Opinión y blogs

eldiario.es

Lo que los salarios esconden

Brecha.Imagen de Wil Stewart.

Como recogíamos en el informe de Oxfam Intermón “Bajan los salarios, crece la desigualdad”  sabemos que la brecha salarial entre mujeres y hombres sigue siendo uno de los principales lastres para acabar con la desigualdad. Según los datos de Eurostat, la brecha salarial de género en 2014 en Europa se situó en un 16,1%, conforme al salario bruto por hora. Esto supone que, de media, el salario de la mujer fue un 16% menor que el del hombre. En España, según estos mismos datos de Eurostat 2014, esta diferencia aumenta hasta un 18,8%, siendo la brecha salarial española la sexta más alta de Europa, por detrás de Eslovaquia, Alemania, República Checa, Austria y Estonia. Si la mujer trabaja a tiempo completo, gana un 13,8% menos que el hombre. Esto significa que las mujeres tienen que trabajar 50 días más para percibir el mismo salario que un hombre. Si la mujer trabaja a media jornada, gana hasta un 30,9% menos.

Aunque es cierto que la brecha salarial de género se ha reducido tímidamente en los últimos años y se muestran ciertos avances, estos son lentos e insuficientes. Sigue existiendo un gran abismo entre los salarios de los hombres y las mujeres en España, debiendo adoptarse medidas para eliminarlo, “proponiendo mecanismos que compensen el trabajo reproductivo y las tareas de cuidados que, aún hoy, son mayoritariamente desempeñadas por mujeres”. Lo contrario, alimenta una sociedad donde prima la influencia y el peso de los hombres.

Además, la creciente precarización del mercado laboral español afecta de manera especial al colectivo de mujeres. Los últimos datos disponibles, referidos a 2015, nos indican que del total de asalariados a tiempo parcial, el 74,19% son mujeres frente al 25,81% de hombres. Asimismo, en ese mismo año, un total de 379.125 mujeres menos que hombres tuvieron acceso a un contrato indefinido. Por el contrario, 7.975 mujeres más que hombres fueron contratadas de forma temporal.

Seguir leyendo »

Cómo unir a Europa para luchar contra la pobreza energética

La pobreza energética se cobra víctimas en el invierno europeo. Imagen de Said Mhmdi.

En una sociedad desarrollada como la nuestra, los avances tecnológicos nos han llevado a un considerable aumento en la esperanza de vida. Debemos agradecérselo fundamentalmente a una mejor alimentación, a los avances en medicina, y no solo curativa, sino también preventiva y por supuesto a las condiciones de habitabilidad y confort de nuestros hogares. Pero esto no es así para todos, y por culpa de la desigualdad entre las personas nace el concepto de pobreza energética. Es decir, no todos podemos alcanzar estos "estándares" y lo que nos clasifica en el grupo de "privilegiados"  o no es nuestra capacidad económica.

Además y ya que se trata de un problema económico, también debemos distinguir diferentes grados de pobreza energética. Tenemos a los que sufren pobreza extrema. Estos casos quedan excluidos de la sociedad, puesto que no tienen un espacio en una economía capitalista. Después tendríamos los que sufren pobreza energética en hogares vulnerables, que si bien en algunos casos pueden estar sufriendo pobreza severa, cuentan al menos con la ayuda de los servicios sociales, pero siempre señalados por la sociedad y por tanto excluidos de participar en ella.

Un tercer grado de pobreza energética serían los hogares que no pueden afrontar ningún gasto extraordinario mensual, eso que se conoce comúnmente como "vivir al día". Por lo que en los meses de invierno, cuando las facturas de energía (luz y/o gas) aumentan de manera considerable por el uso de la calefacción, al no poder hacer frente a este gasto, optan por no utilizarla y si bien se entiende que no son "pobres", tampoco pueden "permitirse el lujo" de encender la calefacción. (Esto se debe aplicar también en muchas zonas del sur de nuestro país, con olas extremas de calor, que afectan igualmente a nuestra salud).

Seguir leyendo »

Dificultades no faltan: un viaje a República Dominicana

El barrio Simón Bolivar, junto a Santo Domingo, la capital de la República Dominicana. Imagen de Oxfam Intermón.

Doce años como voluntario en Oxfam Intermón dan para mucho. Pero un viaje a República Dominicana ha acabado con mis prejuicios sobre la naturaleza o la definición de la pobreza. Ahora pienso que la pobreza, como tal, quizá no existe. Lo que existe es la pobreza como consecuencia de la mayor lacra que nos invade en pleno siglo XXI: la desigualdad.

Y en República Dominicana todo son ejemplos. En un contexto de crecimiento económico continuo (el mayor de América Latina en los últimos cincuenta años), el nivel de desigualdad no sólo aumenta año tras año, sino que se respira por cada poro de la piel de este bello paraíso caribeño. Si a esto le unimos una presión fiscal descaradamente baja y le sumamos la casi nula aportación del gobierno en educación, sanidad o vivienda, obtenemos una situación insostenible que provoca un triste presente y, lo que es peor, un futuro incierto para millones de dominicanas y dominicanos.

Es quizá el tema de vivienda, lo que más me impactó en mi reciente viaje. Nuestra visita al barrio de Simón Bolívar, en la capital del país, me llenó de indignación, pero al mismo tiempo de admiración por sus gentes, que, pese a los obstáculos, siguen confiando en un futuro mejor. Obstáculos tales como que el 85% de la superficie urbana ocupada, carece de títulos de propiedad. O como que el déficit habitacional existente supone que este problema no sea considerado por la población enfocándolo como lo que es: el derecho a una vivienda digna para todas y todos.

Seguir leyendo »

Cien días, cinco causas

Congreso de los Diputados. Imagen de Ferrán Fusalba.

Aunque a Trump le bastaron un par de días para ponerse en marcha, es tradición conceder a los gobiernos 100 días de ‘luna de miel’ antes de comenzar a exigirle cuentas. A Mariano Rajoy se le acabó este ‘periodo de prueba’ el pasado 4 de febrero y, en lo relativo a las políticas relevantes para la lucha contra la pobreza y la desigualdad, la sensación general es que se ha desperdiciado este tiempo.

Esta es la conclusión general a la que hemos llegado las redes, plataformas y organizaciones (representantes de más de 500 colectivos) que conformamos el proyecto Polétika de vigilancia y presión ciudadana. Hoy presentamos nuestro análisis de lo que han dado de sí estos 100 días en 11 políticas públicas esenciales para la defensa y garantía de los derechos de las personas, en especial de los más vulnerables.

Aunque el balance general es negativo, no todas son malas noticias. En primer lugar, el gobierno de Mariano Rajoy ha impulsado algunas medidas que deben ser consideradas como positivas; entre ellas la ratificación del Acuerdo del Clima de París, la limitación de beneficios fiscales a las grandes empresas o el lanzamiento de un Plan contra la Pobreza Infantil con un presupuesto de 1000 millones de euros.

Seguir leyendo »

Memorial Víctimas de las fronteras

I Marcha por la Dignidad

La diferencia con otras tantas muertes en la frontera es que, en esa ocasión, mientras estas personas se ahogaban, Guardias Civiles desde la costa, a escasos metros, disparaban bolas de goma y botes de gases lacrimógenos para que estas personas no llegaran a pisar la playa. Bien podrían haberles auxiliado, pero esa madrugada, se dio la orden de disparar. Ponían en riesgo nuestra seguridad.

Ojalá esas muertes en la frontera nos hubieran hecho pensar en que cuando una frontera causa la muerte de un sólo ser humano algo falla en nuestro mundo, aunque solo sea, la negación del artículo primero de la Declaración de los Derechos Humanos. Pero todos sabemos que no fue así. A esas muertes les han seguido miles de muertes, a esa desaparición  miles de desapariciones. Las familias rotas esa madrugada por la frontera no son, ni por asomo, las últimas familias rotas por la única razón de querer proteger una forma de entender el mundo. Un mundo que para existir necesita excluir de él a la gran mayoría de los seres humanos, convirtiéndoles en invisibles, descartables, inviables… cualquier palabra que no trasluzca que esas personas son como tú, como yo.

Y cuando se acercan tanto a nuestra frontera como aquella madrugada, optamos por disparar botes de humo lacrimógeno, no fuera a ser que llegáramos a ver su rostro. Y hablamos de avalancha, invasión, asalto. Cuanto más bélica sea la palabra mejor, no vaya a ser que nos demos cuenta de que las personas que cruzan la frontera lo hacen armados de garfios para escalar o de palos para remar.

Seguir leyendo »

Dialla Diarra: Un sueño, una lucha

Mujeres africanas

A pesar de una infancia dura, Dialla tuvo la suerte de ser educada por su tío, quien le enseño todo lo que sabía como si fuera su propio “hijo”. A los trece años Dialla se casó. Fue un matrimonio concertado. Aun así, Dialla y su marido tuvieron la suerte de enamorarse. Un año después, ambos se fueron a Europa para empezar una nueva y mejor vida.

De ese día ya han pasado veinticuatro años, y quince de la muerte del marido de Dialla, quien falleció de accidente. A partir de ese momento, Dialla ha destinado su vida a luchar para cumplir el sueño de su marido: que las niñas y niños de origen africano tuvieran la oportunidad de estudiar. Con ese objetivo en mente, Dialla fundó la asociación Legki Yakaru (“mujeres de hoy” en sarankule).

Legki Yakaru lleva hoy más de diez años trabajando con la comunidad africana, empoderando a mujeres y a niñas y luchando contra aquellas prácticas que suponen una clara vulneración de sus derechos. La mutilación genital femenina (MGF) es un ejemplo de ello. A pesar de todas las conferencias en las que Dialla ha participado ( UNAF, Universitat Pompeu Fabra, mesas redondas, etc.), el Proyecto Heal (2016) ha sido la iniciativa que ha impulsado el trabajo de la entidad en la lucha contra la MGF. 

Seguir leyendo »

El desafío de medir (y corregir) la desigualdad extrema

Viviendas precarias en el distrito de San Juan de Miraflores, en Lima (Perú). Fotografía de Pablo Tosco / Oxfam Intermón

En las últimas semanas,  un nuevo informe sobre desigualdad publicado por Oxfam ha causado gran impacto mediático no sólo en nuestro país, donde publicábamos datos específicos, sino en muchos otros. Académicos, periodistas y especialistas han reaccionado y opinado sobre el mismo.

Ha habido muchas reseñas favorables, pero también varias  opiniones críticas que cuestionan la metodología que utilizamos para evaluar la distribución de la riqueza global, los datos en los que muchos medios han confiado para titular que ' 8 hombres en el mundo acumulan la misma riqueza que la mitad más pobre del planeta', o que en España tan sólo 3 personas concentran la misma riqueza que el 30% más pobre.

Celebramos los debates y discusiones que han florecido en torno a estos datos. Después de 60 años trabajando en la lucha contra la pobreza y la injusticia en más de 90 países, la experiencia nos dice que es crucial poner la desigualdad extrema en el centro del debate económico, político y social. Y contar con sistemas y herramientas fiables para medir la desigualdad y su evolución resulta indispensable. Cuantas más personas e instituciones se impliquen en este análisis, y más contribuciones, en forma de ampliaciones, dudas o críticas recibamos, más posibilidades habrá de entender el problema y avanzar en su solución. Por eso estamos  a disposición de quien quiera aportar o contrastar los datos sobre los que trabajamos.

Seguir leyendo »

Reducir el CO2 y cambiar el modelo productivo

Acción de la PNME

En España los diferentes gobiernos que se han sucedido en las últimas décadas no han logrado desacoplar la relación entre desarrollo económico y emisiones contaminantes. Durante muchos años el crecimiento se basó en la construcción de demasiadas infraestructuras, en el turismo y en la burbuja urbanística. Las consecuencias las conocemos perfectamente: una crisis económica mucho más profunda que la de la mayoría de los países europeos y el crecimiento de nuestras emisiones también muy por encima de la media. Estas sólo disminuyeron durante la crisis por efecto de la reducción de la producción y el consumo derivada de la misma, pero ahora que la actividad vuelve a repuntar las emisiones vuelven a crecer.

La única política verdaderamente eficaz que durante muchos años se ha desarrollado ha sido la del apoyo a las energías renovables, que son ahora un factor importante de reducción de CO2 en el sector eléctrico y que lograron crear un tejido industrial basado en la innovación tecnológica, muy distribuido por el territorio y generador de empleo cualificado. Es decir, lo que se necesita para un nuevo modelo productivo.

Las energías renovables, y especialmente la tecnología fotovoltaica y eólica, han conseguido reducciones de costes que las hacen muy competitivas con respecto a las formas de generación de electricidad con combustibles fósiles. Relanzar ahora ese sector ayudaría a conseguir varios objetivos: disminución de la contaminación, abaratamiento de precios energéticos, democratización de la energía, generación de empleo, desarrollo tecnológico y cambio de modelo productivo.

Seguir leyendo »

¿Europa primero?

La nieve endurece la vida de los refugiados en Veria (Grecia). Imagen de Bridge2.

"America, first", "América, lo primero", decía y repetía el nuevo y rubio presidente de Estados Unidos. Y aquí nos escandalizábamos todos. ¿Por qué? ¿Porque Europa no está en la cabeza? Sonroja la hipocresía de todos nosotros al masticar las imágenes del nuevo mandatario y señalar lo disparatado que resulta obviar al resto. Hasta aquí, no hay duda. Pero, nosotros, los europeos, hace muchos meses que nos blindamos con la misma política: allá ellos, los infames que quedaron fuera de nuestras fronteras. Que se mueran de frío, y no es literal. La ola de temperaturas polares ha matado a varios refugiados. Nuestras vallas (las de Melilla, las de Bulgaria, las de Hungría y Turquía), eso sí, las hemos pagado nosotros. Qué detalle.

Europa perdió la vergüenza el 18 de marzo de 2016. Ese día la Unión Europea, y tras dos eternas jornadas de negociaciones, y ya muchos meses de muertos y refugiados de la guerra de Siria, los Veintiocho y el primer ministro turco, vendieron su alma por 6.000 millones de euros. Los occidentales de este lado del océano, el viejo continente, cerraban un acuerdo para retornar a Turquía a todo migrante que llegase a las islas griegas. Muy fácil, con ese dinero dejábamos de verlos intentando entrar en nuestros países. La excusa: « Europa, first».

Ha llovido mucho desde entonces. Ha nevado también. Y en estos días, y noches, veíamos (por unos segundos nada más, que muchos frase importunan) a gente bañándose en tinas con cazos de agua hirviendo en medio del hielo. Las fotos recuerdan a las de los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial y nosotros, nos escandalizamos por Trump.

Seguir leyendo »

Buenas y malas noticias

Encuentro Estatal Creando Futuro

Juanjo tiene 16 años y padece síndrome de Asperger; Gloria es una chica de 15 años aunque su documento nacional de identidad dice que se llama Juan Francisco; Nur tiene 17 años y su familia es de origen magrebí; Camilo acaba de cumplir 18 y sufrió acoso escolar; Ana anda a mitad de camino entre los 15 y 16 años y acaba de romper con un novio que ejercía violencia sobre ella. Además están Luis, Inés, Mohamed, Rosa, Julia, Maripaz, que tienen también entre 15 y 19 años. Algunas de estas personas jóvenes son de Asturias, otras de Madrid, y de Sevilla. También de Bizkaia, Salamanca, Badajoz, Cádiz, Huelva, Granada o Tenerife. Y tenemos buenas noticias.

El padre de Juanjo nos dice que ahora su hijo tiene en la agenda del móvil contactos de amigos y amigas, no sólo de familiares y “profesionales”; a Gloria todo el mundo la conoce por como es y ya tiene el reconocimiento de cambio de nombre; Nur se siente parte de su barrio madrileño y no renuncia a sus raíces; Camilo aprendió a expresar su situación sin autocomplacencia y ha conseguido que otras personas no vivan lo mismo que él;  Ana se siente naranja entera y su  ex-novio ya no confunde amor con posesión. Siguen enfrentándose día a día a muchas dificultades, pero saben que no están solas y que sí se puede. La pregunta sería entonces ¿Cómo se pueden conseguir estos importantes cambios?

Son muchos los factores que intervienen para una historia de éxito: familia, escuela, entorno afectivo, personas profesionales específicas, pero además que cada una de estas personas jóvenes se sientan parte de un grupo que les acoja, del que formen parte activa, decisiva -con capacidad de decisión plena- y que junto al resto, intervengan en su realidad para transformarla mediante actividades, campañas o lo que se les ocurra, es decir, que participen. La participación activa de las personas jóvenes no es solo un elemento importante a la hora de abordar sus problemáticas, es imprescindible. 

Seguir leyendo »