eldiario.es

Marta Peirano

Marta Peirano es la Jefa de Cultura de eldiario.es. Antes lo fue en ADN.es y últimamente ha publicado tres libros: El Rival de Prometeo, The Cryptoparty Handbook y Turtles & Dragons

Obama homenajea al responsable del "Watergate" mientras acosa a Greenwald, Poitras y Assange por hacer lo mismo

Muere a los 93 años Benjamin Bradlee, leyenda del periodismo

Todos los periodistas del mundo saben quién es Benjamin Bradlee, aunque sólo sea porque han visto Todos los hombres del presidente. El que fuera director del Post entre 1965 y 1991 pasará a la historia como una de las figuras centrales del escándalo del "Watergate", junto con sus periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward. Sus revelaciones sobre el espionaje al Partido Demócrata condujeron a la única dimisión presidencial de la historia de Estados Unidos: la de Richard Nixon en 1974.

También fue el responsable de la publicación de los papeles del Pentágono, los documentos clasificados sobre las mentiras que el gobierno de los EEUU había contado sobre la guerra de Vietnam. Los papeles fueron filtrados a la prensa por el funcionario del Pentágono Daniel Ellsberg, una figura equivalente a la de Edward Snowden, y uno de sus más fieros defensores.

Su muerte ha sido un evento nacional. Tanto es así, que el último presidente de los Estados Unidos Barack Obama ha encontrado tiempo para celebrar la vida de Bradlee y elogiar su trabajo: "Contó historias que necesitaban ser contadas, historias que nos ayudaron a entender nuestro mundo y a nosotros un poco mejor. Los estándares de honestidad, objetividad y meticulosidad que estableció animaron a muchos a entrar en la profesión".

Seguir leyendo »

Obama homenajea al responsable del "Watergate" mientras acosa a Greenwald, Poitras y Assange por hacer lo mismo

Muere a los 93 años Benjamin Bradlee, leyenda del periodismo

Todos los periodistas del mundo saben quién es Benjamin Bradlee, aunque sólo sea porque han visto Todos los hombres del presidente. El que fuera director del Post entre 1965 y 1991 pasará a la historia como una de las figuras centrales del escándalo del "Watergate", junto con sus periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward. Sus revelaciones sobre el espionaje al Partido Demócrata condujeron a la única dimisión presidencial de la historia de Estados Unidos: la de Richard Nixon en 1974.

También fue el responsable de la publicación de los papeles del Pentágono, los documentos clasificados sobre las mentiras que el gobierno de los EEUU había contado sobre la guerra de Vietnam. Los papeles fueron filtrados a la prensa por el funcionario del Pentágono Daniel Ellsberg, una figura equivalente a la de Edward Snowden, y uno de sus más fieros defensores.

Su muerte ha sido un evento nacional. Tanto es así, que el último presidente de los Estados Unidos Barack Obama ha encontrado tiempo para celebrar la vida de Bradlee y elogiar su trabajo: "Contó historias que necesitaban ser contadas, historias que nos ayudaron a entender nuestro mundo y a nosotros un poco mejor. Los estándares de honestidad, objetividad y meticulosidad que estableció animaron a muchos a entrar en la profesión".

Seguir leyendo »

Obama homenajea al responsable del "Watergate" mientras acosa a Greenwald, Poitras y Assange por hacer lo mismo

Muere a los 93 años Benjamin Bradlee, leyenda del periodismo

Todos los periodistas del mundo saben quién es Benjamin Bradlee, aunque sólo sea porque han visto Todos los hombres del presidente. El que fuera director del Post entre 1965 y 1991 pasará a la historia como una de las figuras centrales del escándalo del "Watergate", junto con sus periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward. Sus revelaciones sobre el espionaje al Partido Demócrata condujeron a la única dimisión presidencial de la historia de Estados Unidos: la de Richard Nixon en 1974.

También fue el responsable de la publicación de los papeles del Pentágono, los documentos clasificados sobre las mentiras que el gobierno de los EEUU había contado sobre la guerra de Vietnam. Los papeles fueron filtrados a la prensa por el funcionario del Pentágono Daniel Ellsberg, una figura equivalente a la de Edward Snowden, y uno de sus más fieros defensores.

Seguir leyendo »

El documental sobre Snowden tiene dos sorpresas inesperadas

Edward Snowden en Citizenfour, el documental de Laura Poitras

Citizenfour es el nombre en clave que usó Edward Snowden cuando se puso en contacto con la documentalista Laura Poitras por primera vez, en enero de 2013. Ahora es el nombre que ha elegido Poitras para su documental sobre los abusos de poder del gobierno de los estados unidos y la impunidad con que sus agencias controlan los movimientos de la población mundial. Iba a llamarse de otra manera - Año Zero, el nombre que usaron los Jemeres Rojos cuando tomaron Camboya-. Ganó lo doméstico y el viernes se estrenó en el New York Film Festival, con gran revuelo internacional. La película, que viene apadrinada por Steven Soderbergh, llegará a las pantallas norteamericanas el 24 de octubre. Ha sido imposible saber cuándo llegará a las españolas.



El documental empieza como un relato en primera persona sobre el viaje a Hong Kong que Poitras hizo con Glenn Greenwald, entonces colaborador del Guardian, y un veterano que impuso el periódico, Ewen MacAskill. Iban a recoger un catálogo incontestable de actividades ilícitas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana donde Snowden estaba aún contratado. Antes de esos miles de documentos clasificados que hoy conocemos como "los papeles Snowden", todo el mundo hacía bromas sobre el "Gran Hermano". Hoy sabemos que no hay una sola esquina sin vigilar en la Red.

Citizenfour tiene dos héroes. El primero es Greenwald, con quien ha fundado The Intercept, un medio independiente de periodismo de investigación. "Una de las razones por las que la historia tuvo tanto impacto es porque Glenn se movió a gran velocidad - contaba al Washington Post- El Gobierno norteamericano no pudo responder a tiempo. Les pillamos desprevenidos". El segundo es, por supuesto, el propio Snowden.

"La decisión de revelar o no mi identidad será tuya –dice a Poitras en sus primeros correos–. Mi deseo personal es que me pongas la diana directamente sobre la espalda. Nadie, ni siquiera mi confidente más cercano, conoce mis intenciones, y no sería justo que sospecharan de nadie más por culpa mía. Tú podrías ser la única persona capaz de prevenir eso, y la forma es clavarme a la cruz antes de intentar protegerme como fuente". Según Poitras, la decisión semisuicicida de dar la cara desde el principio les dió una ventaja sobre el aparato de seguridad norteamericano: "No esperaban que Snowden revelara su identidad, así que controlamos el relato durante cierto tiempo".

Contra lo que popularmente se piensa, fue Poitras y no Greenwald quien ideó la operación y enganchó al resto. Esto es porque Snowden había intentado sin éxito que Greenwald se hiciera con una clave criptográfica para poder comunicarse con él sin ser escuchado. Por suerte para todos, Poitras estaba trabajando en un documental sobre vigilancia y ya tenía una. Tras unos intercambios en los que se convencieron el uno al otro de que iban en serio, Poitras le contó a Greenwald cuál era la situación, entre otras cosas porque no quería ir sola a Hong Kong. 'Mira - le dijo- me ha contactado una fuente que dice que tiene documentos. ¿Quieres trabajar en esto?". El le dijo inmediatamente que sí.

Seguir leyendo »

Todo Tarkovski al dominio público

21 Comentarios

Solaris, de Tarkovski

No todo el mundo aprecia la obra de Andrei Tarkovski (1932-1986). Sus películas son visionarias pero también largas y, a veces, difíciles. Fue un director de grandes directores; Ingmar Bergman, su mejor alumno, le consideraba el mejor director de todos los tiempos. Akira Kurosawa y Roberto Rosellini le adoraban por encima de todas las cosas, y así, hasta Rotten Tomatoes, donde casi todas sus películas obtienen un improbable 100%. Entre el público llano, la valoración de sus obras oscila -dependiendo de la edad, humor y preferencias del espectador- de fascinantes a insoportables. Pero la llegada uno de los mejores directores de la historia del cine al dominio público, algo que ocurre cuando prescribe su licencia de copyright, es siempre una buena noticia.

Para las obras protegidas por licencias de propiedad intelectual, entrar en el dominio público no solo significa que se puede ver sin pasar por caja, sino también que se pueden difundir, estudiar, reinterpretar y hasta remezclar sin arriesgarse a una persecución legal. La obra de Tarkovski han sido liberadas por Mosfilm, la mayor y más antigua productora de Rusia. Como indican en los comentarios, en su página se pueden encontrar grabaciones desde los años 20 hasta nuestro siglo.

