eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El mexicano Antonio Ortuño gana el V Premio Ribera del Duero de relatos

- PUBLICIDAD -
El mexicano Antonio Ortuño gana el V Premio Ribera del Duero de relatos

El mexicano Antonio Ortuño gana el V Premio Ribera del Duero de relatos

El mexicano Antonio Ortuño ha resultado ganador del V Premio Ribera del Duero de narrativa breve, dotado con 50.000 euros, por "La vaga ambición", libro en el que habla de la naturaleza de la escritura con un "gran dominio", según el jurado, que también ha destacado su capacidad para divertir y conmover.

Según el fallo hecho público hoy en rueda de prensa, el jurado ha otorgado este premio a Ortuño (Zapopan, Jalisco, México, 1976) por el "gran dominio que demuestra para desarrollar un tema común a todos los relatos" y por su "capacidad humorística que no va en detrimento de la emoción".

Un total de 845 autores de 36 países, en su mayor parte de España y Latinoamérica, se presentaron a esta edición del certamen bianual que convoca la Denominación de Origen Ribera del Duero en colaboración con la editorial Páginas de Espuma.

Además de libros de relatos, Ortuño es autor de varias novelas como "El buscador de cabezas", "Recursos humanos" o "El rastro", entre otras.

Los finalistas este año han sido, además de Ortuño, Rogelio Blanco, Jesús Ferrero, Elvira Navarro y Patricio Pron.

De abuelos españoles, su madre nació en Valencia en medio de un bombardeo durante la guerra civil, aunque siempre se sintió madrileña. Emigró a México, según ha recordado el autor, que ha confesado, además de que es seguidor del Atlético de Madrid, cómo escribía de forma compulsiva hace muchos años pero sin pensar que fuera a ser su profesión.

"El Cholo Simeone es más importante que García Márquez", ha bromeado el escritor.

El autor mexicano ha explicado en una entrevista con Efe que su libro es una colección de relatos "que funciona como un organismo, con un narrador y un protagonista común que es un escritor que aparece en todos los cuentos, menos en uno que es precisamente un relato que escribe ese autor.

En sus relatos, Ortuño realiza una reflexión constante sobre lo que significa narrar y lo que es ser escritor "no en términos románticos y trascendentales sino a ras de campo. Lo que es sobrevivir a humillaciones, juegos florales municipales, lo que es cotidiano y de lo que no se escribe nunca".

De una forma "descarada e irónica", el autor mexicano ha considerado que hay "algún componente autobiográfico no confesional" que le ha servido "para alimentar la caldera de la ficción".

En sus relatos no aparece el escritor como un "gurú trascendental que ve las cosas que no ven los demás sino que prima ese autor que como parte de una picaresca tiene que sobrevivir, como lo hacen los camareros o los inmigrantes".

"Seguro que hay escritores que son superestrellas que lo pasan muy bien viajando en primera clase y desayunando champán pero lo normal es que un autor escriba en los ratos libres que le deja otro oficio", ha dicho Ortuño, que ha señalado que en su propio caso ejerció de periodista durante 20 años.

El escritor asegura que intenta partir de cero en cada nuevo libro porque aunque hay autores que "escriben siempre la misma novela destinada a su millón de lectores que quieren lo mismo", otros se sienten satisfechos de buscar un nuevo reto.

No obstante, ha indicado que el protagonista de los relatos no es "una víctima de un destino funesto ya que nadie le ha obligado a ser escritor" pero lo que está claro es que esta profesión tiene "una carga ineludible de frustración. No es como cultivar geranios".

Por el contrario, escribir es tan difícil "como operar un cerebro" y la técnica literaria es "endemoniadamente complicada", ha destacado.

El jurado ha estado presidido por la escritora Almudena Grandes, que ha señalado que se sentía afortunada porque su obra preferida había resultado ganadora.

Incertidumbre, vulnerabilidad, pasión y miedo son algunos de los sentimientos del protagonista cuando escribe, según ha dicho Almudena Grandes de un libro que ha calificado de "certero, emocionante y muy divertido"

El jurado ha estado también integrado por los también autores Juan Bonilla y Sara Mesa, además de Enrique Pascual García, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero; Juan Casamayor, director de la Editorial Páginas de Espuma y Alfonso Sánchez, secretario general del Consejo Regulador.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha