eldiario.es

Marta Peirano

Marta Peirano escribe sobre cultura y tecnología. Hoy es Jefe de Cultura en eldiario.es, antes lo fue de ADN.es y mantiene una columna en Muy Interesante. Fue la editora del La Petite Claudine y fundadora de Elástico, HackHackers Berlin y Cryptoparty Berlin. Es co-directora de COPYFIGHT, un festival internacional sobre modelos alternativos de Propiedad Intelectual. Ha publicado libros sobre autómatas (El Rival de Prometeo); modelos colaborativos (Collaborative Futures); criptografía (The Cryptoparty Handbook), sistemas de notación (On Turtles & Dragons) y futurismo tecnológico (Futurish: Thinking Out Loud About Futures).

Su último libro es El Pequeño Libro Rojo del activista en Red, una introducción a la criptografía para periodistas, fuentes y medios de comunicación. Es el único libro del mundo prologado por Edward Snowden.

 

Las dos Marías del Valle-Inclán

La Ribot, Premio Nacional de Danza en el año 2000, mezcla la danza con la performance y técnicas del new media para explorar nuevos lenguajes y territorios, pero sus efectos especiales favoritos son su delgadez extrema y la cercanía incómoda del espectador. Como aquella vez que se bebió un bidón de agua, transformándose frente a su público como la serpiente de El Principito se transforma en sombrero. O cuando obliga al visitante a colocarse en espacios que se convierten sin previo aviso en lugar de la acción, o los obliga a seguirla como quien sigue una pelea en un bar, cambiando de lugar y apartándose para no llevarse un golpe.

En El Triunfo de la Libertad, sin embargo, ha renunciado a ambas cosas. Para el trabajo que presenta este fin de semana en el Teatro Valle-Inclán, La Ribot se ha aliado con dos colaboradores habituales; el coreógrafo Juan Domínguez -director durante años del festival In-Presentables, de La Casa Encendida- y Juan Loriente -actor fetiche del dramaturgo argentino Rodrigo García-. Entre los tres presentan un espectáculo de danza de una hora en el que no sale nadie al escenario. El protagonista del cartel no es el cuerpo desnudo sino la palabra.

Seguir leyendo »

Google Music Play vuelve a llegar tarde a la fiesta (y ya van tres)

Si hay alguien en el mundo capaz de predecir los movimientos de los usuarios de la red, tiene que ser Google. Y, sin embargo, hay dos mercados en los que parece estar completamente ciego: el de las redes sociales, donde se arrastra con Google+ y el de la música. Ayer anunciaba una versión gratis de Google Play Music, diseñada para atraer a más clientes a su servicio de suscripción y dar a los artistas una vía más de ingresos. Este es el tercer intento de conquistar un juego al que parece no saber jugar.

Cuando Google lanzó Google Music en 2011 cometieron el error de competir con iTunes. El servicio de música de Apple había salido en 2001 y se tragó el mercado por dos razones: era la alternativa legítima y conveniente a Napster y cabalgaba a lomos del revolucionario iPod (y en perfecta sincronización con el resto del sistema), con un modelo de pago por canción y acceso limitado a los dispositivos con OSX. Apple aprovechó un momento de crisis para comerse un mercado revuelto, pero el futuro era ya un modelo basado en la suscripción, compatible con todas las plataformas y con una opción gratuita, trufada de anuncios. Es decir Spotify, lanzado en noviembre de 2008.

Seguir leyendo »

Google lanza un servicio de música gratuito

Tras el reciente anuncio de su competidor Apple Music, Google contestó hoy con el lanzamiento de un servicio de música gratuito, una versión gratis de Google Play Music, diseñada para atraer a más clientes a su servicio de suscripción y dar a los artistas una vía más de ingresos.

Según explicó la empresa en su blog oficial, el servicio se sustenta en la emisión de anuncios y está disponible desde hoy mismo en EEUU a través de la web.

Seguir leyendo »

"Todo lo que hacemos online es una performance pública"

Nota: si quieren seducir a Holly Herndon, sólo tienen que golpear con las uñas la pantalla de su smartphone. Suavemente. Es su desencadenante ASMR (Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma), una reacción de hormigueo placentero que recorre el cuero cabelludo y que podría ser la cara opuesta a lo que pasa cuando alguien rasca una pizarra. Esta es una de las muchas claves de Platform, su tercer trabajo. Hay más: hipervigilancia, singularidad, drones y, sobre todo, la esquizofrenia que genera mantener una relación íntima con una tecnología que expone los aspectos más íntimos de nuestras vidas, el desigual romance entre humanos y máquinas en el siglo XXI.

Platform es la banda sonora de un universo posthumanista, pero no necesariamente distópico. Una obra decididamente colaborativa: además de su pareja, el artista Matt Dryhurst, el disco cuenta con  Claire Tolan (musa de la extraña y sugerente escena del ASMR), el poeta Spencer Longo, cuyo trabajo se desarrolla principalmente en Twitter y Metahaven, joven estudio holandés de visión estratosférica y superestrellas de la escena audiovisual, con los que colabora en sus vídeos y en sus espectáculos en vivo. El nombre está inspirado por el escritor y diseñador Benedict Singleton. Entre sus influencias, cita a cyberfeministas como Donna Haraway y Katherine Hayles. Holly habla con entusiasmo del economista  Guy Standing y cita a menudo a su amigo Jacob Appelbaum, que iba a presentar su charla del viernes pero al final no pudo ser. La lista completa de su círculo inmediato, aquí. Y el vídeo de su intervención de ayer, titulada  Crea tus propias reglas, aquí. Holly Herndon es mucho más que un músico, es el epicentro de una nueva escena que reúne a escritores, artistas plásticos, músicos, pensadores, activistas y programadores. Es la primera artista musical de la era post-Snowden. Además -y esto también es importante- es simpatiquísima. Hablemos de vigilancia. En Home, una de las canciones del disco, hablas con un hombre que te vigila mientras en tu habitación llueven todos los logos de la NSA que aparecen en los papeles de Snowden. Para Chorus, utilizaste un software que graba todas tus actividades, desde tus sesiones de navegador hasta tus conversaciones por Skype. ¿Hay una nueva música digital después de Snowden? Creo que esa es una excelente cuestión. Metahaven dice a menudo que estamos viviendo en la era post-Snowden. Creo que aún no podemos valorar el impacto que han tenido estas publicaciones, pero sí creo que nos ha hecho reconsiderar nuestras relaciones con nuestros dispositivos. No nos ha hecho cortar definitivamente con ellos porque seguimos enamorados y totalmente implicados con estas tecnologías. Pero nuetsra relación con ella se ha complejizado, ha entrado en entredicho. Es un poco como estas relaciones de adolescentes, tan jóvenes. Por eso me pareció adecuado escribir Home como una canción de ruptura adolescente... aunque sea un poco psicótica.

Seguir leyendo »

Sonar+d, una gran incubadora de tecnologías, lenguajes y comunidades

Lo primero que deben saber los que ya fueron el año pasado es que  Sonar+d cambia de espacio: uno más alto, más guapo y más cerca de todo. Ya no habrá que salir a la esquina del Village para ver cacharritos de cerca. Lo segundo es que, a diferencia de otros festivales de tecnología, Sonar cada vez está más interesado en ser lo que ellos llaman un "festival de 360º". "Queremos prestar la misma atención al proceso que al resultado", explica el comisario Jose Luis de Vicente. "Más que un escaparate, queremos ser una incubadora de tecnologías, lenguajes y comunidades". Aquí van algunos de los puntos luminosos de su programación.

Kickstarter: el laboratorio ciudadano para la ciencia ciudadana Este año,  Kickstarter abre sede en España y ha elegido Sónar para la puesta de largo. Kickstarter es la gran plataforma de crowdfunding para la ciencia ciudadana experimental, un laboratorio de tecnologías creativas para desarrollar aquellos proyectos que son demasiado raros, demasiado vanguardistas y/o demasiado experimentales para que una compañía lo convierta en producto. Este año, en el market lab habrá dos ejemplos perfectos:  Electric Objects parece un marco es un ordenador diseñado como soporte para arte digital. Formalmente parece un marco digital pero es una plataforma diseñada para la exhibición cruzado con una plataforma de la distribución artistica. La idea es ofrecer un entorno estandarizado para programar y diseñar las obras, pero también para exponerlas, coleccionarlas y ponerlas a la venta. Un heredero del CDrom, las apps y los iPads para la exhibición digital en un mercado sin mediadores.

Seguir leyendo »

Dos años de democracia post-Snowden

Seguir leyendo »

En el caso de Enrique Iglesias contra su dron, estamos con el dron

Está claro: van ganando los robots. No sólo lo dice Daniel Mendelsohn en su espectacular repaso a nuestra persistente fascinación con la inteligencia artificial a cuenta de Her (Spike Jonze, 2013) y Ex Machina (Alex Garland, 2015) dos excelentes películas donde (Spoiler Alert!) sus dos nereidas artificiales protagonistas nos pasan por encima como quien pisa dulces margaritas en un campo de primavera, sin querer y sin remedio, principalmente porque los humanos les quedamos pequeños. Les damos igual.

Peor: los expertos aseguran que en 20 años quedaran pocos trabajos que no hagan mejor que nosotros. ¿Servicios? Check ¿Administración? Check ¿Construcción, extracción, producción? ¿Instalación, reparación y mantenimiento? ¿Medicina, diagnóstico y cuidados? ¡Check, check, check! . Los robots son más racionales, pacientes y hasta sociables que nosotros. En estos tiempos de cabeceras con más trabajo que personas, hasta escriben mejor

Seguir leyendo »

Cinco películas para reflexionar durante la jornada de reflexión

El Candidato (Robert Redford, 1972)

Una sátira de la campaña política convertida en un festival de Eurovisión en la que Bill McKay (Robert Redford), un joven y ambicioso abogado, es elegido por el partido demócrata como alternativa a un viejo y veterano senador. La historia está en que nadie piensa que sea capaz de ganar, empezando por sus propios patrocinadores.

Seguir leyendo »

El aura de los sonidos, las palabras, las personas y las cosas

Empiezan con una mentira: un Bolero de Ravel que lo es, pero no. El  MinusBolero de Johannes Kreidler reproduce, nota por nota, el más famoso bolero de todos los tiempos pero quitándole la melodía principal. La magia es que se oye, pero está en tu cabeza, como un miembro amputado que duele. Kreidler, el niño terrible del nuevo conceptualismo alemán, tiene 35 años y se la presentó tal cual al ECLAT Festival de Stuttgart: Ravel, sin la frase. Y se la compraron.

El tema da para hablar de todo: propiedad intelectual, neurología, estructuras jerárquicas en una orquesta clásica. A Salgado y MM les interesa el fantasma, lo que pasa cuando escuchamos algo que ya no está. Acto seguido presentan Words and Music una opera experimental de Samuel Beckett y Morton Feldman donde tratan de resolver, precisamente, la tensión que define el trabajo de la poeta y el músico: que ni la palabra ni la música bastan para expresar lo necesario.Cuando lo que está es inexpresable.

Seguir leyendo »

Iain Sinclair: Las verdades del pasado son las predicciones del futuro

"Ante los hechizos del capitalismo, Sinclair aplica sus propios hechizos". Eso decía Servando Rocha ayer, en  el encuentro que organiza La Casa Encendida en torno a la vasta obra literaria, ensayística y cinematográfica del autor. Y es exacto y apropiado porque la obra de Iain Sinclair es un tratado de iluminación curativa, una arqueología de lo humano que busca los mitos fundacionales de lo urbano -sus cementerios indios- y los invoca como método para cartografiar lo contemporáneo y diagnosticar sus patologías. Sobre los templos del sol y otras masas de densidad simbólica, él señala los puntos de crisis, los espacios entre lo que la ciudad quiere ser y lo que sus habitantes quieren hacer con ella.

Y, sobre todo, lucha contra la magia negra del capital, los símbolos un Londres faraónico que "sólo existe virtualmente, espacios generados por ordenador que no existen realmente". Estructuras como la autopista M25 o The Shard, "edificios tan narcisistas que sólo pueden reflejarse a sí mismos". Contra esto, Sinclair opone su magia blanca y blakeana, de la mirada como una magia de luz interna capaz de re-encantar el mundo, un proceso chamánico que cura con su capacidad de ver.

Seguir leyendo »

  • Cine

    Siete obras de Andrei Tarkovski que (enfáticamente) no están en el dominio público

    #12 #2 Querido Balthazar, me he explicado muy pobremente. Pero gracias a tu amable comentario he entendido mi error y espero que ahora se me entienda mucho mejor. #8 Querido David, ese derecho al que te refieres es irrenunciable, por el simple hecho de que no puedes no haber producido una obra que ya has producido. La autoría no es sólo un derecho, también es una responsabilidad. #Everybody! Es verdad que los enlaces daban problemas. Los he corregido y he añadido los que sugieren en los comentarios (¡gracias #6!)

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -