eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bernardo Gutiérrez

Es periodista, escritor y consultor de medios. Sus textos han aparecido en medios como Público, El País, 20 Minutos, Esquire, La Repubblica, Open Democracy, Der Tager Spiegel o National Geographic, entre otros. Ha publicado los libros Calle Amazonas y #24H, una obra copyleft. Fundador de la red de innovación FuturaMedia.net. Interesado en la tecnopolítica, la cultura digital y el software libre.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 611

¿Reformar España de abajo arriba?

Los de abajo. La ciudadanía. Proceso constituyente. La crisis catalana ha resucitado algunos de los mantras que resonaban en las plazas en 2011. Desde que el grito “parlem” rezumba en las redes sociales, llena plazas con personas vestidas de blanco y engalana balcones con banderas blancas, la sociedad civil parece haber vuelto a la arena política. Tras un impase de absoluto dominio de la política representativa, se abre un nuevo escenario. El choque de trenes de la clase política española y catalana recibe un tirón de orejas desde abajo. Cristina Flesher, socióloga de la universidad californiana de Berkeley, en su detallado artículo  España: Hablemos?, parlem?, elogia a la ciudadanía española. Resalta su capacidad de auto organización y de acción colectiva. “Algo muy notable está pasando en España, la organización de ciudadanos de base de todo el país que deciden movilizarse para que las partes en litigio sepan que "España es un país mejor que los que lo gobiernan". (...) El auge de esta movilización ciudadana de base no sólo recuerda la campaña para las elecciones municipales en las que el Movimiento de Liberación Gráfica de Barcelona y Madrid desempeñó un papel crucial, sino también a las protestas del 15M en 2011, cuyo lema era "¡Democracia Real Ya!”.

La irrupción del grito “parlem” en toda España, desplaza algo el tablero de juego de la macropolítica. El Gobierno español y el Govern catalán no esperaban una nueva línea de fuga cocinada desde la ciudadanía. Nada hacía prever un meteorito desdibujando el binarismo tejido alrededor de la cuestión catalana. Sin embargo, la República catalana de 8 segundos  o el debate en el Congreso español acapararon todas las atenciones. La política representiva que cuestionó el 15M en 2011 está en el centro de los focos. Sigue siendo protagonista. Resiste. La reforma constitucional pactada por el PSOE y el PP nace desde arriba. Y parece un recado claro que enfría los deseos de abrir el candado del régimen del 78 de los de abajo. ¿Fin de ciclo o repliegue de régimen? Difícil saberlo. Las piezas seguirán moviéndose durante las próximas semanas.

Seguir leyendo »

¿Reformar España de abajo arriba?

Los de abajo. La ciudadanía. Proceso constituyente. La crisis catalana ha resucitado algunos de los mantras que resonaban en las plazas en 2011. Desde que el grito “parlem” rezumba en las redes sociales, llena plazas con personas vestidas de blanco y engalana balcones con banderas blancas, la sociedad civil parece haber vuelto a la arena política. Tras un impase de absoluto dominio de la política representativa, se abre un nuevo escenario. El choque de trenes de la clase política española y catalana recibe un tirón de orejas desde abajo. Cristina Flesher, socióloga de la universidad californiana de Berkeley, en su detallado artículo  España: Hablemos?, parlem?, elogia a la ciudadanía española. Resalta su capacidad de auto organización y de acción colectiva. “Algo muy notable está pasando en España, la organización de ciudadanos de base de todo el país que deciden movilizarse para que las partes en litigio sepan que "España es un país mejor que los que lo gobiernan". (...) El auge de esta movilización ciudadana de base no sólo recuerda la campaña para las elecciones municipales en las que el Movimiento de Liberación Gráfica de Barcelona y Madrid desempeñó un papel crucial, sino también a las protestas del 15M en 2011, cuyo lema era "¡Democracia Real Ya!”.

La irrupción del grito “parlem” en toda España, desplaza algo el tablero de juego de la macropolítica. El Gobierno español y el Govern catalán no esperaban una nueva línea de fuga cocinada desde la ciudadanía. Nada hacía prever un meteorito desdibujando el binarismo tejido alrededor de la cuestión catalana. Sin embargo, la  República catalana de 8 segundos  o el debate en el Congreso español acapararon todas las atenciones. La política representiva que cuestionó el 15M en 2011 está en el centro de los focos. Sigue siendo protagonista. Resiste. La reforma constitucional pactada por el PSOE y el PP nace desde arriba. Y parece un recado claro que enfría los deseos de abrir el candado del régimen del 78 de los de abajo. ¿Fin de ciclo o repliegue de régimen? Difícil saberlo. Las piezas seguirán moviéndose durante las próximas semanas.

Seguir leyendo »

El fin de semana que reconectó la indignación

Nadie esperaba una nueva manera blanca. Nadie esperaba que la sociedad civil española irrumpiese de forma masiva en el tablero de juego entre el Gobierno español y el Govern catalán. Nadie esperaba un desborde narrativo. Ni creaciones gráficas virales llamando al diálogo. Góngora y Quevedo con dos hashtags en la boca: #parlem, #hablemos. Un  pantallazo del traductor de Google que revela que "Amor" se dice igual en catalán y en castellano.

Hace una semana no entraba en los pronósticos ver a madrileños vestidos de blanco en una abarrotada plaza de las Cibeles. Madrileños sin banderas. Gritando en catalán ("volem parlam"). Bailando sardanas. Escenas similares tuvieron lugar en decenas de ciudades de España gracias a una convocatoria se hizo viral en redes sociales en apenas unos días. El mensaje era simple. Hablamos?. Parlem. Hablemos. Y caló. Sorprendiendo hasta a sus propios organizadores.  ¿Cómo se ha fraguado esta marea blanca de contornos difusos y convocantes desconocidos, a la que se fueron sumando actores sociales y algunos nodos del 15M?  ¿Será capaz de frenar el choque de trenes del conflicto catalán?  ¿Cómo reaccionarán los movimientos sociales ante este nuevo movimiento inesperado?   ¿Y los partidos políticos?

Seguir leyendo »

Experimenta Distrito: hacer ciudad desde los barrios

No es lo mismo pensar la ciudad, que hacer ciudad. No es lo mismo planear la ciudad de forma centralizada que hacerla desde sus prácticas, desde su día a día. No es lo mismo pensar la ciudad desde su centro institucional, que hacerla desde sus barrios. "No hay ninguna lógica que pueda ser impuesta a la ciudad; la gente la hace, y es a ella, no a los edificios, a la que hay que adaptar nuestros planes", afirmaba Jane Jacobs, autora del influyente libro Muerte y vida de las grandes ciudades (1961) y del imaginario de la ciudad viva.

Entre las preposiciones "para" y "desde" hay un mundo, una brecha, un espacio aparentemente insalvable. Pensar la ciudad para los distritos. Pensar la ciudad desde los barrios. Hacer ciudad desde el vecindario. Desde los afectos. El proyecto ExperimentaDistrito, desarrollado por el Medialab Prado de Madrid, se empapa en la profundidad del desde. Y se apoya, a su vez, en el cómo: en una metodología para desarrollar proyectos de forma colaborativa, en red, transversalmente. Personas pensando / haciendo ciudad desde los barrios. Haciendo / habitando los distritos desde los barrios. Gente colaborando alrededor de ideas surgidas desde abajo, desde los problemas y desafíos y sueños concretos del día a día de la ciudad.

Seguir leyendo »

Pasado mañana. Viaje a la España del cambio

Enunciar un mañana es condenarlo a que no exista. O postergarlo a generaciones venideras. Está demasiado lejos. Mañana es una utopía, necesaria para desplazar el horizonte del presente. Pero puede que sea siempre inalcanzable. Decir «mañana España será republicana» es reconocer que tal vez no lo sea nunca. Por el contrario, pasado mañana está a la vuelta de la esquina. Lo tocamos con la punta de los dedos. Es casi real. Escribir este libro bajo el sol brillante del pasado mañana ha sido reconfortante. En un principio el ensayo pretendía visibilizar el profundo cambio de piel que está viviendo España. Describir este cambio que la mayoría de los grandes medios de comunicación está ignorando o desacreditando era una de las motivaciones iniciales. Pero en el camino han surgido motivaciones más profundas. ' Pasado mañana' es un telescopio que transforma en presente el futuro que ya se vislumbra. ' Pasado mañana' es un futuro viable e inspirador para ser habitado. Y enuncia de forma sólida y propositiva una alternativa para España y para el mundo. 

En el frenético año electoral de 2016, la analista política Belén Carreiro confirmaba la nueva realidad del Estado español: «Es una fase totalmente nueva porque la sociedad ha cambiado. La crisis nos ha cambiado. La revolución tecnológica nos ha cambiado. Estamos en una España totalmente distinta». Tras las elecciones europeas de 2014, los medios de comunicación se rendían ante el «sorprendente» fenómeno del nuevo partido Podemos. En 2015, cuando Manuela Carmena y Ada Colau se convirtieron en alcaldesas de Madrid y Barcelona, los medios de comunicación entonaron el tono de sorpresa. Cuando los diputados de Podemos y sus confluencias entraron al congreso tras las elecciones del 20D de 2015, hubo un terremoto. Para los medios, la política representativa apenas coloca sobre la mesa el mundo nuevo que el 15M desplegó. El dedo apunta a la luna y el sistema mira con obsesión el dedo: ¿Quién es esa gente? ¿Quiénes son sus líderes? 

Seguir leyendo »

Cuba: una transición en diferido

El día que Fidel Castro renunció a la presidencia tomé un avión rumbo a Cuba. El 19 de febrero de 2008, La Habana me recibió en estado de conmoción. Aunque Fidel llevaba años enfermo, el comandante en jefe seguía siendo el líder espiritual de Cuba. El discurso que Fidel Castro publicó entonces en el diario Granma fue un estudiado preámbulo de los nuevos tiempos: "Les comunico que no aspiraré ni aceptaré - repito - no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe".

Hacía apenas un mes que había estado en La Habana, publicando reportajes y haciendo entrevistas. Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, me había dicho que existía relevo generacional. Su plan, que apenas con el paso de los años entendí, estaba en marcha: una transición cocinada a ritmo lento y transmitida en diferido con calculadísima estrategia. "Cuando Fidel se enfermó, Bush y Condoleezza Rice dijeron, no vamos a aceptar a Raúl Castro. Lo han tenido que aceptar. Había gente en Washington que quería invadir Cuba", me había contado Alarcón. El 24 de febrero de 2008 era el día D: el parlamento cubano elegiría al nuevo Jefe de Estado. Y por las grietas de la conmoción general emergía una profunda expectativa de cambio. 

Seguir leyendo »

Cuba: una transición en diferido

El día que Fidel Castro renunció a la presidencia tomé un avión rumbo a Cuba. El 19 de febrero de 2008, La Habana me recibió en estado de conmoción. Aunque Fidel llevaba años enfermo, el comandante en jefe seguía siendo el líder espiritual de Cuba. El discurso que Fidel Castro publicó entonces en el diario Granma fue un estudiado preámbulo de los nuevos tiempos: "Les comunico que no aspiraré ni aceptaré –repito – no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe".

Hacía apenas un mes que había estado en La Habana, publicando reportajes y haciendo entrevistas. Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, me había dicho que existía relevo generacional. Su plan, que apenas con el paso de los años entendí, estaba en marcha: una transición cocinada a ritmo lento y transmitida en diferido con calculadísima estrategia. "Cuando Fidel se enfermó, Bush y Condoleezza Rice dijeron, no vamos a aceptar a Raúl Castro. Lo han tenido que aceptar. Había gente en Washington que quería invadir Cuba", me había contado Alarcón.

Seguir leyendo »

Ciudades democráticas: más participación, menos control

El modelo smart city, basado en una gestión centralizada y en la comercialización de los datos de los ciudadanos, hace aguas. No solo eso: las prácticas, narrativas y procesos alrededor de "datos" y "ciudad" empiezan a apuntar hacia la dirección opuesta. La línea de investigación-acción datos para el bien común reinventa la gestión de datos desde lógicas no centralizadas.

Tras las revelaciones de Edward Snowden, la criptografía es la nueva atmósfera-deseo de esta nueva era que reclama transparencia para lo público y privacidad para los individuos. Y por primera vez, el ecosistema de los comunes – el común, procomún, los commons, el bien común – empieza a relacionarse cara a cara con la democracia. ¿Cómo sería la democracia de los comunes? ¿Cómo mejoraría la tecnología de los comunes la participación en la ciudad?

Seguir leyendo »

La Justicia entra de lleno en la guerra política brasileña

Es ministro. No es ministro. Bugs Bunny y el Pato Lucas, en un GIF animado que se extendió en las redes sociales brasileñas, se pelean por colocar un cartel que hace alusión a las últimas noticias sobre Lula. La toma de posesión de Lula como ministro de la Casa Civil (Presidencia) llegó el jueves de la mano de un aluvión de medidas cautelares judiciales para inhabilitarle del cargo. El viernes, Lula dejó de ser ministro. Y volvió a serlo unas horas después cuando se anularon las medidas. Cuando Lula salió al palco de la avenida Paulista de São Paulo, tomada por cientos de miles de personas que acudieron a la manifestación proGobierno, era ministro. Cuando acabó el día, dejó de serlo.

Gilmar Mendes, del Supremo Tribunal Federal (STF) puso fin a la llamada "guerra de las liminares" (medidas cautelares) suspendiendo a Lula como ministro. El abogado del Estado recurrirá la decisión. La situación es tan cambiante que ha nacido la web Lulaeministro.com, con informaciones del último minuto y un toque de humor. Todo es posible. 

Seguir leyendo »

La detención de Lula profundiza la polarización política en Brasil

Unos días después de la reelección de Inácio Lula da Silva, a principios de noviembre de 2006, el director de su campaña revelaba el secreto del éxito. El publicista João Santana explicaba en  una entrevista que Lula se "beneficia en la posición de víctima".

El escándalo de aquella época era el mensalão, el soborno que el Partido de los Trabajadores (PT) distribuía entre los diputados de partidos aliados para votar al unísono en el Congreso. Lula salió indemne del mensalão. Y ganó con contundencia la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, con un 60,9% de los votos, frente al 39,1% de su oponente Geraldo Alckmin, del conservador Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Seguir leyendo »