eldiario.es

Menú

La estigmatización ahonda los problemas de las personas sin hogar en Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento cifra en 91 el número de personas que duermen en la calle en la ciudad

Desde el Consistorio abogan por la desestigmatización del sinhogarismo, pero este colectivo sigue sufriendo rechazo, acoso y criminalización

- PUBLICIDAD -
Personas sin hogar en Las Palmas de Gran Canaria. (ALEJANDRO RAMOS)

Personas sin hogar en Las Palmas de Gran Canaria. (ALEJANDRO RAMOS)

“Vente a la noche y verás una persona durmiendo en cada banco”. Jairo pasó años durmiendo en las calles de Las Palmas de Gran Canaria después de quedar huérfano a los 13 años. Durante el día aparcaba coches o pedía ayuda a los transeúntes, y por la noche buscaba cobijo en un parque o un portal. Tras pasar por un centro de menores, Jairo ha encontrado casa y reconducido su vida, pero mantiene sus críticas hacia la actitud de la ciudad hacia la gente sin hogar. “Les importa más que no nos vea un guiri que nuestras vidas”, se queja.

Gloria Patricia, originaria de Colombia de 46 años, ha pasado la mayoría de su vida en la calle, y lamenta que sus circunstancias la hayan distanciado de sus tres hijos. Hoy sufre heridas en la cara por la patada que le asestó un camarero cuando intentó acercarse a pedirle un cigarrillo.

Gloria Patricia y su marido Francisco ansían una plaza en algún albergue, pero mientras tanto se ven obligados a moverse cada noche para encontrar un lugar seguro donde dormir. Les preocupa que la Policía les obligue a moverse o que los vecinos les increpen. Denuncian que les han tirado agua caliente desde los balcones mientras intentaban descansar bajo los portales. Critican también la poca empatía de los demás ciudadanos cuando ellos piden ayuda para comer.

Jacinto Ortega, concejal de Cohesión Social e Igualdad del Ayuntamiento de Las Palmas, hace hincapié en la importancia de luchar contra la estigmatización y criminalización del sinhogarismo en la ciudad. Recuerda que las personas sin techo son “vecinos con los mismos derechos que todos los demás, no apestados ni gente que se tenga que perseguir”.

En el pleno del Ayuntamiento del pasado viernes, Ortega criticó al Partido Popular por un comunicado en el que denunciaba una supuesta plaga de piojos e insectos en el Centro Social Gánigo que se probó inexistente. El concejal dijo que estas falsas acusaciones agravaban la situación de la gente sin vivienda empeorando su imagen frente al resto de ciudadanos. Ortega celebró además con sarcasmo el “repentino interés” que habían tomado los populares por la gente sin hogar y acusó al partido de no estar en contacto con las realidades del colectivo.

Por su parte, los populares criticaron a Ortega por el Plan Estratégico de Atención Integral a Personas sin Hogar y exigieron acciones inmediatas para mejor la situación de estos ciudadanos. Acusaron al concejal de Podemos de estar “en el mundo de las ideas y no en la realidad”.

Ortega definió la desestigmatización del sinhogarismo como una parte esencial del Plan Estratégico del Ayuntamiento. Explicó que la construcción del Plan, que tomó casi un año, entrañó un importante acercamiento a las personas sin hogar a través de entrevistas y encuestas que sirvieron para conocer mejor sus necesidades y atenderlos apropiadamente.

El edil defendió el papel del Ayuntamiento a la hora de responder a las quejas de los vecinos afectados por las molestias causadas por la gente sin techo que duermen en su zona. Recalcó la importancia de la información y la comunicación, y contó que se han organizado reuniones conjuntas con vecinos, policía y trabajadores sociales para aclarar la situación de la gente sin hogar.

Ortega dijo que, por encima de todo, lo importante es el servicio a la gente sin hogar y que se le facilite su paulatina reinserción a la sociedad. El concejal contó que el último censo realizado en mayo por el Ayuntamiento contabilizó 91 sin techo en la ciudad, no 200 como se ha publicado anteriormente. Además, aseguró que todas estas personas se encuentran atendidas por los servicios municipales. En las rondas nocturnas se les censa y se les informa de los servicios a su disposición. En los centros sociales tienen acceso a comidas y duchas, aunque luego duerman en la calle.

Cuando una persona sin hogar ingresa en un albergue municipal, comienza un proceso de reinserción que incluye el cuidado de la salud mental, el tratamiento de las posibles adicciones, y la oferta de oportunidades laborales y formativas.

El edil reconoció que los centros de acogida están saturados hoy en día, pero aseguró que esta situación mejorará con la creación de un nuevo centro de día para personas sin hogar. El proyecto está aún en fase de planificación, pero el concejal confía en que incrementará la capacidad de la ciudad de dar cobijo a quienes lo necesitan. El centro de día estará situado en el edificio de la fábrica de hielo, y, de acuerdo con el Plan Estratégico, debe estar listo en los próximos 4 años.

Ortega dice que “tenemos que seguir mejorando” porque “en temas sociales siempre se puede hacer mejor,” pero se muestra satisfecho con los primeros resultados. Como resumen del trabajo de su Concejalía, el edil ha querido subrayar que, desde que aceptara el cargo, 137 personas que solían estar sin techo han pasado a estar completamente reinsertados en la sociedad tras pasar por los servicios sociales del Ayuntamiento.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha