eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Atxaga reconoce que necesita "buen humor" para escribir literatura infantil

- PUBLICIDAD -
Atxaga reconoce que necesita "buen humor" para escribir literatura infantil

Atxaga reconoce que necesita "buen humor" para escribir literatura infantil

El escritor vasco Bernardo Atxaga ha reconocido a Efe que para escribir literatura infantil necesita estar de "buen humor", ya que este estado de ánimo le predispone más para "llegar" a los niños.

Atxaga (Asteasu, Guipúzcoa, 1951) participa en la segunda edición del programa "Maneras de contar la cultura del vino", organizado en el Museo Vivanco de Briones (La Rioja), donde imparte un taller para público familiar y después una charla literaria para adultos junto con el profesor de la Universidad de La Rioja Miguel Ángel Muro.

Tras escribir cinco volúmenes sobre las aventuras de la perrita Xola, una serie de cuentos infantiles que comenzó en 1995, ha asegurado que todos ellos los escribió con un estado anímico de "buen humor".

El Premio Nacional de Narrativa 1989 por "Obabakoak" ha opinado que los padres son los primeros encargados de transmitir a los niños la afición de leer, pero no son los únicos responsables.

En su opinión, para impulsar medidas de animación a la lectura, hay una "responsabilidad colectiva" del Estado y quienes gobiernan, porque utilizan el dinero público.

Así, para lograr que los niños lean, ha defendido poner en marcha otras políticas, como abaratar el precio de los libros infantiles y que las bibliotecas públicas funcionen bien.

"Leer proporciona placer, alegría y conocimiento, pero no hay una receta mágica, son los propios niños quienes deben darse cuenta de ello", ha asegurado.

Al margen del taller infantil, el Museo Vivanco de la Cultura del Vino también acoge una conversación informal sobre literatura en torno a una copa de vino de Rioja.

El autor de "Días de Nevada", Premio Nacional de la Crítica 2014 en narrativa en lengua vasca, ha detallado que en su vida, tomar vino está asociado a la "celebración", nunca como algo diario.

Conversar con amigos es una manera de "celebrar", ha explicado, pero en ocasiones también puede tomar una copa de vino como forma de culminar la jornada sin que haya ocurrido "nada especial".

"Yo soy de otro paisaje, prácticamente nací encima de una sidrería, por lo que, para mí, la bebida de diario ha sido siempre la sidra, por lo que el vino es algo más sacral, asociado a la celebración", ha concluido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha