eldiario.es

Menú

"La banca ética y solidaria es posible"

Entrevista con Clara Soler, una de las responsables estatales de la banca popular Fiare

La banca cooperativa funcionará plenamente en enero de 2014, con formato 'online' y un bancario ambulante

La morosidad de los créditos a la banca solidaria es 10 veces inferiores a la convencional

- PUBLICIDAD -
Clara Soler, responsable a nivel estatal del área socio-cultural del proyecto Fiare. /ENRIC CATALÀ

Clara Soler, responsable a nivel estatal del área socio-cultural del proyecto Fiare. /ENRIC CATALÀ

Clara Soler Roig es la responsable a nivel estatal del Área socio-cultural del proyecto de banca popular Fiare. Antes trabajaba en el tercer sector. Nos atiende en la oficina del banco, en el ensanche de Barcelona. Esta es la segunda entrevista de una serie de conversaciones con algunas de las principales cooperativas catalanas.

Para entrar directamente en materia. ¿Qué es Fiare?

Fiare comenzó a trabajar como agente de la Banca Populare Etica en 2006. El objetivo era adquirir experiencia en el ámbito financiero para poder crear aquí una banca ética en manos de la ciudadanía. De las experiencias que observamos a nivel europeo, la que más nos interesó fue la de Banca Populare Etica italiana porque era una cooperativa de crédito legalmente constituida donde toda la base social -sin importar la cantidad de capital social aportada- tenía los mismos derechos: una persona, un voto. Y este era un principio que la gente que montó aquí el proyecto compartía totalmente.

¿Cómo se creó Banca Etica en Italia?

Es similar a como se ha creado Fiare aquí. A partir de organizaciones del tercer sector, de la economía social y solidaria que vieron durante la década de 2000 la necesidad de poner en marcha una banca al servicio de la economía social. Por estos dos motivos, por el principio de una persona un voto y por su vinculación con las entidades y asociaciones, tomamos como modelo el de la BPE.

Tomada la decisión, ¿cuál fue el primer paso práctico?

Fuimos al Banco de España y nos registramos como agentes de Banca Populare Etica, hacia el 2006. Esto nos permitió empezar a abrir libretas de ahorros y canalizar el capital recogido de personas y entidades hacia la financiación de entidades y asociaciones.

Explique bien este punto.

En este momento sólo trabajamos en la financiación de entidades. Entidades del tercer sector, la economía social y la economía solidaria.

¿Con eso basta? ¿No hay más demanda de crédito ahora que las entidades convencionales están cerradas con llave a la economía productiva?

A raíz de esta crisis, nos hemos dado cuenta de que nuestra base social, que ahora son unos 4.200 socios, personas físicas o entidades, quieren más servicios bancarios. Por tanto, a partir de 2012 se aprobó la integración de las dos entidades, Fiare y Banca Populare Etica. El resultado es una cooperativa de crédito de ámbito europeo. En el último año, por lo tanto, hemos trabajado a nivel técnico y legal para ver cómo hacíamos posible esto.

¿Qué gestiones concretas?

En febrero presentamos el proyecto al banco de Italia, que es quien debe aprobar la solicitud de integración de las dos organizaciones. Durante junio el Banco de Italia debe pronunciarse, aunque el silencio se considera una resolución favorable. Si esto así, al cabo de un mes el Banco de Italia comunicará al Banco de España la apertura de oficinas de BPE aquí.

¿Como se anunciarían? ¿Como Banca Populare Ética o como Fiare?

Nosotros somos partidarios de conservar el nombre: Fiare-Banca Populare Etica. Ahora estamos trabajando a nivel técnico, resolviendo todas las cuestiones sobre software, la compatibilidad de los equipos, la formación de los trabajadores, la adaptación de las oficinas en el nuevo modelo y esperamos que el 1 de enero de 2014 podremos ofrecer a la ciudadanía servicios bancarios más completos: mejorar la oferta de libretas de ahorro y cuentas corrientes, y financiación para entidades.

¿Hasta ahora cuentas corrientes no hacíais?

El gran cambio es el tema de la cuenta corriente. Y sobre todo mejorar la agilidad en la gestión.

¿Y la financiación a empresas o particulares que no sean del tercer sector no os la planteáis?

No. En Italia han tardado 15 años en dar financiación para comprar la primera vivienda para los socios. Nosotros no estamos todavía en este debate.

¿Pero una Pyme o una pequeña cooperativa puede pedir créditos?

Sí. Nosotros cuando recibimos una solicitud de financiación miramos varias cosas. En primer lugar vemos si son socios. Queremos reforzar las entidades miembros del proyecto Fiare. En segundo lugar miramos si el proyecto se adecua a nuestros principios. Nos fijamos en si se plantea la transformación social, si crea puestos de trabajo, cuáles son las condiciones laborales, cuál es la igualdad de género, qué tipo de proveedores utilizan estas organizaciones... Estos son criterios que nosotros utilizamos para evaluar una propuesta de financiación. Y, evidentemente, el principal criterio es si la propuesta se sostiene económicamente.

A veces hemos financiado Sociedades Limitadas (SL), pero son SL con una finalidad social. No nos fijamos tanto en la forma jurídica, aunque nos da información, sino que nos fijamos en el proyecto.

Perdone que insista. ¿A particulares aún no se contempla darles crédito?

De momento no lo tenemos decidido. Se nos ha acercado la federación estatal de autónomos pero lo estamos estudiando, antes de dar el paso.

¿Tiene conciencia de que hay una verdadera necesidad de crédito, ya que los bancos convencionales que no lo dan? ¿Notan este nicho de mercado?

Es difícil hacer banca en este momento. Hay que afinar mucho con las garantías. Hay una parte de la economía social y solidaria que ha trabajado mucho con la administración. Es un sector que ha dado trabajo y servicios a población que tenía dificultades en el mercado laboral. Era un trabajo en colaboración con la administración. Por tanto, en la medida en que la Economía social se independizó de la administración, debe buscar otros mecanismos de financiación.

¿Cómo se organizará el banco en España?

A día de hoy hay tres oficinas. Bilbao, que es la principal, Barcelona y Madrid. Banca Populare Etica tiene cuatro grandes áreas y Fiare será la quinta área. Nosotros, Fiare, tenemos un consejero en el consejo rector de la cooperativa. Habrá una cierta autonomía, los créditos de hasta 250.000 euros se decidirán en Bilbao. A partir de esta cifra se decide el departamento de análisis de riesgo. Actualmente estamos presentes en 12 comunidades autónomas. Tenemos unas 200 personas socias, voluntarias muy activas, que se encargan de la sensibilización sobre finanzas éticas en el territorio. Son ciudadanía activa, el motor de Fiare. A nivel español Fiare supone una aportación de capital de 4.236.262 euros repartidos entre 3.654 personas físicas y 444 entidades.

¿De este conjunto qué parte le corresponde a Cataluña?

En Cataluña el capital aportado son 730.833 euros de 400 personas físicas y 82 entidades.

¿Y en cuanto a depósitos?

A nivel estatal a cierre de 2012 teníamos 33.509.869 euros y en crédito aprobado 31.271.544 euros.

¿Y notan la crisis?

Sí que la notamos. Hace unos años recogíamos una media de 7 millones de euros en ahorro y ahora recogemos sólo 4 millones. En cambio hemos aumentado en número de libretas y de personas. Esto supone que cada vez más hay un cambio de conciencia entre la ciudadanía, que hace una apuesta política y lleva su dinero a un modelo de banca ética. En otro caso, las cantidades de dinero depositadas en las libretas son inferiores.

¿Qué relación tiene con otros proyectos similares? ¿Son coincidentes? ¿Los considere competencia?

Por ejemplo, de Coop57 podemos decir que somos hermanos. Forman parte de la estructura estatal de Fiare desde el inicio. Fue una de las impulsoras y está en el principal órgano de gobierno de Fiare. La diferencia es que nosotros somos banca regulada por el Banco de España. Coop57 no es banca regulada, es una cooperativa de servicios que trabaja en temas de financiación. Coop57 no tenía ni tiene el objetivo de ofrecer más servicios bancarios. Quería ser un instrumento muy flexible para dar respuesta al sector cooperativo. Ellos están especializados en cooperativas y volúmenes de dinero mucho más pequeños que nosotros, y eso lo pactamos entre ellos y nosotros.

Clara Soler, responsable a nivel estatal del área socio-cultural del proyecto Fiare. /ENRIC CATALÀ

La morosidad de los créditos a la banca solidaria es 10 veces inferiores a la convenicional. /ENRIC CATALÀ


¿Ha notado más demanda de crédito fruto de la crisis?

De lo que hemos notado una alta demanda es de un producto conocido como anticipo de subvenciones. Entidades grandes que trabajan en la prestación de servicios sociales que hace un año o casi dos que tienen retrasos en los pagos por parte de las administraciones, y de cantidades muy importantes. Este ha sido el producto estrella durante el año pasado. Hemos notado también que muchas entidades se lo piensan mucho antes de pedir un crédito. Como ven que no saben qué pasará con sus líneas de trabajo intentan no pedir préstamos, por suerte son muy responsables y se intentan autogestionar haciendo recortes internos. Hay una gran responsabilidad en este sentido!

Así, ¿la fecha en que se muestra públicamente Fiare será 2014?

Cuando se verá externamente será a principios de 2014. Ahora estamos trabajando con servicios informáticos que nos proveerán del software online. Hacemos mucho trabajo interno.

¿Cuán será la estructura?

Hemos dividido España en tres ámbitos: el norte, el centro-sur y la mediterránea. Inicialmente trabajaremos con las tres oficinas. En Cataluña, la oficina será la de Barcelona y se promoverá la figura del promotor financiero o del banquero ambulante. Serán personas que irán a las sedes de las entidades vinculadas para ofrecer los servicios. La idea es trabajar con un modelo muy mutual, de dar servicios a nuestra propia base social. No será requisito que la persona sea socia para poder recibir un crédito, pero cada vez más, y sobre todo en el contexto de crisis, la idea es trabajar con la gente que tenemos dentro. Y tener una expansión muy controlada. Queremos que la gente que venga a Fiare lo haga convencida, que sepan qué significa una banca ética. No queremos meros consumidores.

¿La informática será entonces clave?

Sí, totalmente. Sabemos que de entrada nos costará acercarnos a un perfil de gente de la tercera edad, pero el modelo es trabajar con un buen software que permita que la gente pueda hacer online solicitudes de depósitos de ahorro y de cuenta corriente por Internet.

Dice que quiere a un cliente muy militante. ¿Sabrá él que quizás recibirá menos por sus depósitos? ¿Se lo contarán?

Esto ya está pasando. De stos 33 millones que tenemos en ahorro, los que nos los traen lo primero que dicen es que no les interesa tanto el tipo de interés si no que se les garantice que su dinero se utilizará correctamente. Incluso hay un tipo de libreta que se llama libreta redes, que con el tipo de interés se hace una donación a una lista de 15 entidades.

¿Es la filosofía global?

Nosotros lo que intentamos es no cobrar caro el crédito y, por tanto, con esto puedes pagar mucho el ahorro.

Decía que la gente quiere saber que el dinero se invierte correctamente. ¿Como se puede garantizar esto?

Primero, somos una organización sin ánimo de lucro. No repartimos dividendos, todo se reinvierte en la propia entidad. Sí que cada 'x' años se han producido ciertas revalorizaciones del precio de la acción, pero esto se hace de manera extraordinaria y si se aprueba en asamblea. Y somos transparentes. Hay asambleas más allá de la estatal, territorializadas, al menos dos veces al año, donde las oficinas rinden cuentas sobre qué se ha hecho con el dinero y en qué tipo de proyectos se ha invertido.

¿Qué es esto de las comisiones de evaluación?

Los territorios, en Valencia, en Granada, en Córdoba, tienen comisiones de evaluación social. Nosotros para dar crédito lo hacemos a partir de dos pilares. Uno es el análisis técnico que dice si la propuesta se sostiene o no financieramente, pero luego está la comisión de valoración ético-social compuesta por miembros de la cooperativa no remunerados que examinan si el proyecto se adecua a nuestros principios. Lo valoran y emiten un informe que llega a la persona de análisis de riesgo. Si el informe es positivo este lo acaba de evaluar y se fijan las condiciones del posible crédito.

¿Qué ámbitos financian?

Financiamos cuatro grandes sectores. El primero, la inserción social y laboral de personas. El segundo, proyectos vinculados con el comercio justo. El tercero, proyectos relacionados con la sostenibilidad del territorio y, por último, propuestas vinculadas con educación y cultura.

¿Fiare emitirá tarjetas? ¿Tendrá cajeros automáticos?

Será banca online. En principio habrá tarjeta de débito y de crédito, y se podrán retirar fondos e ingresar su a través de la red Servired. Nosotros no apostamos por un modelo con oficinas donde presencialmente puedas sacar dinero, porque es muy costoso. Tú o yo podremos tener domiciliada nuestra nómina a Fiare ya través de los cajeros podremos sacar dinero.

¿Cuál es el nivel de impagados que tienen en Fiare?

En el territorio español no llega ni al 1%. En Italia está en el 1, 5%, es muy pequeño, comparado con la banca convencional.

¿Porque es tan pequeño?

Porque se crea una fuerte relación de confianza con las entidades. Buena parte de ellas son sólidas y estables y cuando tienen problemas financieros lo que se hace es renegociar las condiciones de pago. Pero, en general, ninguna entidad se desmorona.

¿A qué nivel creced actualmente?

En financiación crecimos un 7% y en ahorro un 15%

¿Para ser socio de Fiare qué capital social mínimo se debe suscribir?

300 euros por persona física y 600 por persona jurídica. Estos fondos son recuperables. En caso de necesidad la propia entidad recompra los títulos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha