eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Entrevista a Antonio Orejudo sobre las cuchillas

La ecuación de la vicepresidenta, equiparando a Marruecos con la cárcel, ilustra muy bien el pensamiento de este Gobierno: a un lado de la valla están los que tienen y al otro, los que no tienen.

- PUBLICIDAD -

Pregunta. ¿Ha visto usted la página web de la empresa que fabrica para el Ministerio del Interior el famoso alambre de cuchillas tipo Concertina ®?

Respuesta. No, la verdad. Prefiero navegar por otros sitios.

P. Pues llama la atención la cantidad de instalaciones que se protegen con este tipo de alambrada: puertos, aeropuertos, centrales nucleares, empresas privadas, centros penitenciarios, incluso viviendas particulares. ¿Por qué se ha armado este follón precisamente con las que están colocadas en la frontera con Marruecos?

R. Qué tiempos estos en los que es necesario glosar la obviedad. El alambre de cuchillas que se coloca en las centrales nucleares tiene por objeto disuadir a los terroristas. Si usted coloca la misma protección en una central nuclear que en una frontera con Marruecos está considerando a los marroquíes que quieren saltar la valla tan peligrosos como los terroristas que quieren volar una central nuclear. Pero, vamos, no es necesario tanto análisis para saber cómo funciona el cerebro hemipléjico de nuestros gobernantes. Por si cupiera alguna duda, ya lo ha dicho la vicepresidenta con todas las letras: las vallas de Melilla cumplen la misma función que las vallas de las cárceles. Es decir, a un lado de las cuchillas están los delincuentes y al otro los ciudadanos de bien. Sólo que esos supuestos delincuentes no han cometido todavía ningún delito, al menos mientras permanezcan al otro lado de valla.

P. Precisamente para eso están las alambradas, para disuadir de que se cometan. Todos los heridos se lastimaron delinquiendo. Como dice Rajoy, las vallas están para que no se salten.

R. Claro que sí. Pongamos alambre de cuchillas en las vallas de los colegios y sobre todo en Almonte, alrededor de la ermita donde está la Virgen del Rocío, para que no salten la valla antes de tiempo los fanáticos de la madrugá. No, mire: la ecuación de la vicepresidenta, equiparando a Marruecos con la cárcel, ilustra muy bien el pensamiento de este Gobierno, por lo demás muy simple: a un lado están los que tienen y al otro, los que no tienen. Los enemigos de los que tienen son los que no tienen. Por eso se protegen de ellos. ¿Cómo? Intentando limitar el poder de las huelgas, prohibiendo las manifestaciones o levantando alambradas de espino donde haga falta, como si los pobres marroquíes que quieren saltar la valla fueran zombies de The Walking Dead y no pobretones. Si esto no es lucha de clases, ¿qué es?

R. ¿Qué le ha parecido la reacción del PSOE ante este asunto?

Rubalcaba & Rajoy son una pareja artística. Si el asunto de la inmigración no fuera trágico, ellos serían tan cómicos como Hernández y Fernández, los de Tintín. Uno dice Mariano, las cuchillas cortan, y el otro contesta Yo aún diría más: las cuchillas cortan. Yo ya no sé si lo de Rubalcaba es de juzgado de guardia o de urgencia hospitalaria. Quien ahora pide con tanto desparpajo que Mariano quite las cuchillas no lo hizo, o no lo hizo del todo, mientras fue ministro del Interior. Tampoco movió un dedo para mejorar las inhumanas condiciones de los inmigrantes encerrados en los Centros de Internamiento de Extranjeros. Al contrario, Rubalcaba siempre fue partidario de prolongar esas miserables estancias más allá de los 40 días que marcaba entonces la ley.

P. ¿Usted es de los que creen que en este asunto no hay diferencia entre PSOE y PP?

R. Claro que hay diferencia. El discurso del PP sobre la inmigración es inhumano, pero al menos es coherente con el resto de su ideología. Y sobre todo es claro; sus ideas podrán parecer más o menos repugnantes, pero nadie se siente engañado cuando las enuncian o las ponen en práctica. En cambio, el discurso del PSOE en boca de Rubalcaba además de ser un fraude es un insulto a los que tenemos no digo ya memoria, sino simple conexión a internet.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha