eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La Ley de Propiedad Intelectual sigue necesitando cuidados, 30 años después

- PUBLICIDAD -
La Ley de Propiedad Intelectual sigue necesitando cuidados, 30 años después

La Ley de Propiedad Intelectual sigue necesitando cuidados, 30 años después

Expertos en propiedad intelectual del mundo académico, profesional, educativo y empresarial han coincidido hoy en la necesidad de "mimar" una ley que, después de treinta años, aún sigue precisando de "difíciles equilibrios" para sobrevivir.

Una ley que es "el carrusel que no para o el platillo chino que necesita dar vueltas continuamente para establecer nuevos equilibrios", explica a Efe Agustín González, abogado experto en propiedad intelectual de Uría Menéndez, y uno de los participantes del curso "La modernización de la propiedad intelectual en España y su evolución", en el marco de los cursos de verano de la Universidad Complutense.

"En este asunto hay muchos intereses económicos, importantes y respetables -apunta este experto-, y los equilibrios son precarios. Hay que vigilar siempre para que no se te caiga el platillo chino, porque, como te distraigas, se te rompe la pieza. Y eso solo se logra corrigiendo día a día los pequeños defectos que se observen para que la rueda siga girando".

A lo largo de la jornada, distintos expertos, así como dos de los redactores de la norma de 1987, Juan Mollá y Miguel Satrústegui, han debatido sobre el modo en que ha ido evolucionando la ley, marcada siempre por las normas europeas que obligaban a su continua revisión, y han hecho diversas propuestas de futuro.

Para González, es aún hoy imprescindible acompasar nuestras leyes a estas normas superiores, "sobre todo en el sentido de que España ha reconocido una serie de derechos que no lo están a nivel internacional y, si no se corrige, este hecho provocará desajustes a medio o largo plazo que perjudicarán al desarrollo de la sociedad de la información en España".

En su opinión, hacer de esta ley un territorio moderno requiere "flexibilizar" algunos límites y excepciones a los derechos, porque, de lo contrario, "los derechos de autor se convierten en una especie de corsé que provoca rechazos en la sociedad, y de lo que se trata es justamente de lo contrario: que la sociedad reconozca la labor de sus creadores respetando sus derechos de autor", advierte.

Límites, explica, que "pasan por el uso de determinadas obras protegidas sin necesidad de pedir permiso o pagar una remuneración siempre que haya un interés general que lo justifique, pero ese es un asunto en el que el legislador español se ha mostrado muy cerrado".

Desde el punto de vista de este experto, hay un tercer impulso que pasa por dotar de la suficiente claridad a los contratos que firman autores y artistas con los productores audiovisuales y de discos.

"Esos contratos están escasamente regulados. Unas reglas equilibrarían la posición negociadora del autor, o artista, por un lado, y el productor por otro, porque hoy el artista parte de una posición muy debilitada con respecto a estas grandes empresas".

Recuerda González que "en treinta años hemos pasado del top manta a la piratería digital; en 1987 no existían las teles privadas, y hoy trabajamos con plataformas digitales de distribución de contenido. El cambio es profundísimo".

Conseguir estos equilibrios debería ser "una labor de muchos", apunta González, si bien el experto entiende que hay un agente decisivo: "El principal responsable y quien tiene que impulsar una reforma que contemple todas estas cosas es el gobierno, es quien tiene que impulsar una reforma que apoyen los grupos parlamentarios".

Un curso que mañana dedicará un homenaje al compositor Manuel Alejandro y que han hecho posible las empresas Prisa, Bertelsmann, Google y Telefónica, con el apoyo de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), en el marco de los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha