eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Marta Ferrusola, una biografía clave para entender Catalunya

Es la historia del ‘factor humano’ que explica por qué tantos catalanes, durante tanto tiempo, dieron la confianza y la admiración a Jordi Pujol

- PUBLICIDAD -
Cristina Palomar, autora de la biografía no autorizada de Marta Ferrusola 'Això és una dona!' /ENRIC CATALÀ

Cristina Palomar, autora de la biografía no autorizada de Marta Ferrusola 'Això és una dona!' /ENRIC CATALÀ

El periodismo en profundidad se ejerce a menudo a través de los libros. Algunos de ellos resultan imprescindibles a la hora de entender la realidad. Este es el caso de ‘Això és una dona! Retrat no autorizat de Marta Ferrusola’. Así es el título, pero es mucho más que una biografía de quien fuera la ‘primera dama’ de Catalunya durante 23 años. Es la historia del ‘factor humano’ que explica por qué tantos catalanes, durante tanto tiempo, dieron la confianza y la admiración a Jordi Pujol. Por qué el clan Pujol-Ferrusola logró tejer a su alrededor un verdadero régimen político que mantuvo, y en buena parte mantiene aún, la hegemonía política en Catalunya.

La autora, Cristina Palomar, una periodista de larga trayectoria y espíritu crítico, recorre en el libro un viaje constante entre la anécdota y la categoría. Marta Ferrusola es la protagonista de una historia personal y familiar que refleja muy bien una época de una cierta Catalunya, la que después de la posguerra y el franquismo abrazó el catalanismo y la democracia de la mano del movimiento político y social liderado por Jordi Pujol. Esta Catalunya sufrió el día de la confesión del expresidente de la Generalitat, un demoledor golpe emocional. Estupor, decepción, indignación… fueron los sentimientos que invadieron a un sector muy significativo de la sociedad Catalana, sobre la que se extendió, después, una sensación de luto colectivo.

Quienes habían convertido a Pujol en el padre de la patria, en su referente político e, incluso, moral, necesitaban encontrar un por qué. Sin una explicación, el fracaso de Pujol era también el fracaso vital de quienes le habían votado y admirado durante ‘toda una vida’. Resultaba, pues, imprescindible encontrar un culpable que, de alguna forma, ‘salvara’ al President. Y, de pronto, todas las miradas se dirigieron a Marta Ferrusola. El relato decía así: “Jordi Pujol había dedicado su vida a construir un país y había dejado la familia en manos de su esposa, quien no estuvo   a la altura de esta responsabilidad y propició que los hijos se dedicaran a actividades que, al final, obligaron al padre a confesar un inverosímil legado para salvarlos”. Marta Ferrusola era el ‘factor humano’ que explicaba la debacle.

El lector del libro, publicado por Angle Editorial, llega a conocer a fondo al personaje, a su época, a su contexto. Pero también llega a la conclusión que no estamos ante un ‘fallo humano’, de una persona o de una familia, si no ante un caso sistémico, un régimen clientelar que utilizó, y aún utiliza, a Catalunya como patrimonio para enriquecerse y acumular poder. Marta Ferrusola fue una pieza de este engranaje. Una pieza decisiva en el entramado de tráfico de influencias y, también, a la hora de establecer las estructuras de poder. El libro revela como Marta Ferrusola fue clave en la elección y el nombramiento de Lluís Prenafeta, hombre todopoderoso en el Palau de la Generalitat en los años ochenta. Prenafeta, que ahora se enfrenta a casi siete años de cárcel por el caso Pretoria, fue el verdadero padre del pujolismo político, el que repartía carnets de buenos y malos catalanes, el que compraba voces y silencios, el que consideraba traición toda disidencia.    

Marta Ferrusola no sólo era influyente en la trastienda del poder, a la hora, por ejemplo, de nombrar o cesar ‘consellers’. Influía, también, a partir de sus frecuentes declaraciones públicas, en las que exhibía actitudes tan extremadamente conservadoras, clasistas y xenófobas que, incluso, obligaban a su marido a desautorizarla. Y aquí surge de nuevo la pregunta inquietante. ¿Por qué una parte significativa de la sociedad catalana apoyó durante tanto tiempo este régimen, el pujolismo, y los mensajes que lanzaba su primera dama? El libro aporta respuestas, y por eso es tan necesaria su lectura. Sólo apunto una: “una parte de la sociedad catalana sustituyó el franquismo militante por un nacionalismo muy conservador”.

El libro de Cristina Palomar ofrece un retrato periodístico del epicentro del pujolismo. Reconstruye la biografía de una mujer, de una familia, de un clan (en palabras de la propia Marta Ferrusola) y de un régimen. Y en conjunto, de una cierta Catalunya. Cuando Marta Ferrusola exclamó que “Catalunya no se merece” una comisión de investigación como la del Parlament de Catalunya se refería a esa cierta Catalunya, a “su” Catalunya. Y la pregunta final es si la sociedad catalana se ha emancipado o no del clan y el régimen que hicieron de Catalunya su patrimonio. Lean el libro. Tiene muchas respuestas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha