eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Helena Maleno

Investigadora especialista en migraciones y TSH (Trata de Seres Humanos). Periodista. Miembro del Colectivo Caminando Fronteras.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 95

Cuando las madres coraje son negras

Hay mujeres que huyen con sus hijos de situaciones de violencia.

Hay mujeres que arropan a sus niñas con una capa de amor para que no vean el horror de las fronteras.

Seguir leyendo »

De las lindes a las fronteras

Poco o nada ha dicho el ministro Zoido sobre los hechos que ocasionaron las muertes de Karnelie Masiona, Bebé Luza, Clemance Lelo, Dalloba, Aminatou, Pasience Mavungu y Merveille Dimona, cuando intentaban llegar a Melilla.

Seguir leyendo »

Defensoras de derechos, ya no callamos ante amenazas

Diez días de amenazas por hablar de una mentira más de las versiones oficiales sobre la Frontera Sur. Acoso y derribo por decir que un funcionario de un estado democrático no podía recibir a patadas a personas migrantes que huyen mientras pasan al lado de una inoperativa oficina de asilo. Este es un ejemplo más de la situación de excepción de derechos gravísima que se vive en las fronteras españolas.

Imaginad si una persona que ha tenido el privilegio de nacer a este lado de la frontera, con capacidad por lo tanto de denunciar dicha violencia, puede ser acosada durante diez largos días, cuál es la situación de las personas invisibilizadas que transitan por estos espacios. Cómo el dolor de la violencia de las políticas de control y negocio tienen impacto en sus cuerpos y en sus vidas.

Seguir leyendo »

Día del refugiado, también de los que no llegaron

Miro a Amadou y me gustaría poder explicarle por qué le han sido violados una lista infinita de derechos, entre ellos el derecho a la vida. No logro, sin sentir vergüenza, mencionar las políticas de externalización de fronteras. Intento buscar las palabras para transmitirle lo perverso del sistema europeo de control migratorio, ese que el 20 de junio "celebra" el día de las personas refugiadas.

Amadou está sentado en una silla de ruedas, los pies tremendamente hinchados hacen contraste con su cuerpo delgado y lleno de escaras. Tiene los labios y los ojos envueltos en llagas.

Seguir leyendo »

La frialdad de la Guardia Costera italiana no queda lejos de las fronteras españolas

Paseando este viernes por Siracusa en Sicilia, encontré a un grupo de personas con banderas de distintos países. Me acerqué a una de ellas a preguntar y me explicó que eran gentes venidas de Ghana, Eritrea, Nigeria e Italia, y celebraban juntas la fiesta del pueblo.

Les seguí hasta unas escaleras que daban a una playa. Al ir bajando hasta la arena todo el mundo comenzaba a callarse.

Seguir leyendo »

La muerte de una niña y su madre en un naufragio de tantos

Ayer hubo un naufragio en aguas españolas. Uno de tantos.

En él murió una niña que viajaba con su madre.

Seguir leyendo »

Era un niño como Aylan, pero no nos dolió como Aylan

La madrugada del lunes, 63 personas pasaron la noche en balsas de plástico en el Estrecho de Gibraltar. La noche anterior, del sábado al domingo, fueron 137 las que arriesgaron su vida en el mar de Alborán. El día 11 y 12 de enero, 14 personas que salieron en patera desde Tánger desaparecieron y algunos de esos fallecidos llegaron a las costas de Cádiz.

En las fronteras nos gustan las cifras, son cómodas, y nos permiten hacer valoraciones. Así, cuando hablamos de víctimas, 14 son pocas, y menos de 100 personas arriesgando su vida en el agua no tienen ni un pequeño espacio en los medios. Necesitamos más carnaza para que nos duelan sus muertes.

Seguir leyendo »

Star, tras 30 horas sobre la valla de Ceuta: "Me devolvieron mientras me arrastraba"

No puede cerrar las manos para sujetar la Coca-Cola con la que ha roto el ayuno del Ramadán. Star (nombre con el que ahora le apodan sus compañeros) es un héroe. Llegó a la valla de Ceuta el día 23 a las nueve de la mañana, y se bajó de ella el día 24 a las tres de la tarde.

Seguir leyendo »

Desde la frontera de Ceuta, en silencio

En estos días he hablado mucho, en distintos medios, pero paradójicamente he estado en silencio.

Callada como las familias, como los muertos, como los heridos que desaparecen al otro lado de la valla, una y otra vez. Sin ruido, como la silenciosa morgue a la que acaba una acostumbrándose.

Seguir leyendo »