eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Así ignoró la presidenta de la inmobiliaria de SEPI el veto del holding estatal a una operación millonaria

Rosa Mosulén, presidenta de Sepides, no abrió la boca en la reunión en la que uno de sus subordinados apoyó una permuta de terrenos en Valencia que había rechazado expresamente la SEPI

Uno de los tres directivos de Sepides que sí siguió las directrices del holding público ha sido destituido esta semana por “pérdida de confianza”

La votación de esa operación se produjo una semana después de que la SEPI se quedase sin presidente tras la dimisión de Ramón Aguirre

- PUBLICIDAD -
El vicepresidente de SEPI, Federico Ferrer, y la presidenta de Sepides, Rosa Mosulén, en febrero de 2014. EFE

El vicepresidente de SEPI, Federico Ferrer, y la presidenta de Sepides, Rosa Mosulén, en febrero de 2014. EFE

39 días. Es lo que tardó Rosa Mosulén, presidenta de Sepi Desarrollo Empresarial (Sepides), en hacer caso omiso al veto expreso de su matriz, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), a una millonaria operación urbanística en la Comunidad Valenciana.

Así consta en la documentación a la que ha tenido acceso eldiario.es. El 21 de julio, Mosulén asistió como “invitada” a la reunión del consejo de administración de Parque Empresarial de Sagunto, SL (PES), participada al 50% por Sepides y por la Comunidad Valenciana.

El primer punto del orden del día era la votación de la permuta de una parcela de 358.000 metros cuadrados a la que SEPI se oponía, por entender que PES recibirá a cambio un solar de la Autoridad Portuaria de Valencia con una superficie un 28% inferior y peor ubicación, con el consiguiente perjuicio patrimonial para SEPI y por extensión, el Estado.

Según el acta de la reunión que acompaña esta información, Mosulén no dijo ni palabra cuando uno de los cuatro vocales de Sepides en el consejo (Sergio Velázquez, a su vez secretario del consejo de Sepides), votó junto a los representantes del Gobierno valenciano a favor de "un acuerdo de intenciones" para sacar adelante la permuta, que se aprobó por mayoría.

Al acuerdo se opusieron el resto de vocales de Sepides. Entre ellos, el entonces director de control de Riesgos, Rafael Gallardo, y el director financiero, Dámaso Izquierdo. Gallardo, al que Mosulén acaba de despedir, fue el más contundente: dejó constancia “de que no conoce los términos del acuerdo que se está adoptando, ni ha dispuesto de documentación alguna al respecto, ni consta en la aplicación informática que se utiliza para convocar los consejos y colgar las informaciones relativas a los asuntos a tratar”, según el acta. En ella no consta ninguna observación de Mosulén.

Con su rechazo a la permuta, Gallardo se ciñó a las instrucciones expresas que había recibido Mosulén del Comité de Dirección de SEPI el pasado 13 de junio, cuando el hólding público, que depende del Ministerio de Hacienda, comunicó a la presidenta de Sepides que no debía aportar más fondos a PES (le denegó una nueva línea de crédito de 9,3 millones) y le instó a buscar “operaciones alternativas” a la permuta de suelo. Entre ellas, una ampliación de capital en la que aportasen fondos por igual Sepides y la Comunidad Valenciana.

Instrucciones específicas de SEPI a Rosa Mosulén sobre Parc Sagunt en junio.

Instrucciones específicas de SEPI a Rosa Mosulén sobre Parc Sagunt en junio.

PES, que debía desarrollar el mayor parque empresarial de Europa, está en quiebra técnica y desde hace meses Sepides ha tenido que adelantar dinero a la empresa para pagar las nóminas de sus empleados. La permuta de terrenos permitiría, según el Gobierno valenciano, salvar el parque. Los 30 millones en los que está valorada la operación suponen una parte muy importante del balance de Sepides (en torno a un 8%), que ahora se muestra partidaria de sacarla adelante con el Gobierno en funciones y la SEPI descabezada.

Gallardo fue destituido el pasado lunes por Mosulén por “pérdida de confianza” pese a que el director de Participadas de SEPI, José Ángel Partearroyo, había defendido su actuación, según El Mundo. Mosulén se siente respaldada por el vicepresidente de la SEPI, Federico Ferrer. Este técnico comercial (como José Manuel Soria o Luis de Guindos) se ha quedado como máximo responsable del hólding público tras la dimisión como presidente de la SEPI de Ramón Aguirre, conocida una semana antes de la votación del acuerdo en PES.

Antes de ser destituido en Sepides, Gallardo, inspector del Banco de España, presentó su dimisión como consejero de PES. Sepides ha elegido para sustituirle en ese órgano a Alejandro Halffter, otro directivo de la empresa pública fichado en 2013 y al que se atribuye una malsonante frase sobre un “volquete de putas” como premio cuando era alto cargo de Francisco Granados en la Comunidad de Madrid. Sergio Velázquez, el representante de Sepides que votó en contra de las instrucciones de su matriz, sigue en su puesto.

El asunto de Sepides previsiblemente planeará sobre la reunión que celebrará este viernes el consejo de administración de SEPI, en el que se sientan representantes de Moncloa y de siete ministerios (Defensa, Hacienda, Industria, Economía, Fomento, Empleo y Agricultura).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha