eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El Grand Palais de París se hará un "lifting" de 400 millones de euros

- PUBLICIDAD -
El Grand Palais de París se hará un "lifting" de 400 millones de euros

El Grand Palais de París se hará un "lifting" de 400 millones de euros

Los 77.000 metros cuadrados de piedra, acero y cristal del Grand Palais de París, un espléndido salón de muestras flanqueado por el Sena y la Torre Eiffel, se someterán a una renovación de 400 millones de euros (436 millones de dólares) que obligarán a cerrar el monumento durante dos años.

Las obras para lavar la cara, actualizar las medidas de seguridad y aprovechar mejor los espacios de ese heterogéneo palacio diáfano no empezarán antes de la segunda mitad de 2019, según ha anunciado en el diario "Le Monde" su presidente, Jean-Paul Cluzel, que estima el coste del proyecto en 393 millones de euros (429).

Cuzel, cuyo mandato finaliza el próximo 30 de enero, cuenta por ahora con 116 millones de euros (126 millones de dólares) del Ministerio de Cultura y otros 150 (163) de autofinanciación, a través de un préstamo del Banco Europeo de Inversiones y otro de las arcas públicas francesas.

Lo que deja otros 127 millones (138) aún por adjudicar para poner al día un edificio centenario y coral, que ya se gastó otros 100 millones de euros (109) en renovarse parcialmente entre 2002 y 2007, tras un estudio de contingencias a raíz de un accidente en 1993.

Será la segunda gran renovación a la que se someta en el siglo XXI el Grand Palais, inaugurado en 1900 con motivo de la Exposición Universal de París y síntesis del trabajo de cuatro arquitectos: Henri Deglane, Albert Louvet, Charles Girault y Albert-Félix-Théophile Thomas.

Un tercio del presupuesto se destinará a readaptar espacios que antes no podían comunicarse con la nave para habilitar más metros cuadrados y generar "un aumento del volumen de negocio".

Otra parte de la dotación se empleará para adaptar a normas y medidas de seguridad vigentes un enclave que el año pasado visitaron casi dos millones de personas.

Y el último tercio del dinero se empleará en la restauración general del edificio, convertido ahora en un punto neurálgico de la escena cultural parisina.

Por su frontal neoclásico, que da acceso a una nave acristalada de 13.500 metros cuadrados, han desfilado la fantasía de Chanel, los monstruos escultóricos de Anish Kapour o el genio inmortal de Picasso.

Actualmente, y hasta el próximo 29 de febrero, el Grand Palais alberga la muestra "Picasso.mania", que confronta al maestro cubista con otros grandes artistas muertos del siglo XX, como Roy Lichtenstein, Andy Warhol o Jean-Michel Basquiat.

Y el año entrante el Grand Palais dará cobijo a la languidez de Modigliani, la musicalidad de Chagall o las instantáneas de Sydou Keïta; y también albergará subastas de coches antiguos, la feria de arte contemporáneo FIAC, el Salón Internacional del Libro o hasta una muestra de cerámicas coreanas, entre otras.

El presidente de Francia, François Hollande, y el primer ministro, Manuel Valls, aprueban, según Cluzel, el costoso lavado de cara a un edificio diferenciado del denominador común del relieve de París.

Su arquitectura, un canto al eclecticismo de la "Belle Époque" con autoría consensuada, le convierte en un verso suelto en el paisaje de la ciudad.

La nave principal, más de una hectárea de superficie con una bóveda acristalada y armazón de acero que se eleva 45 metros de altura (hasta 60 con pináculo), se distingue como referencia visual desde muchos puntos de la capital francesa, esencialmente plana.

Además, el Grand Palais está ubicado frente al Petit Palais y junto al puente de Alexandre III, otro de los lugares de interés turístico de la ciudad y célebre por sus farolas negras y sus dragones dorados.

El anuncio de la renovación, que invita a los curiosos a apurar el edificio antes de su cierre temporal, se produce al inicio de las fiestas navideñas, que tradicionalmente representa el mayor pico de turismo anual en París.

Coincide también con un período de incertidumbre en el sector turístico de una ciudad que presume de ser la más visitada del mundo, después de que fuera atacada el pasado 13 de noviembre en una serie de atentados yihadistas simultáneos que dejaron 150 muertos y más de 350 heridos.

París es la capital de un país donde el turismo representa el 7,2 % del producto interior bruto (PIB) de Francia, según cifras del Instituto Nacional de Estadística galo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha