eldiario.es

Menú

Justiciables perplejos

Enrique López / EFE

Hechos recientes protagonizados por togados con puñetas merecen reflexión y comentario. Me curo en salud citando a Bioy Casares, muy acertado escribidor: "El mundo atribuye sus infortunios a las conspiraciones y maquinaciones de grandes malvados. Entiendo que se subestima la estupidez". Sin olvidar la constatada advertencia de Tácito: "Cuanto más corrupto es un Estado, más leyes tiene". Y, por ende, más togados.

Cuatro vocales de la comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial han introducido una demanda ante el Tribual Supremo contra una decisión del presidente de ambos órganos que entienden favorece en un nombramiento los intereses del Gobierno nacional por cuanto previene en su beneficio al magistrado que presidirá la sala competente del Supremo. Las tácticas adecuadas al objetivo estratégico de proteger al poder, lo ostente quien lo ostente, existían en Sumeria y continúan en la civilizada UE. Según la demanda, el magistrado Lesmes pudo haber hecho oposiciones en Ugarit.

En otra maniobra adobada de reglamentistas decisiones encadenadas, el Ministerio de Justicia ha logrado situar en la secretaría de la sala de gobierno de la Audiencia Nacional una persona compañera de estudios, y amiga, del presidente del Gobierno. En ese puesto tendrá anticipadas noticias de investigaciones policiales ordenadas por los jueces sobre personajes públicos, privados o no, miembros políticos de la Administración, miembros de las oposiciones políticas del Congreso y Senado, de los aparatos de los partidos. Only a surfer knows the feeling.

Seguir leyendo »

La colina del loco

España sigue siendo una montería. Ya lo vaticinó Carlos Saura con su parábola "La caza". O Luis García Berlanga con "La escopeta nacional". Ahora, ese título da nombre a una chirigota ilegal que recorre las calles de Cádiz sin presentarse a concurso y que entona una parodia del célebre cantable "Mi querida España" de Cecilia.

En efecto, España es la querida de un puñado de poderosos, una tradición que se remonta a sus católicas majestades y que amanece en el país de hoy, en cuyo callejón del gato conviven tahúres y tiralevitas, facinerosos y asesinos, hidalgos y títulos, mujeres en pie de paz, espiritistas y asustaviejas, leguleyos y tramposos, monarcas y tricolores, trileros de la política y prestidigitadores de las altas finanzas. Ese es el panel de buena parte de las entrevistas a las que dio forma y fondo Jesús Quintero, que usó su micrófono como un microscopio para escudriñar las células vivas y muertas de la transición democrática.

Era un fantasma que recorría las noches de la radio cuando se hacía pasar por El Loco de la Colina. Luego fue perro verde, vagamundo o pasó lista a la cuerda de presos de este país carcelario. Ante sus silencios cruzaron cojos manteca y guerrilleros de cristo rey, artistas de fuste y personas sin nombre, jornaleras y nuncios, sabios sin cátedra o catedráticos sin sabiduría, caricatos, reidores, flamencos y místicos, psicópatas y risoterapeutas. De entre sus archivos, Mercedes Moncada ha espigado declaraciones, frases aisladas, miradas de soslayo y humo denso, como las teselas de un mosaico que reconstruyen el retrato robot de este país, durante la transición democrática hasta nuestros días, en una secuencia que lleva hasta esa otra larga encrucijada que nos transporta al menos hasta 500 años atrás. Quintero es el demiurgo, pero es ella quien oficia la ceremonia. El comunicador asiste al desfile de sus viejos fantasmas mediáticos, como un testigo que persiguiera al conejo de Alicia hasta un espejo de plasma donde no existió nunca el país de las maravillas.

Seguir leyendo »

Se llamaba Aylan Kurdi: recuérdenlo siempre

Se llamaba Aylan Kurdi y con tan sólo 3 años perdió la vida mientras viajaba con su familia huyendo del miedo y la barbarie que supone la guerra. Su madre y su hermano le acompañaron en ese viaje sin retorno al que un mar enfurecido los condujo frustrando su búsqueda de la paz. No era la paz de la muerte la que buscaban cuando decidieron emprender la aventura de escapar de su país para encontrar un futuro mejor.

A estas alturas todos conocemos hasta el más mínimo detalle de la trágica historia de Aylan y su familia, pero por mucho que sepamos hoy de esta historia la olvidaremos pronto. Olvidaremos cómo se llamaba, olvidaremos su edad, olvidaremos la fecha en la que ocurrió e incluso la playa que fue testigo del atroz desenlace. Olvidaremos, sin duda, olvidaremos…olvidaremos porque olvidar es la mejor cura del alma ante el sufrimiento.

Sin embargo, habrá algo que no olvidaremos nunca que nos acompañará siempre en el recuerdo y en la conciencia. Jamás olvidaremos la imagen de Aylan tumbado en esa playa de arena blanca con su camisetita roja y sus pantaloncitos cortos, con la oreja pegada a la arena como si tratara de escuchar los latidos de la tierra. Aylan no oyó esos latidos porque la Tierra no late, sencillamente porque la Tierra no tiene corazón.

Seguir leyendo »

No hay alternativa

24 Comentarios

"There is no alternative", el eslogan atribuido a Margaret Thatcher en los años 80 del siglo pasado ha sido el mensaje transversal, permanente y repetido una y otra vez a lo largo de los últimos treinta años por el establishment occidental, también en España. Aplicando el principio del adagio latino "Gutta lapidem cavat non vi sed saepe cadendo" (La gota horada la piedra no por su fuerza sino por su constancia en la caída), el neoliberalismo ha mantenido, como un junco, ese lema en su actuación política.

En cualquier conflicto, crisis o tensión ese pensamiento ha impulsado toda la acción del sistema económico imperante: bajo la inflexibilidad, el mantenimiento de políticas o el desarrollo de otras encaminadas a cercenar derechos y libertades. Es la convicción (su convicción) de que se pone en marcha, en el caso de la derecha política y cultural, por coherencia con un nuevo modelo económico y social; y en el caso de la vencida y resignada socialdemocracia, porque no hay otra alternativa posible.

Desde el conflicto minero a principios de los años 80, que retratan de manera emocionante películas como Billy Elliot o más recientemente Pride, hasta las movilizaciones acaecidas en Grecia o España en estos últimos años, el neoliberalismo ha mantenido ese eslogan manido de forma inflexible.

Seguir leyendo »

¿Qué esperamos los autoconsumidores de energía de un buen Gobierno?

El autoconsumo de electricidad, y su regulación por parte del Gobierno, han entrado por fin en España en la agenda de debate político y social. Como mucha gente, en nuestra familia hemos estado desde finales de 2011 esperando a que esta se produjera para invertir en una pequeña instalación. Finalmente, el verano pasado, después de estudiar varias alternativas, nos decidimos a no esperar más e iniciar los trámites para dotarnos de una instalación de 6 placas de 250 w acogiéndonos al programa de incentivos para el desarrollo energético sostenible de Andalucía. Muchas personas conocidas y amigas están pendientes de conocer cómo lo hemos hecho y si la instalación se amortiza en un periodo razonable. Estando como estamos en vísperas de que el Gobierno apruebe en los próximos días el decreto que regulará el autoconsumo, es buen momento para hacer un primer balance y analizar en qué medida dicho decreto nos va a afectar y qué le pediríamos al Gobierno los consumidores para favorecer el autoconsumo.

Voy a tratar de responder a varias preguntas. La primera de ellas sería por qué es de interés general el autoconsumo, y por tanto, se debe regular y estimular. La segunda sería si con el marco regulatorio que va a aprobar el gobierno es viable hacerse autoconsumidor. La tercera sería qué podría hacer el gobierno para impulsar de verdad el autoconsumo.

Respecto a la primera pregunta, partiendo de que nos encontramos en el principio del fin de la era de las energías fósiles por agotamiento de recursos, de que las energías renovables son el futuro, de que disponemos de ellas en abundancia y de que son un elemento clave en la lucha contra el cambio climático, es necesario emprender cuanto antes la transición hacia un sistema renovable. Dentro de esa transición uno de los pilares será que cada edificio, cada barrio, cada ciudad sean capaces de producir la mayor parte posible de la energía que consumen y para ello el autoconsumo será fundamental, luego es de interés general y se debe regular para facilitarlo y estimularlo al máximo.

Seguir leyendo »

Reconquistando el cometido social y real de la vivienda

EFE

El estallido de la burbuja inmobiliaria dejó al descubierto un sector débil, un gigante con pies de barro que, al desplomarse, hizo tambalear nuestra economía. Pero lo peor se escondía detrás de las cifras macroeconómicas: cientos de miles de rostros que, primero, incrédulos, les costaba asimilar lo que se les venía encima y que, después, se tornaron desesperación cuando por fin acertaron a adivinar su alcance. Unos datos que evacuaron una dramática sucesión de impagos, despidos, quiebras, desahucios, familias desamparadas y pobreza. Una pobreza que sólo nuestros abuelos recordaban.

La razón principal de este descalabro, aunque sí la que originó las más devastadoras consecuencias, no fue el alocado y cómplice proceder de los mercados hipotecario e inmobiliario, sino que la vivienda dejó de responder a las necesidades reales, a cubrir una función social, y se convirtió, como los bulbos de tulipán hace cuatrocientos años, en un medio con el que toda la ciudadanía tenía la expectativa de enriquecerse. Fue la sociedad, engañada, la que propició que un sistema desalmado arrebatara a la vivienda su razón de ser. Lejos quedaban lecciones económicas históricas.

Este desapego, esta enorme brecha, entre economía real y economía financiera, es el equivocado atajo al que ha recurrido de forma continuada la Escuela de Chicago para no desacelerar el galope de un crecimiento capitalista que dejó de fundamentarse en proyectos reales hace décadas. De nuevo, como en la Holanda de hace cuatro siglos, la economía ha trascendido lo real para abrazar un enmarañado conglomerado de mecanismos financieros (warrants, futuros, etc.) que carecen de sustento real alguno, y que funcionan en muchos casos como infames empresas multinivel.

El monetarismo ha dejado de ser un instrumento al servicio de la economía real para convertirse en un objetivo en sí mismo, en el que unos pocos juegan a enriquecerse sin preocuparles lo más mínimo lo que sucede fuera de sus acristaladas oficinas a cientos de pies de la calle; una calle en la que millones de personas luchan por sobrevivir.

Mientras estos brokers  trajeados ganan mareantes cifras en concepto de comisiones por las miles de operaciones que realizan a diario, el impacto en las economías reales pasa sin pena ni gloria en el mejor de los casos, cuando no hacen quebrar Estados enteros, sirven para blanquear dinero de actividades delictivas, son usados como subterfugios para eludir el pago de impuestos, o provocan guerras y hambrunas. No son solo los diamantes los que se tintan del color de la sangre.

Seguir leyendo »

La apostasía de Alex y las redes de inclusión

Ha llegado Septiembre y Alex ha recibido una llamada episcopal para rechazarle como padrino de bautizo de su sobrino sólo por ser transexual apelando a normas canónicas que no citan a las personas Trans.

No hay ni una sola palabra en la Biblia que hable de las y los Trans ni en ninguna doctrina oficial. Pero son excluidos por la moral de los prejuicios y de la discriminación social.

En un vaivén eclesial veraniego como el oleaje del océano gaditano el Obispado de Cádiz y de Ceuta dice NO a Alex y luego rectifica y dice que SI y ahora NO otra vez.

Seguir leyendo »

A propósito del despropósito del desdoble de la A4 entre Sevilla y Cádiz

Diversos miembros del PP de Sevilla, hace unos días a pie de la A4 en Los Palacios y Villafranca, para recalcar su compromiso con el desdoble

Empezaremos por el  final. En diciembre de 2019 cumple el periodo de la concesión de la Autopista AP-4 entre Sevilla y Cádiz. Reclamar el desdoble de la carretera convencional que cubre el mismo trayecto pero con más kilómetros y, sobre todo, anunciar (reiteradamente) la contratación de las obras por parte del Ministerio de Fomento, carece de toda lógica desde la lógica de la eficiencia de la asignación de recursos públicos, de la lógica inversora del Ministerio de Fomento, de la lógica de la conservación de la red de carreteras.

Porque el 31 de diciembre de 2019, la AP-4 se integrará en la red de autovías del Estado, y en esa fecha la conexión entre Sevilla y Cádiz contará con una autovía libre de peaje y otra aún en construcción, en el supuesto de que llegara a iniciarse.

Puede tener alguna lógica política, por la insistente petición local de que se proceda a ello, y no es baladí que la aprobación de la licitación de las obras del tramo Dos Hermanas-Los Palacios se publicara en el BOE del 22 de mayo pasado, a 48 horas de las elecciones municipales en España. Estoy acostumbrada a escuchar que "a mí con argumentos no se me convence", pero hay que tirar de argumentos y razones para subvertir esta cultura a favor de la sobreinversión en infraestructuras viarias.

Seguir leyendo »

Sir Francis Drake, los canales de Sicilia y De la Mancha y los negros que ocupan Europa

Un grupo de inmigrantes descansa bajo una carpa de la Cruz Roja después de desembarcar en Italia / EFE

La UE va a privatizar parte de la vigilancia área del Mediterráneo para controlar las salidas de emigrantes de Libia camino del Canal de Sicilia. Como los ingleses y su rey hicieron sir al pirata Francis Drake para que se encargara de controlar la piratería y pacificar al personal levantisco. Hollande ha mandado otros 500 gendarmes a Caláis para impedir a los negros entrar en el túnel del Canal de la Macha. Cameron anuncia que va a comprar perros, no para cazar zorros que está prohibido, sino perros contra los negros y más policías. El ministro Fernandez, español, más modesto, ha ido a Ávila a besar restos de Teresa de Ahumada, ignoro si el brazo incorrupto de la Santa que acompañaba al Generalísimo, mientras los mehanies marroquíes debidamente pagados por España dan palos a los negros que intentan entrar en Melilla y así no sean imputados los guardias civiles de la valla. Y sir Francis Drake sin aparecer.

La Corona de España cobraba 8 ducados por cada licencia para llevar negros esclavos a las colonias americanas. Solo en el siglo XVI concedió 120.000 licencias. 120.000 negros esclavizados. Ahora Rajoy y Fernandez se niegan a aceptar más de 1.500 refugiados tras la propuesta de la UE. En 1515 nació Teresa de Cepeda y Ahumada. Enriqueta Vila calcula que en el siglo XVII llegaron a esas colonias españolas 268.204 esclavos negros. Se autorizaba a los barcos de tratantes a cargar una demasía del 40% para compensar los muertos y enfermos que había que tirar a la mar. En 1765 la Compañía Gaditana de Negros, los traía de Senegal, Cabo Verde y Gorea. En
Puerto Rico, tierra de soberanía española había, en 1872, 31.000 esclavos negros.

Los franceses tan acogedores, solo entre 1675 y 1700, llevaron 40.000 negros esclavizados a la Martinica, 8.000 a Guadalupe, 7.000 al actual Haití, entonces el Este de La Española y 2.000 a la Guayana.

Seguir leyendo »

¿Qué es la prejubilación?

Hace ya décadas que en los medios políticos, sociales y económicos, se habla de la prejubilación como una realidad incuestionable. Fundamentalmente porque, desde entonces, es frecuente la ejecución de procesos de reestructuración empresarial en los que, entre otras posibles medidas, se opta por la prejubilación de los trabajadores. Y, sin embargo, a fecha de hoy, no existe en el ordenamiento español una norma que defina la prejubilación o la configure, expresamente, ni como causa de extinción de los contratos de trabajo, ni como una de las contingencias protegidas o de las prestaciones que integran la acción protectora del Sistema de Seguridad Social. Se produce una indefinición normativa que provoca, con más frecuencia de la deseable, una idea equívoca de lo que es y lo que implica la prejubilación, tanto desde el punto de vista laboral, como desde la perspectiva de su protección social (es un error común la consideración de la prejubilación como una forma de jubilación anticipada).

A pesar de la indeterminación legislativa, los operadores jurídicos coinciden en caracterizarla como aquella decisión que se materializa en un proceso de reestructuración empresarial y que implica, necesariamente, el cese en el empleo de trabajadores de edad avanzada: un cese que tanto puede ser voluntario (ya sea por acuerdo entre empresario y trabajador, ya sea por decisión unilateral de este último -a través de las llamadas bajas incentivadas-) como involuntario (normalmente, a través de un despido por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, individual o colectivo) y que siempre ha de referirse a un trabajador de edad madura o próxima a la general de jubilación. En atención a tales notas esenciales, se puede definir la prejubilación como la situación en la que se encuentran los trabajadores que han perdido su empleo a una edad avanzada hasta alcanzar la edad prevista para recibir una pensión de jubilación, ordinaria o anticipada, de la Seguridad Social.

Pero si el límite máximo de las situaciones prejubilatorias es fácilmente deducible de las normas que delimitan la edad de acceso a tales pensiones, no sucede lo mismo con el mínimo, en tanto que ni en las normas sustantivas ni en la negociación colectiva existe un límite de edad, único y general, que permita diferenciar la situación de los prejubilados de aquella que afecta al resto de los trabajadores que pierden su empleo y pasan a la situación de desempleados. Y sin embargo, la delimitación es sumamente importante. De un lado, porque los prejubilados tienen una posición privilegiada respecto al resto de los desempleados ya que, junto a las prestaciones o ayudas, públicas o semipúblicas (si se atiende a su forma de financiación), que compensan la pérdida de ingresos que deriva de la extinción del contrato, suelen percibir ciertas contraprestaciones complementarias que derivan de compromisos asumidos por el empresario, que siempre mejoran el importe de la protección básica y que permiten un mayor acercamiento al salario de activo del afectado (que es el ideal de cobertura). De otro, porque por razones de edad, es habitual que los prejubilados se coloquen en una situación de tránsito o espera hasta su jubilación definitiva y por ello, ni buscan, ni tienen necesidad de encontrar un nuevo empleo.

Seguir leyendo »