eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

EDF aprueba la inversión en la primera central nuclear británica en 20 años

- PUBLICIDAD -
EDF aprueba la inversión en la primera central nuclear británica en 20 años

EDF aprueba la inversión en la primera central nuclear británica en 20 años

La firma energética francesa EDF dio hoy luz verde a la construcción en Inglaterra de Hinkley Point, la primera nueva central nuclear en el Reino Unido en 20 años, con un coste estimado de 18.000 millones de libras (21.420 millones de euros).

La dirección de la eléctrica aprobó por diez votos a favor y siete en contra un proyecto en el que también participan inversores chinos, que financiarán cerca de un tercio del coste, según los medios británicos.

El polémico plan, con el que se prevé crear cerca de 25.000 puestos de trabajo, llevó en marzo a la dimisión del director financiero de EDF, Thomas Piquemal, ante el temor a que la inversión en Hinkley Point pueda dañar a la compañía francesa.

Inicialmente EDF debía tener una participación en la central nuclear de entre el 40 y el 50 %, pero a finales del año pasado se elevó ese porcentaje al 66,5 %, lo que significa un mayor esfuerzo financiero en un momento en que la eléctrica está afectada por la bajada de los precios de la electricidad al por mayor.

Uno de los 18 miembros de la junta directiva de EDF, Gerard Magin, dimitió poco antes de la reunión de esta tarde para decidir el futuro de Hinkley Point al considerar que se trata de un proyecto "muy arriesgado" para la salud financiera de la compañía.

En un comunicado, la eléctrica afirmó que Hinkley Point "es un activo único para la industria francesa y británica, ya que beneficiará al sector nuclear en ambos países y respaldará el empleo".

En el Reino Unido, el ministro de Empresas y Energía, Greg Clark, subrayó tras conocer la decisión de EDF que el país "necesita una fuente de energía segura y fiable".

"El Gobierno cree que la energía nuclear es una parte importante del combinado energético", afirmó Clark sobre un proyecto que se puso sobre la mesa por primera vez en 2006, durante el Ejecutivo del laborista Tony Blair.

El director de la organización medioambiental Greenpeace, John Sauven, criticó por su parte que "el Gobierno británico está firmando un acuerdo con una compañía que a duras penas se puede mantener a sí misma".

"Altos directivos están dimitiendo por su desacuerdo. Los empleados de la compañía están en pie de guerra y un reactor similar construido en Francia está sometido a una investigación por parte del regulador nuclear francés", alertó Sauven.

"La decisión debería ser olvidarse de Hinkley e iniciar una inversión seria en el enorme potencial para las energías renovables que posee el Reino Unido", afirmó el responsable de Greenpeace.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha