eldiario.es

ENTREVISTA | Barbijaputa

"Yo también fui una machirula y otras mujeres despertaron mi conciencia feminista"

La tuitera y columnista vuelve a las librerías por segunda vez con Machismo: ocho pasos para quitártelo de encima, una guía para crear aliados feministas

"Las mujeres de derechas no son feministas, son egoístas. Así parecería que no tiene nada que ver con la ideología política, y el feminismo sí es política"

Bola extra: Barbijaputa recomienda su libro a un político, un deportista, un actor y un periodista

183 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Machismo: ocho pasos para quitártelo de encima

Machismo: ocho pasos para quitártelo de encima

Su primer libro, La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal, ya va por la sexta edición. Gracias a Bárbara, la protagonista semibiográfica, muchos lectores descubrieron a Barbijaputa más allá del personaje y de sus incendiarias columnas. Su pasado como azafata, sus relaciones familiares o el 15M reforzaron el vínculo con esa "chica normal" que escribe detrás de un nick. Ahora vuelve a las librerías por segunda vez con la guía Machismo: ocho pasos para quitártelo de encima (Roca Libros).

En un tono diferente al de su debut literario pero muy reconocible, pretende crear aliados feministas a través de ocho fases. Barbijaputa interpela directamente a los hombres, pero sin perder de vista que el objetivo último es la liberación femenina, "porque las mujeres se merecen un espacio siempre". Nos encontramos para hablar de todo esto, del anonimato y la autocensura, mientras planea una pregunta: ¿volverá a la novela? "Será lo siguiente".

Si tuvieses que animar a un hombre a leer Machismo: ocho pasos para quitártelo de encima con una frase, sería: "Necesitas leerlo porque..."

Porque, aunque no lo reconozcas, eres machista. Teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad machista, no necesito conocer al hombre en cuestión, lo imposible sería que no lo fuera. Se tendría que haber criado en una burbuja y rodeado de mujeres con una gran conciencia feminista.

He concebido el libro por fases, como las de superación de un duelo o de una adicción, porque tendemos a echar de menos lo que más nos favorece. Y en cada fase, las excusas más típicas. En el quinto paso, el de la negociación, ellos dirán: vale, si todos somos machistas, tú también, ¿no?

Por eso siempre me gusta diferenciar entre el hombre como machista y la mujer como colaboracionista del machismo. Porque, si entendemos el machismo como prepotencia sobre las mujeres, una mujer no puede ejercer esa prepotencia sobre su propio género.

¿Te ha costado explicar a tu entorno cercano estos rasgos más sutiles del feminismo?

Sí que me he encontrado enfrentamientos pero con sutilidades. Mi padre, por ejemplo, es la persona menos reaccionaria que conozco, el típico comunista de izquierdas. Siempre ha tenido el rol de amo de casa, nos ha criado desde una perspectiva de igualdad y nos animaba a defendernos por nuestros propios medios. Sin embargo, me costó que se deshiciese de la idea de que "las mujeres somos malas entre nosotras".

Le explicaba que la sociedad nos educa para competir y para vernos como enemigas. Al principio no lo entendía del todo, pero ahora ya es el más feminista del lugar y no consiente que digan esas cosas de las mujeres. He tenido mucha suerte con mi entorno, son muy esponjitas en ese aspecto y he visto una evolución clara y sin resistencias.

Si fijases un objetivo prioritario, ¿crearías hombres aliados del feminismo o harías un llamamiento a las mujeres colaboradoras del machismo?

Sin duda, lo segundo. El empoderamiento y la liberación de las mujeres es el objetivo principal. Los hombres pueden subirse al carro del progreso o poner palos en las ruedas, pero en última instancia son prescindibles. Es nuestra liberación. Por eso debemos enseñarnos las unas a las otras y crear una red de mujeres, con mucha sororidad y pedagogía entre nosotras.

Sin embargo, este libro está escrito interpelando directamente a los hombres. La literatura feminista suele ser universal o dirigirse a las mujeres. ¿Crees que le faltaba atacar este frente?

Hay feministas que tienen un mensaje muy suave, por ejemplo Emma Watson en la ONU. Nunca criticaré a una feminista por su lenguaje, porque cada persona tiene el suyo, y menos a ella que llegó a millones de personas con el He for She. Pero me da la sensación de que, cuando habla, los hombres sienten pena y no se reconocen como los causantes del problema.

Desde mi punto de vista, los hombres tienen que dejar de ver el machismo como una catástrofe natural. Un terremoto que, cuando acaba, solo han muerto ellas. En el libro, y también en mis artículos, intento decirles: "Tú eres un eslabón más en la cadena. Tú, riéndote de los chistes machistas, tú, pasando fotos por whatsapp de mujeres desnudas, tú, haciendo bromas sobre violación". Me parece que faltaba un mensaje así. El de Emma Watson es necesario, por supuesto, pero también uno que les interpelase directamente.

Ya adviertes en la introducción de que es un libro de autoputeo para los hombres. ¿Temes que lo cierren en la segunda página?

Espero que no sea así. Primero, quería que se quiten ese pánico a que alguien les llame machistas. Curiosamente lo sienten como lo peor que les puedes decir en la vida. También que entiendan que es imposible no serlo. Y, desde ahí, "matarlo" en la mayor medida posible. Yo me maravillo cuando veo a hombres en Twitter explicándose actitudes machistas los unos a los otros y entendiéndolas.  Esto no lo veía hace tres o cuatro años. Mis menciones de entonces eran una cosa muy distinta.

Emma Watson

Citas a Naomi Wolf: "La dieta es el sedante político más potente en la historia de las mujeres". ¿Son peores esos mensajes impuestos en plena dictadura de la imagen?

Todos esos mensajes sobre cómo debemos ser físicamente los aprendemos como un axioma. Sabía que el libro también lo iban a leer mujeres, así que he querido dedicar un espacio a subrayar todo esto y  animar también a desprendernos de la falsa idea de la competición entre nosotras. No está en nuestra biología, es una construcción social y como tal se puede desaprender.

Leticia Dolera escribió acerca de las contradicciones de una feminista en eventos de imagen como la alfombra roja de los Goya. ¿Tú también sientes esas contradicciones, aunque sea a un nivel más cotidiano?

Todas las tenemos. Por ejemplo, yo antes me pintaba mucho más. Ya apenas tengo maquillaje. Lo odiaba profundamente desde que trabajé de asistente de vuelo, donde nos obligaban a retocarnos en cada escala. Pero, por otro lado, me cuesta mucho trabajo no depilarme las piernas en verano. Siempre me digo a mí misma: "Qué duro es detestar estas piernas porque tienen pelo". 

Depende mucho de cómo sea tu vida en el día a día. Yo no me voy a encontrar en la tesitura de Leticia. Ella trabaja en el cine y posiblemente se encuentre con muchas más contradicciones que yo, que trabajo en casa, que me relaciono con mis amigas, amigos, chico, familia; y elijo totalmente qué hago y qué no hago. 

Me parece muy sano que comparta su confusión con nosotras a través, además, de un medio feminista creado por mujeres como es Píkara. Donde también pueda leer los comentarios de otras mujeres apoyándola y entendiéndola. Es  empoderante para ella y también para quienes la leemos.

¿Hay alguna forma, como decía Dolera, de convivir con ellas antes de que se conviertan en culpa?

Las contradicciones se pueden parar. Pero es un proceso y cada feminista tiene el suyo. No se puede empujar a nadie. Dentro de una sociedad de por sí machista, se puede tener una educación aún más machista o menos. Pero, en última instancia, todas nos hemos construido dentro de las bases del patriarcado. Así que cada una debe tener su proceso. 

Ya les dedicaste una columna, pero también centras un largo pasaje del libro en las mujeres de derechas que se dicen feministas. ¿Es esa la contradicción absoluta?

Sí. Desde el momento en el que tu partido quiere abolir el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo. Desde el momento en el que votas a partidos que apoyan invasiones imperialistas sobre otros países, y esas invasiones conllevan mujeres violadas por soldados o mujeres mutiladas y asesinadas. ¿En qué universo eso se puede considerar feminista?

Yo entiendo que ahora esté de moda, pero que Cifuentes, por ejemplo, enarbole la bandera del feminismo me parece hasta contraproducente. Porque hay chicas que pensarán así que el feminismo no tiene nada que ver con la ideología política, y el feminismo sí es política.

Las mujeres de derechas deberían preguntarse a sí mismas: ¿soy feminista porque creo en la liberación de la mujer? ¿O porque quiero mi liberación? Si crees en la primera, no puedes votar a partidos con prácticas machistas, es una incongruencia. Lo haces porque no tienes conciencia feminista y solo te interesan los mensajes que te benefician de manera individual. Pero eso no es feminismo, es egoísmo.

Hilary Clinton

Sin embargo, vimos que con Hillary Clinton se ha equiparado el hecho de ser mujer con el de ser feminista. ¿Cuál es el peligro de esto?

Que consigan el poder mujeres que adoptan un rol de hombres y hacen política como se ha hecho hasta ahora, en un mundo de hombres. Feminizar la política no solo se basa en poner a mujeres, que también. Es que haya mujeres con una gran conciencia feminista. De nada nos vale poner a Aguirre, Cifuentes, Thatcher o Clinton: liberales sin ningún pudor a la hora de apoyar políticas racistas, clasistas y misóginas.

Clinton defiende unas medidas belicistas y una perspectiva del mundo como si estuviese jugando al Risk. Qué cojones va a ser Hillary feminista. Hillary es mujer, eso está claro. Pero nada más. También han sido dos mujeres las que han conseguido despenalizar la violencia de género en Rusia. Eso no es feminizar la política. Hay veces que colaboramos muy bien con el machismo.

Es el segundo libro que firmas bajo seudónimo. ¿Qué razones personales tienes, más allá del acoso que pudiese venir?

Se me daría muy mal encontrarme por la calle tanto a personas que me tienen demonizada como a las que me tienen idealizada. La gente se ha hecho una construcción del personaje y yo soy una persona mucho más compleja. El anonimato me permite no ser reconocida, para bien y para mal. Pero la parte más positiva es que no se pone nombres, apellidos ni una cara al discurso. Quien quiera puede apropiarse de mis textos, que los firme incluso, o los mejore.

Mi conciencia feminista no es un mérito, no creo que yo tenga recibir laureles por eso. También he sido una machirula y fueron otras mujeres las que despertaron esa conciencia feminista. ¿Por qué me voy a llevar todo el mérito si ha sido un trabajo en red? Barbi soy yo tras un proceso feminista en el que participaron muchas mujeres. Con mis textos igual. Si pueden ayudar a otras, que ese mérito sea de todas. 

En la otra cara de la moneda está el acoso. Cuando llegan todas esas menciones a tu móvil personal, ¿sientes que tragarías menos con tu nombre y tu foto real en la cuenta de Twitter?

Bueno, no creo que merezca las mierdas que leo, pero lo cierto es que estoy más protegida por el anonimato que muchas compañeras. Por otra parte, todo lo que pase detrás del nick arriesga mi forma de ganarme la vida. Ha llegado un momento en el que como con lo que escribo con Barbi, y una crisis de reputación, por ejemplo, afectaría directamente a mis lentejas. Tendría que volver a los aviones (ríe). Así que el anonimato me protege por la calle, pero me deja expuesta a nivel laboral.

De todas formas, también creo que los trols tienen derecho a parecerme miserables y a soltar sus burradas. Siempre que no acosen ni amenacen, por supuesto. Pero están en su derecho a llamarme feminazi y hacerlo protegidos, sin poner en riesgo su privacidad o su trabajo.

El problema es que me autocensuro. Primero, porque están persiguiendo a gente por tuits y, segundo, porque muchas veces te aburres de los flames. Es una putada, es verdad. Pero si hay un motivo por el que de verdad me autocensuro es el primero: tal y como están las cosas, la Fiscalía podría hacerme salir del anonimato para declarar por hacer un chiste de un fascista como Carrero Blanco.

¿A quién recomendarías tu libro?

Político: Te diría que Albert Rivera, pero realmente no, porque los suyo no es falta de conciencia. Los machistas se diferencian en dos: los que no saben que lo son pero cambiarían si lo vieran, y los que están encantados perpetuando el patriarcado porque les va genial así. Así que, le regalaría mi libro a un político del primer tipo, por ejemplo a Iglesias o a Errejón.

Deportista: Siguiendo con el razonamiento anterior, más que regalárselo a futbolistas que agreden a sus novias, se lo regalaría a alguien como Pau Gasol, que ya estuvo genial durante el 15M y del que creo que haríamos un gran aliado feminista, si no lo es ya.

Actor: A Dani Rovira, sin duda. Hasta cuando intenta ser feminista es machista.

Periodista: A todos los directores de medios que tengan a más hombres que mujeres en sus directivas. Igual me quedo sin ejemplares con esta última, jajaja.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha