousseau, aunque luego se convierta en un lobo para Caperucita, sobre todo si es roja y feminista. En cambio la mujer es mala por esa misma naturaleza, aunque luego se conviertan en madres y santas, siempre bajo los dictados de un hombre y un dios que las controle y las oriente por el buen camino.

La bondad o la maldad esencial, esa que va unida a la identidad de las personas, no se mide por la conducta aislada, sino por el papel que dicha conducta tiene dentro del grupo o de la sociedad donde se lleva a cabo. Por eso, cuando el sistema está construido sobre el machismo y los valores e ideas que se adoptan como normales están fundamentados sobre la desigualdad, los comportamientos dirigidos a mantener el modelo, a corregir las desviaciones que se produzcan dentro de él, o a castigar comportamientos que puedan debilitarlo, no se ven como “malas acciones” ni como algo negativo en su esencia, aunque se pueda cuestionar, incluso sancionar, su resultado cuando este supere ciertos límites. Pero, en esos casos, lo que se cuestionará será la extralimitación en el resultado, no la conducta a favor del sistema.

Seguir leyendo »

Cuatro funerales (frustrados) y un pacto

No, no es una película como la protagonizada por Hugh Grant y Andie McDowell en 1994, es la realidad de un machismo que responde con violencia a las medidas adoptadas en el  Pacto de Estado contra la violencia que nace de sus entrañas para perpetuar su mundo de privilegios y ventajas.

Ese es el lenguaje y el diálogo del machismo; frente a la Igualdad y la Democracia responde violencia. Ante el consenso y la unidad, contesta con egoísmo y su pensamiento único. Frente a la convivencia y la Paz, habla a través de la agresión y la muerte.

Seguir leyendo »

Escotes y paquetes

La Facultad de Medicina de la Universidad Libre de Bruselas ha pedido a sus alumnas que en la ceremonia de graduación luzcan un “escote bonito”, y no es la primea vez que solicita el lucimiento del cuerpo de sus alumnas. Como sigan así me temo que van a proponer acortar la toga y quitarle las mangas para alcanzar el canon manifestado por el anterior alcalde de Granada, Torres Hurtado, según el cual “las mujeres, cuanto más desnudas, más elegantes”.

Ante esta petición académica caben dos posibilidades, bien que como entidad científica la Facultad de Medicina quiera demostrar que la estética no está reñida con la inteligencia, y evidenciar que una médica puede ser sexy y atractiva, y de ese modo romper con el estereotipo de que las “rubias son tontas” o que las mujeres atractivas se dedican a buscar novio en la universidad, no a formarse parta desarrollar una profesión que les permita llevar una vida autónoma e independiente de un hombre. O bien, que se trate de una expresión más de la cosificación de las mujeres que lleva a entender que, con independencia del contexto y las circunstancias, el cuerpo y su atractivo sexual es la referencia por la que se valora y reconoce a las mujeres por encima de cualquier otro criterio y, por supuesto, por delante del curriculum y los conocimientos adquiridos en la universidad.

Seguir leyendo »

Segregación en las aulas

No es casualidad que desde sectores conservadores de la sociedad creen colegios para niños y colegios para niñas, y que, en cambio, no pidan hospitales para hombres y otros para mujeres. O que en los que ahora existen haya Servicios de Pediatría para niños y otros para niñas. Lo mismo que no es nada casual que desde esos mismos sectores creen universidades privadas para hombres y mujeres, y no abran universidades para hombres y universidades para mujeres, saben que a esas edades ya no hace falta separarlos.

Cuando piden segregar a niños y a niñas en la educación es porque son muy conscientes del instrumento que supone hacerlo para definir sus identidades por contraste, y con ellas normalizar que los roles, las funciones, los tiempos y los espacios para hombres y mujeres en la sociedad son diferentes.

Seguir leyendo »