La infancia de Ivan

La infancia de Ivan

Seguir leyendo »

Favoritos para el Nobel: Murakami, Thiong'o, Alexievich y Modiano

Aspirantes al Nobel: Patrick Modiano, Harucki Murakami y Svetlana Alexievich

El año pasado fue la delicada cuentista canadiense Alice Munro; el anterior, el virtuoso chino Mo Yan. Le siguen, hacia atrás, el sueco Tomas Tranströmer, el peruano Mario Vargas Llosa y la alemana Herta Müller. Siempre nominado, nunca elegido, el premio más prestigioso del mundo de las letras se le escapa a Haruki Murakami, quien permanece sin embargo liderando las listas de favoritos un año más. Este año hay 210 nominados. El ganador recibirá 8 millones de coronas suecas (casi un millón de euros) de manos del rey sueco el 10 de diciembre en Estocolmo.   

Al menos estas son las cuentas de  la casa de apuestas Ladbrokes (las otras dos son Unibet y Paddy Power) que le mantiene como favorito para recibir el próximo jueves el reconocimiento de la Real Academia Sueca en Estocolmo. Le sigue Ngugi wa Thiong'o, el novelista, ensayista, dramaturgo, periodista, editor, profesor y activista keniata, ha escalado al segundo puesto de la lista desde muy abajo en las últimas dos semanas. Es precisamente su perfil activista lo que le ha catapultado como favorito, en un premio que en los últimos años ha mutado del legado literario al compromiso con valores más humanitarios. 

Ngugi saltó a la fama en el África oriental cuando se representó su primera obra, The Black Hermit, en el teatro Nacional de Kampala como parte de los festejos por la independencia de Uganda en 1962. Después de la publicación de una novela sobre la vida en la Kenya neocolonial ( Pétalos de sangre) y la dura obra teatral Ngaahika Ndeenda ( Me casaré cuando yo quiera), los hombres del dictador Daniel arap Moi le enviaron sin cargos a la prisión de máxima seguridad de Kamiti a finales de 1977.

Seguir leyendo »

Los seis jinetes del Apocalipsis cabalgan de nuevo en Madrid

swans, los reyes del mal rollo

La banda neoyorquina Swans son los reyes del mal rollo: unos Bad Seeds sin sentido del humor, unos Afgan Whighs sin romanticismo, unos Morphine sin energía erótica, Sonic Youth sin frescura, los Siouxie & the Banshees del Join Hands (magnífico disco que por cierto acabada de cumplir 35) sin la rabia dionisíaca. Épicos sin ser dramáticos, salvajes sin desesperación, la severidad de sus directos hacen que los discos parezcan melifluos en comparación, un agujero negro de superdensidad sónica donde no existe luz ni esperanza.

Resumiendo, no tienen ni maldita la gracia. Pero ¿hay algo más excepcional que un concierto de Swans? Posiblemente los mejores músicos que tiene hoy día la escena, ayer sometieron a la desbordada sala Shoko con un claustrofóbico mantra de disonancia reiterativa que encharcaba el cerebro como una lobotomía frontal. Abrieron con 10 minutos de percusión subterránea, un sonido atronador, opaco y vibrante a la vez, seguido de Frankie M, un tema que ni siquiera ha salido en disco y que acabó media hora más tarde con un triple salto mortal exento de salpicaduras. La broma recurrente es que el concierto dura dos horas y media, así que les quedaban tres canciones.

Broma pero casi verdad: le siguen la sardónica A Little God in My Hands, la psicótica The Apostate, Don't Go, Bring the Sun / Black Hole Man y la cruel Just a Little Boy, una anti-nana cuya letra recuerda a  los poemas que escribió Ted Hughes cuando su segunda mujer se suicidó exactamente igual que la primera, esta vez llevándose a la hija de ambos. Aunque rechazan la estructura de tres acordes que caracteriza el género de guitarras, son parciales a un tipo de cadencia que Gira describió una vez como "de galeón lleno de esclavos". Suponemos que remando a la vez.

Seguir leyendo »

Morir de pie en cinco monólogos inolvidables

Lenny Bruce en el Fillmore (el mismo poster que aparece en la tercera temporada de Louie

Es una de las últimas de Lenny Bruce y no es que tenga mucha gracia, porque Bruce en la última época tenía ya un grave problema de adicciones y la policía ya no le dejaba ni subir al escenario. Lo que hacía las pocas veces que salía era contar sus problemas con la ley. En el libro hablo de cómo en los 60 el cómico empieza a hacer algo que hace muy bien Louis CK que es mostrar su "verdadera persona" y no su "persona verdadera" . Y lo que pasa con Lenny Bruce es que deja de ser su "verdadera persona" y empieza a subir su persona verdadera, y esa persona que es él se pone a contar sus problemas en los juicios.

El problema de las personas verdaderas es que no tenemos estructura ni guión y por tanto no tenemos gracia, y esto se ve en las grabaciones más tardías de Bruce, que ya es un hombre en las últimas, derrotado por las drogas, el alcohol y la edad. Pero este es un momento tan histórico que el cartel de este monólogo aparece en un capítulo de Louie (3x11) en el que está tomando clases de piano y una ex-novia le llama para decirle que le ha pasado ladillas.

Seguir leyendo »

Reír por no matar: anatomía del monologuista político

Pedro Toro en el Festival de Comedia de Paramount Comedy.

Para empezar, no hay traducción de stand-up en castellano. "Aquí diríamos monologuismo, aunque el monologuismo en Asturias es también un señor relatando escenas costumbristas -explica Eduardo Galán, experto-. Y el monologuismo es lo que hacía Eugenio, o Gila, pero no es la misma cosa. Contar chistes no tiene una estructura narrativa, un planteamiento, nudo y desenlace que se piensa de arranque como algo completo". Según Galán, la diferencia entre Rubianes y Louis C.K. es política. "En España no existe una primera enmienda y nuestra tradición no es protestante sino católica".

Morir de pie, un libro de Edu Galán sobre la Stand-up

Morir de pie, un libro de Edu Galán sobre la Stand-up

En su recién publicado Morir de pie. Stand-up comedy (y Norteamérica), Galán explica que el hombre público norteamericano -una figura que incluye al predicador, vendedor de crecepelos, político y comediante- solamente es posible en una cultura protestante, basada en el individualismo y la libertad de expresión. El stand-up es la evolución del cómico de variedades de los años 40 (Bob Hope) pero sale del cascarón en la contracultura de los 60, en un contexto de humanismo hippie, de poetas beatniks, cantautores folk y de bares subterráneos (el Gaslight, el Wha), donde se fumaban cigarrillos y se escuchaba jazz. Allí se amontonan los niños de clase media que, por primera vez, van a la universidad en lugar de ir a la guerra. Un contexto que está muy bien retratado en dos películas recientes: A propósito de Llewyn Davis, de los hermanos Coen y la fabulosa adaptación de On the Road, del hipster primigenio Jack Kerouac.

"Allí es donde se materializa la lucha por los derechos civiles y donde se pone a prueba la primera enmienda de EEUU -cuenta el autor, que destaca especialmente al controvertido Lenny Bruce- porque se encuentran en el mismo programa Bob Dylan y Bill Cosby, los poetas, los músicos, los cómicos y los soldados". En nuestra Españaza católica, el principal valor no es el individuo, sino el grupo. "Y, como somos 40 millones de personas, si tu discurso se vuelve radical, tu público se vuelve extraordinariamente pequeño".

Lenny Bruce, arrestado en San Francisco (1963)

Lenny Bruce, arrestado en San Francisco (1963)

Seguir leyendo »

Las siete joyas de Ars Electronica 2014

Bebe aumentado en Transfigurations

Sint-Maartensdal, el mayor complejo residencial de Bélgica, se construyó en los 60 en la localidad de Leuven con la intención de crear una serie de apartamentos idénticos para una comunidad de ambiciones creativas. Lamentablemente, no todos los hijos del idealista arquitecto Renaat Braem salieron iguales a los ojos de Dios: las que están orientadas al norte no recibe ninguna luz natural. Para redistribuir el riego de vitamina D, el astuto Lef Spincemaille ha instalado unos espejos motorizados que reflejan la luz y la introducen en las casas.
 
Naturalmente, hay muchas más casas que espejos. Es por eso que los vecinos tienen que reservar las horas de luz en este simpático formulario online. La pieza tiene algo de experimento en la gestión de un recurso común muy valioso y para ellos muy limitado, sin perder un exquisito valor simbólico.

Seguir leyendo »

  • Cine

    Todo Tarkovski al dominio público

    #2 Querido Balthazar, me he explicado muy pobremente. Pero gracias a tu amable comentario he entendido mi error y espero que ahora se me entienda mucho mejor.
    #8 Querido David, ese derecho al que te refieres es irrenunciable, por el simple hecho de que no puedes no haber producido una obra que ya has producido. La autoría no es sólo un derecho, también es una responsabilidad.
    #Everybody! Es verdad que los enlaces daban problemas. Los he corregido y he añadido los que sugieren en los comentarios (¡gracias #6!)

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -