eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Cáritas Barcelona también pone su mirada en el empleo

La entidad proyecta un programa de inserción laboral, que comenzará a funcionar el próximo otoño

Obligada por la cronificación de la pobreza, la institución cuadruplica sus ayudas directas  a las familias

- PUBLICIDAD -
Cola del paro

Cáritas Barcelona fijará también su mirada en el empleo.

Los parados de la provincia de Barcelona contarán, a partir del próximo otoño, con una nueva herramienta para intentar encontrar un trabajo. Se la proporcionará Cáritas Barcelona, con la puesta en marcha de un nuevo servicio de mediación para la ocupación, destinado a parados de larga duración. “Nuestro sistema tiende a reinsertar a los que cobran un subsidio. Nosotros nos ocuparemos de los más necesitados”, ha señalado este mediodía Jordi Roglá, director de Cáritas Barcelona.

Según ha explicado Roglá, el nuevo servicio estará especialmente destinado a personas que tienen familia a su cargo y no cuentan con ningún salario en el hogar. Y es que los datos que maneja Cáritas revelan que el 70 por ciento de personas en edad laboral que atiende la entidad están en paro. También, que, en el 28 por ciento de los hogares, no entra ningún ingreso económico. Este programa, similar al que ya funciona en materia de vivienda, tendrá como objetivo prioritario evitar la exclusión social laboral y que los desempleados de larga duración no sólo no pierdan su capacitación y sus habilidades laborales sino que, además, se conviertan en “empleables”, actualizando sus conocimientos y realizando prácticas.

“Acompañaremos a los parados de larga duración para que tengan una segunda oportunidad. Los bancos han tenido no sé cuántas, cuando son las personas las que se la merecen”, ha señalado Roglá. “Y también fortaleceremos el programa de empresas con corazón renunciando a donativos que nos hacían a cambio de que destinen esa cantidad a prácticas para esta gente en esas empresas”, ha añadido.

El nuevo servicio será posible, según ha revelado el director de Cáritas Barcelona, gracias al aumento, en los últimos meses, de un 25 por ciento de las donaciones de particulares. “Ha habido un gran incremento de los donativos particulares, también de herencias, y, además, las empresas han aumentado mucho sus aportaciones económicas”, ha celebrado Roglá. En 2012, pese a dedicar casi 23 millones de euros a la acción social, la entidad atravesó algunas dificultades económicas y se vio obligada a contratar una póliza de crédito que ahora ha podido anular.

El presidente de Cáritas Barcelona ha revelado que buena parte de ese aumento proviene de una única donación efectuada por una persona que, tras vivir en la calle, recibió una herencia millonaria. “Las personas se movilizan cuando ven que hay necesidad”, ha añadido el Cardenal Arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistachs.

Presidente también de Cáritas Catalunya, Sistachs ha reiterado su llamamiento a las fuerzas políticas para que cumplan con su obligación y alcancen un consenso laboral. “Parece ser que es difícil, pero las autoridades deberían llegar a un pacto de Estado sobre ocupación. Una situación extraordinaria requiere soluciones extraordinarias”, ha sentenciado el Arzobispo.

Las ayudas se cuadruplican en cinco años

Prueba de la gravedad de la situación es que Cáritas Barcelona -que actúa en un territorio de unos cinco millones de habitantes- ha tenido que cuadruplicar, en los últimos cinco años, sus ayudas directas a las familias con problemas de vivienda. El medio millón de euros que destinaba en 2007 a este concepto se convirtió en dos millones de euros el año pasado. “La pobreza se cronifica, se intensifica y se hace más extensa”, ha constatado Martínez Sistachs.

A través de su servicio de mediación en vivienda, Cáritas Barcelona atendió entre septiembre de 2011 y abril de 2013, 1.546 casos con problemas graves de pago, evitó, según los datos ofrecidos en su informe, 315 desahucios y contribuyó a lograr 68 daciones en pago. “La mayoría de daciones en pago se han producido en los últimos meses; las bancos se han ido sensibilizando”, ha apuntado Carme Trilla, jefa de acción social de la Diócesis de Barcelona.

Con todo, Cáritas da techo cada noche a 1.300 personas. Y, a lo largo del año, la cifra se eleva hasta las 612.000 pernoctaciones. Esta dramática realidad, la ha llevado a aprobar el proyecto Oikos cuyo objetivo es ofrecer viviendas dignas, durante estancias cortas, a aquellas personas que buscan recuperar un hogar definitivo. 

A lo largo de 2012, Cáritas Barcelona, que también implementa programas alimentarios (un millón de euros destinados a ayudas directas en este concepto) y para la prevención de la pobreza infantil, atendió a algo más de 260.000 personas, lo que supone un tres por ciento más que en 2011 y el doble que en 2007. En los tres primeros meses del año en curso, la entidad ya ha atendido a 40.000 personas más que en el mismo periodo del año pasado, es decir, un nueve por ciento más.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha