eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El argentino Mitre explora los límites de una convicción en "Paulina"

- PUBLICIDAD -
El argentino Mitre explora los límites de una convicción en "Paulina"

El argentino Mitre explora los límites de una convicción en "Paulina"

En la mejor tradición del cine de verdad, "Paulina", del argentino Santiago Mitre, plantea más preguntas que respuestas: ¿Hasta dónde llevar una convicción? ¿Es posible el compromiso físico en nuestros días? ¿Dónde está la línea entre idealismo y fanatismo?

Las múltiples ventanas que abre este filme han sido recibidas con calidez y buenas críticas en el Festival de Cannes, donde se ha estrenado dentro de la Semana de la Crítica.

Paulina, recreada de forma notable por la argentina Dolores Fonzi, es una prometedora abogada que decide poner en práctica sus ideales políticos como maestra rural en la provincia fronteriza de Misiones, pese a las presiones de su entorno para no hacerlo.

Allí deberá enfrentarse a dilemas aún mayores cuando las cosas comienzan a no salir como ella esperaba.

"No hay un mensaje, sino que la película pretende ser el territorio desde el cual se puedan pensar determinadas cuestiones", explica Mitre en una entrevista a Efe.

La protagonista, reconoce el director, es un auténtico enigma incluso para quienes hicieron el filme, por lo que "solo podemos respetarla y acompañarla, aunque a la vez ella nos pone en una posición de incomodidad muy grande".

El realizador de la muy premiada "El estudiante" (2011) entiende que puede resultar difícil para el espectador empatizar con alguien que decide ir tan lejos en la defensa de sus ideales y recuerda que, al tratarse de una ficción, "se extreman ciertas cuestiones con un sentido narrativo".

"La idea de un personaje con convicciones sociales y políticas muy fuertes y que se aferra a eso hasta las últimas consecuencias, hasta momentos en que su cordura puede ser puesta en duda, era parte de la propuesta narrativa", señala.

Puestos a elegir, en la vida real, Mitre lo tiene claro: "Prefiero a la gente que tiene convicciones fuertes, que cree en cosas y que intenta modificar cosas a la que no cree en nada".

Paulina, bella y testaruda, terrenal y mística, "asusta" a Mitre y puede que al espectador, pero su fuerza de voluntad también puede llegar a producir emoción.

"La violencia contra las mujeres está desplegada en todas sus formas, desde la más sutil a la más brutal", dice el realizador, quien se inspiró en la cinta "La Patota", de 1960, dirigida por Daniel Tinayre y protagonizada por Mirtha Legrand.

"Paulina" está rodada en Misiones, un territorio fronterizo con Paraguay y Brasil donde todavía se conserva en parte la lengua guaraní, que ofreció la posibilidad de dar un contexto más rico a la incomprensión entre la joven abogada, hija de un juez, y sus habitantes.

Para Fonzi, fue un alivio comprender, tras un año de ensayos y películas de referencia, que precisamente debía tratar de no entender a su personaje ni juzgarla.

Decidió entonces "acompañar" a Paulina y seguir hacia adelante poniendo en práctica sus decisiones, explica la actriz, de 36 años, a Efe.

"Paulina representa a nuestra generación, que quiere un cambio posible: no más violencia hacia nadie. Frente a ella, su padre tambalea. (La del padre) es una generación bisagra, que ahora tiene un discurso más relajado y progresista, pero que viene de un orden más conservador y rígido", considera.

Para Fonzi, el debate que plantea la obra no tendría "siquiera que existir porque no debería juzgarse a alguien como Paulina por hacer lo que hace, sino entender que está en su derecho de elegir su camino, como cualquier persona".

Tras muchos meses de duro trabajo para interpretar al personaje que sostiene el filme -"fue complejísimo encarnarla"- la argentina afirma: "La labor cumplida me deja muy feliz".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha