eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

García-Margallo pide a Alemania que "tire del carro" y al BCE que compre deuda

- PUBLICIDAD -

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, cree que los inversores extranjeros están recuperando la confianza en el país y ya "han vuelto" a España, pero ha insistido hoy en la necesidad de que Alemania "tire del carro" y que el Banco Central Europeo compre deuda en el mercado secundario.

En la clausura del foro "Spain Investors Day", que ayer inauguró el Príncipe de Asturias, García-Margallo ha hecho un discurso optimista -en inglés- sobre la evolución de la economía española, en la que aprecia signos de mejora, y ha defendido las "adecuadas" reformas puestas en marcha por el Gobierno.

El jefe de la diplomacia ha respaldado no obstante la petición que el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha dirigido a la canciller alemana, Angela Merkel, para que impulse políticas de crecimiento porque la austeridad sin paliativos "no resolverá el problema" y está conduciendo a toda Europa, y también a Alemania, a una desaceleración.

Hay países que, como España, tienen que seguir haciendo ajustes importantes y no están en condiciones de aprobar medidas de estímulo que sí deberían poner en marcha Estados que, como Alemania, están en mejor situación, ha apuntado.

"Los españoles y otros muchos países tiramos del carro para facilitar la reunificación alemana y ahora corresponde a los países que están en mejor situación tirar del carro, no solo en nuestro interés, sino en interés de toda Europa e incluso del suyo propio", ha manifestado.

Ante inversores españoles y extranjeros, García-Margallo ha pedido además al Banco Central Europeo una política monetaria flexible y que compre deuda en el mercado secundario.

De hacerlo, ha dicho, la prima de riesgo bajaría y la recuperación sería más rápida en países como España, Italia y Francia. "Y si no, todos, incluida Alemania, sufriremos", ha advertido.

El titular de Exteriores ha apostado también por que se consiga "lo antes posible" la unión bancaria europea con un supervisor único, ya que "cuanto más se tarde, peor" será para todos.

Aunque su discurso ha estado centrado en la crisis europea, la primera pregunta que le han hecho los inversores en el coloquio se ha referido a las aspiraciones soberanistas catalanas.

Poco antes, en declaraciones a los periodistas, ya había advertido de que "si Cataluña no logra ajustar y controlar sus finanzas publicas causaría un serio perjuicio al conjunto de la economía española".

"Espero que el Gobierno de la Generalitat de Cataluña entienda que la situación es lo suficientemente grave como para que ellos asuman la cuota de responsabilidad que les corresponde como gobernantes que son, no intentando desplazar la atención a asuntos colaterales y que en este momento son absolutamente irrelevantes", ha subrayado Margallo.

El ministro ha respondido así a las críticas del presidente de la Generalitat, Artur Mas, a la decisión del Gobierno de recurrir el euro por receta sin ofrecer alternativas de financiación para su comunidad ya que, a su juicio, "si Cataluña falla en compromisos elementales, todo el Estado queda en cuestión".

Ante los inversores ha reconocido que el debate en Cataluña "no es una buena noticia", pero ha garantizado que si se convoca un referéndum "ilegal" de independencia el Gobierno "lo parará".

En su opinión, con el paso del tiempo la sociedad catalana y sus empresarios verán con claridad que "una declaración ilegal de independencia colocaría a Cataluña fuera de la Unión Europea", lo que, según sus cálculos y otros estudios, tendría un coste del 20 por ciento del PIB catalán.

Tras estas advertencias, ha reconocido que "hay que hacer algo" para solucionar el conflicto con Cataluña y ha destacado tres ejes: infraestructuras, lengua y cultura y sistema de financiación autonómico, que debe comenzar a revisarse este año.

En su mensaje optimista a los inversores, ha recordado que el Gobierno espera que el país vuelva a crecer y a generar empleo en el cuarto trimestre del año y ha garantizado que el Ejecutivo hace todos los esfuerzos necesarios para cambiar su "viejo modelo" económico sustentado en la construcción.

Además ha defendido los "sólidos" cimientos de la economía española, su liderazgo mundial en sectores como las infraestructuras, la alta velocidad o las energías renovables y los "efectos positivos" que están teniendo medidas como la reforma laboral.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha