Opinión y blogs

eldiario.es

Lejos de Colombia, dentro de Colombia

Manifestación de mujeres por la paz y la justicia en Colombia. Santiago Aguirre Sánchez / Ruta Pacífica de las Mujeres

No me fui de Colombia huyendo como víctima directa de la guerra, pero sí como testigo de una sociedad que se ahogaba en sus violencias.  Me fui con la ilusión de conocer en Francia otro modelo político y social, y con ganas de contarle a Colombia las penas y alegrías de su comunidad en el exterior. Me empujó la curiosidad periodística y esa sana obsesión por la educación que persiste en mi país.  Pero también me fui cansada y triste de ver, escuchar y leer cotidianamente sobre el horror. Los de mi generación crecimos entre secuestros, extorsiones, asesinatos, y miedo.

Durante estos 15 años he conocido en Europa decenas de colombianos valientes que lejos de abandonar emocional y mentalmente el país, han trabajado en la distancia para construir una Colombia mejor.  Ex guerrilleros del M19 convertidos en firmes defensores de los derechos humanos, periodistas decididas a incluir siempre las voces de los más vulnerables, cantantes y artistas que rescatan en sus obras la belleza del país, estudiantes brillantes que crean proyectos innovadores, hombres y mujeres que llevan años siendo desconocidos embajadores de la paz.He visto en muchos ojos la necesidad de reafirmar su lealtad a un país que aman aunque les haya hecho sufrir.

Yo encontré en Oxfam un lugar donde aportar para acabar con esa maldita pobreza, y la creciente desigualdad que abaten el país. He trabajado con decenas de personas del mundo entero, sembrando semillas de cambio y removiendo conciencias. Y nos hemos hecho más fuertes apoyando a mujeres admirables como Jineth Bedoya, que luchan contra viento y marea para abolir la violencia machista. Este domingo la diáspora colombiana en 64 países podrá votar para refrendar el acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC. Desde hace semanas llueven argumentos a favor y en contra. Los medios emiten análisis y opiniones sin parar. Se celebran aquí y allá actos festivos y de reflexión. Todo bulle. El país está polarizado y la crispación se siente en las redes sociales.

Seguir leyendo »

Derecho a saber: dificultades y soluciones

La transparencia es fundamental para el control ciudadano en democracia. Imagen de Pixabay

¿Por qué una obra pública multiplica al final su presupuesto inicial? ¿Quién tomó la decisión que no soy capaz de comprender y en qué apoyó sus argumentos? ¿Cuánto cobran nuestros representantes en dietas? ¿Cómo se adopta una decisión importante y quién participó en ella?

Hoy 28 de septiembre es el Día Internacional del Derecho a Saber, una iniciativa reconocida por las Naciones Unidas. En este día se reclama el derecho a acceder a la información de las administraciones públicas para facilitar una participación ciudadana más igualitaria y garantizar la rendición de cuentas.

En España, este derecho se reconoció en 2013 con la aprobación de la Ley de Transparencia.  Sin embargo, no se le dio reconocimiento como derecho fundamental y en el tiempo recorrido desde su implantación, solo 5.490 personas han levantado la mano para saber más.

Seguir leyendo »

Balance: cuatro años de exclusión sanitaria

Cuatro años de vulneraciones del derecho de las personas a la atención sanitaria.

Hace cuatro años, la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 16/2012 de reforma sanitaria supuso un golpe al derecho a la atención sanitaria de todas las personas en el territorio del Estado español. Impuso un profundo cambio de modelo que suponía la vuelta atrás a un sistema de aseguramiento –que ya creíamos superado–, y todavía hoy tiene efectos nefastos sobre las vidas de muchas personas.

Amparándose en la supuesta insostenibilidad del sistema sanitario español, el Gobierno se propuso ahorrar a costa de los sectores más vulnerables de la población. Además de reducir la cartera básica de servicios –cuyo coste debían asumir a partir de ese momento las familias–, el decreto se ensañaba con las personas inmigrantes en situación irregular, que veían cómo se les quitaba el derecho a la atención sanitaria. Aunque no hay cifras exactas, se calcula que el número de personas excluidas supera hoy el millón.

La norma concitó el rechazo de una parte importante de la sociedad: asociaciones de defensa de los derechos humanos, profesionales de la salud, inmigrantes, sindicatos, ONG, partidos políticos… Varias Comunidades Autónomas de diferente signo político objetaron su aplicación y mantuvieron la asistencia sanitaria a pesar de las presiones y amenazas del Gobierno central. La deshumanización del sistema quedó patente con la muerte de Alpha Pam y el rechazo se tornó en indignación. Sin embargo, ni siquiera un caso tan dramático hizo mella en la posición del Gobierno, como tampoco lo hicieron las denuncias de organismos internacionales y europeos de derechos humanos.

Seguir leyendo »

La liga cooperativa de basket: un enfoque diferente para el deporte

Asamblea en la cancha. Imagen de Pablo Hernández.

Se cumplen cinco años del nacimiento de la Liga Cooperativa de B asket. La iniciativa -surgida en el barrio madrileño de Prosperidad- ha suscitado el interés de muchas personas que practican deporte a un nivel amateur, tanto en la capital madrileña como en otros puntos de la geografía española.

La frecuencia con la que un grupo de personas aficionadas al deporte se reunían para practicar baloncesto al margen de las competiciones municipales y, sobre todo, el desencanto con el modelo de organización y gestión de esas competiciones, fueron los motivos fundamentales que alentaron la creación y desarrollo de esta liga cooperativa. Un proyecto paralelo que, con carácter no oneroso y basado en valores y principios diferentes de los del deporte profesional actual, ha cosechado en los últimos años un crecimiento apreciable. Los números hablan por sí solos: los 8 equipos iniciales, se han multiplicado por seis en tan sólo cinco años, llegando hasta los 48 equipos que la componen actualmente. Por otra parte, su experiencia ha servido de punto de arranque para otras iniciativas que siguen el mismo espíritu: la Liga de Fútbol Sala (20 equipos), la Liga Femenina de Baloncesto (16 equipos), y la Escuela de Paquets (una especie de foro donde entrenadores comparten sus experiencias con quienes estén interesados).

Las características que distinguen a la Liga Cooperativa del modelo de Liga Municipal son, esencialmente, cinco:

Seguir leyendo »

Galicia 25S: el reto de poner a las personas en el centro

Debate electoral en la televisión de Galicia. EFE.

Vuelven las elecciones a Galicia para todas las “xentiñas” que habitamos, o no, este trozo de la Península Ibérica. Incluidas esas más de 700.000 personas que se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social y que se corresponden con el 25,70% de la población. Entre ellas, además, hay unas 115.000 personas con carencias materiales severas. Aunque si comparamos los datos estamos un poco mejor que en el resto de España. Un poco.

Lo que más nos sorprende, si podemos decirlo así, es que desde el 2012 el porcentaje de personas en riesgo de exclusión ha aumentado en dos puntos y, sin embargo, la tasa de desempleo ha disminuido en tres. Algo se debe de estar haciendo mal. Se empieza a hablar de daños estructurales, de un sistema que no acaba de funcionar, y de que ya no suena raro eso de ser “personas trabajadoras y pobres”. Tener un empleo ya no garantiza una vida digna.

Es cierto que ha habido un ligero aumento presupuestario de la Xunta de Galicia en algunas partidas como en inclusión social. Sin embargo, es aún insuficiente. En los últimos cuatro años ha descendido la inversión en servicios sociales de las administraciones públicas gallegas. El presupuesto social de la Xunta por habitante desciende; y el índice 'DEC' (Derechos-Economía-Cobertura) del desarrollo de los servicios sociales también. Con este panorama, sí que hay algo que aumenta: el índice Gini que mide la desigualdad. En Galicia, es de un 0.283, frente al 0.276 de 2012. Además, esto se suma a una renta anual media por persona inferior a la media del Estado Español.  

Seguir leyendo »

La Declaración de Nueva York: una nueva herramienta de rendición de cuentas

Una refugiada es recibida por los voluntarios en la isla de Lesbos. Imagen de Pablo Tosco/Oxfam Intermón.

Después de meses trabajando, por fin esta semana se ha aprobado  la Declaración de Nueva York  en la primera Cumbre de Migración y Refugio que inauguró la 70º edición de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Han sido meses en lo que las organizaciones de la sociedad civil hemos presionado ahí donde hemos podido; en distintas capitales europeas, en Bruselas, en Ginebra, en Nueva York. Queríamos que esta oportunidad única, en la que los líderes mundiales ponían finalmente la atención en la mayor crisis de desplazamiento de la historia, no se desaprovechase. Hemos conseguido parte del objetivo, pero lamentablemente el documento aprobado está lejos de lo que se necesita. 

Algunas de las carencias son significativas, como las referencias vagas a los desplazados internos (a pesar de ser el grupo más numeroso expulsado de sus hogares por el conflicto, ya que duplican el número de refugiados),  las referencias a la detención de menores (con las que se salvaguarda la posibilidad de que los gobiernos  continúen con esta práctica inaceptable) y la ausencia total de compromisos concretos (como por ejemplo un sistema obligatorio de cuotas para acoger a refugiados y solicitantes de asilo) han impedido acordar un documento garantista.

Seguir leyendo »

Euskadi: el reto de avanzar sin dejar a nadie atrás

Los candidatos y candidatas a lehendakari antes de un debate televisivo. Foto ETB.

A veces, cuando nos enfrascamos en debates político-económicos o simples chascarrillos con colegas de otras CCAA, tengo la sensación de que en Euskadi  estamos mejor que España, y así parece corroborarlo el Índice de Desarrollo Humano (IDH) que, con 0,915 puntos, nos sitúa en los puestos de cabeza a nivel mundial.

¿Y esto por qué? Sin duda hay condicionantes históricos y específicos, pero hay algo fundamental que ha contribuido positivamente y que puede darnos pistas de qué mantener acá y fomentar en otras latitudes: e l blindaje de políticas sociales para garantizar el derecho a una educación y una sanidad públicas, universales y de calidad, y un sistema de garantía de ingresos mínimos reconocido como derecho subjetivo (el Presupuesto ha de asegurar su cobertura para todas las personas que cumplan los criterios), y que cuenta con el consenso de todos los grupos políticos. A pesar del impacto negativo de los recortes de los últimos años, seguimos manteniendo la inversión más alta en educación (9.175€/alumno) y salud (1.584€/habitante). Gracias a esto y al impacto positivo del sistema de prestaciones (con la Renta de Garantía de Ingresos a la cabeza), somos un país menos desigual económicamente (Índice de Gini de 27,1 vs. 34), y con un porcentaje significativamente inferior de personas en riesgo de pobreza y exclusión la tasa tasa AROPE del País Vasco es del 17,6 frente al 28,6 de la media española).

Pero esta visión triunfalista no se sostiene: la dinámica del periodo 2008-2014, con creciente desempleo y precariedad, nos alerta de un deterioro de los indicadores que, más allá de números y medias, es especialmente preocupante porque la situación se agrava entre la población vasca más joven, los hogares de personas extranjeras procedentes de fuera de la Unión Europea, y las mujeres.

Seguir leyendo »

Cada hora, una persona: reflexiones para una Cumbre imprescindible

Chalecos salvavidas inservibles abandonados en la costa de Grecia. Imagen: Pablo Tosco/Oxfam Intermón

Los días  19 y 20 de septiembre Nueva York acoge dos conferencias internacionales sobre migración y refugio. Una promovida por Naciones Unidas; la otra, por el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Estas dos jornadas  constituyen una excelente oportunidad para coger el toro por los cuernos y tomar decisiones responsables que acaben con tamaña indignidad. Pero no. Los líderes políticos ya han anunciado que no llegarán a un acuerdo global hasta 2018. Solo en vidas -al ritmo actual- serán 15.000 muertes más, aunque a ellas hay que sumar otros cientos de miles que sufren de violaciones de derechos humanos.

Cada hora cuenta. Los políticos deben asumir sus responsabilidades y cumplir con la legislación internacional en materia de asilo, refugio y derechos humanos. De no hacerlo, el presente nos seguirá golpeando y el futuro nos pasará factura.

España, que participará en estos encuentros, parece haberse unido al club de quienes toman té mientras la situación no deja de empeorar; y entre tacita y tacita, levantan una valla, expulsan en caliente y hacen oídos sordos a los discursos xenófobos. Hasta ahora solo han sido trasladadas a España 474 personas desde Grecia e Italia; una cifra que queda muy lejos de las 17.337 que se comprometió a reubicar y reasentar hasta 2017.

Seguir leyendo »

Desigualdades en el campus

Acto en el Aula Magna de la Universidad de Zaragoza. Imagen de Unizar.

Uno de los debates de los últimos tiempos en el ámbito universitario se refiere al llamado 'modelo 3+2'. Los estudios de tres años de grado y dos de máster son tradicionales en universidades de excelencia y, de hecho, los campos del saber se organizan en estructuras de estudios y duración distintas. La perspectiva enciclopédica llevada al límite defendería una duración creciente de los grados a medida que aumentara el conocimiento acumulado, absurdo que no resolvería la diferencia de un curso más o menos. Porque lo importante es que la formación universitaria proporcione una base sólida en una disciplina o área y unas herramientas útiles para seguir ampliando esta base a través de la especialización científica y profesional. En cualquier caso, las decisiones sobre la conveniencia y el sentido de una reforma educativa deben derivarse del debate académico y social.

Sin embargo, la elitización de la universidad ya se ha producido. Los estudiantes de clase trabajadora están siendo expulsados de la universidad desde hace tiempo. Lo sabíamos y  diversos estudios lo confirman. En el curso 2012-2013 se elevó un 67% el precio del curso, se recortaron ayudas complementarias y se endurecieron las condiciones de acceso y mantenimiento de las becas del Ministerio de Educación, al subir la nota media requerida a 6.5. Huelga decir que este requisito no se exige a quien no necesita beca. Esto sucedía en un período de intensa destrucción de empleo y empobrecimiento de muchas familias, agravado por el hecho de que la valoración de las concesiones se basa en la declaración de la renta del curso anterior y no en la situación económica del momento en que se solicitan las becas.  

En Catalunya, al aumento de los precios se suma la existencia de diferencias substanciales en las tasas según el grado de experimentalidad de los estudios, generándose oportunidades e itinerarios formativos diferenciados entre estudiantes según su origen social y no según sus preferencias o aptitudes. Por ejemplo, según el decreto de precios de 2015, estudiar Medicina cuesta casi el doble que estudiar Filosofía (28,58€/crédito frente a 19,67€/crédito). Estas diferencias suelen justificarse con el argumento del coste material y del coste de oportunidad, es decir, el precio de los estudios se encarece en los campos en los que supuestamente la profesión estará bien remunerada. Como si en lugar de proporcionar formación avanzada y crear conocimiento para la mejora de la sociedad, la universidad vendiera productos de distinto valor según sus prestaciones. Las becas de la Generalitat cubren como máximo el 50% del precio de la matrícula, de manera que un estudiante con esta beca todavía debe pagar por un grado con alto índice de experimentalidad una cantidad equivalente a la totalidad de una matrícula en un grado no experimental. Otro silencio incomprensible ante tamaño despropósito.

Seguir leyendo »

Cooperantes: el trabajo contra la inequidad

Trabajadora humanitaria. Imagen de equitablementvotre.net

Nuestras respuestas fueron muy diversas, de acuerdo con la historia personal, política, religiosa o de las creencias de cada quien. Pero lo que esa primera pregunta puso de manifiesto era que, desgraciadamente y a pesar de todo lo avanzado, nuestro trabajo tenía todavía mucho tiempo de vigencia por delante, más allá de la moda.

Y parece que, 14 años después, la situación sigue sin mejorar, o incluso ha empeorado en algunos lugares o ámbitos de nuestra labor.

La ayuda al desarrollo de España ha tendido a decrecer en los últimos años. Ya nada es igual al momento en el que comencé a estudiar, cuando  se gestaba el llamado ‘estatuto del cooperante’ ), que nos reconocía como profesionales. Ese período en el que se quería llegar, poco a poco, con aciertos y fallos, al 0,7% de ayuda oficial al desarrollo, y por el que ya me manifestaba en las calles desde la época del instituto. Todo parecía crecer en el ámbito de la cooperación. Daba la sensación de que se necesitaban muchas personas motivadas para conseguir sus objetivos, y abundaban becas y oportunidades de formación en todo el país.

Seguir leyendo »