eldiario.es

Menú

Viajes

Qué hacer en Singapur: los imprescindibles que no te puedes perder

Singapur es uno de los destinos más exclusivos del Sudeste Asiático

Luces y rascacielos contrastan con las más tradicionales costumbres chinas, indias y árabes

- PUBLICIDAD -
Singapur, Marina Bay y el hotel Marina Bay Sands

La silueta del hotel Marina Bay Sands es sin duda la más característica de todo Singapur.

Singapur poco tiene que ver con los países que lo rodean. Quizá la ciudad de Kuala Lumpur, en Malasia, es su símil más cercano, pero ha crecido en un ambiente de lujo, dinero y alto standing que lo diferencian de todo lo demás. En 1965 logró su independencia del país malayo y desde entonces no ha parado de crecer.

Para hacernos una idea, la ciudad-estado de Singapur es el tercer país con mayor renta per cápita del mundo por detrás de Qatar y Luxemburgo, su economía mueve gran parte del comercio mundial y a su vez es el país más pequeño de todo el Sudeste Asiático.

Con un par de días tendrás tiempo suficiente para hacerte una buena idea de todo lo que ofrece al viajero. Por un lado, su tamaño es fácilmente abarcable aunque tengamos que recurrir a su efectivo transporte público y, por otro, sus elevados precios tampoco nos animarán demasiado a estirar nuestra estancia más allá de lo necesario, por lo que con un par de noches podemos tener suficiente si lo que buscamos es un primer contacto lleno de contrastes.

En Singapur vamos a encontrar rascacielos, pero también tradicionales templos hinduistas; veremos hoteles de lujo, pero también reliquias de Buda; los mejores restaurantes del mundo junto a humildes puestos callejeros, un país abierto al mundo pero con libertades severamente restringidas… En definitiva, un popurrí de culturas que bien merece la pena conocer.

Toma buena nota, en esta lista te mostramos los imprescindibles más interesantes que no te puedes perder en tu paso por Singapur aunque sólo tengas 24 horas.

Singapur, Gardens by the Bay

Los árboles del Gardens by the Bay se iluminan al ritmo de la música todas las noches del año.

El Barrio Árabe

Singapur tiene barrios muy diferenciados y no hay como adentrarse en su barrio árabe para ser conscientes de ello. Recorriendo las calles de Kampong Glam, observando sus comercios y conociendo a sus vecinos será imposible que te quepa la menor duda de qué cultura se respira en cada una de sus esquinas.

Atravesando la Arab Street, donde nacieron todos sus negocios, y llegando a Muscat Street encontraremos la espectacular mezquita de Masjid Sultan, centro de la comunidad musulmana desde que se construyó en 1824.

Little India

A apenas unos pasos del Barrio Árabe se encuentra Little India, el pequeño barrio indio de Singapur. Colorido y de decoración llamativa, sus calles se convierten en una auténtica fiesta en octubre durante el Deepavali, la celebración hinduista más importante del año, toda una Fiesta de las Luces en la que se festeja el triunfo del bien sobre el mal, de la luz sobre la oscuridad.

En Little India es fundamental hacer una parada en el templo Sri Veeramakaliamman. Fue levantado en 1881 y sus infinitas figuras, exteriores e interiores, podrían acaparar nuestra atención durante horas.

Chinatown

Este barrio se inauguró en 1821 y hoy la comunidad china es una de las más numerosas del país. Su amplitud hace que quede dividido en cinco distritos. Hay que recorrer, sí o sí, su Pagoda Street, un excelente lugar si se busca algún recuerdo que meter en la maleta, y la Singapore City Gallery nos ofrece una espectacular y enorme maqueta 3D de toda la ciudad.

Una de las notas llamativas en Chinatown la pone el Buddha Tooth Relic Temple, o lo que es lo mismo, el templo de la reliquia del diente de Buda. Esta gran edificación de estilo clásico llama tanto la atención por dentro como por fuera, es centro de peregrinaje de multitud de fieles y en su interior se custodia con recelo un diente que, se dice, perteneció a Buda. Si en la visita se coincide con una ceremonia budista la experiencia es aún más especial.

Singapur, Marina Bay y Downton Core.

El skyline de Singapur, frente a la Marina Bay, es capaz de brillar tanto de noche como de día.

Edificios oficiales

Si tienes poco tiempo no pasa nada si te los pierdes pero lo más normal es que termines pasando frente a ellos, así que es mejor conocerlos de antemano. La National Gallery, el Parlamento, la Corte Suprema y el Victoria Memorial Hall son los edificios más nobles de la ciudad. Muy cerca se encuentra St. Andrew, una blanquísima catedral anglicana.

Downton Core

El Downton Core es el centro financiero de la ciudad y, por tanto, del país. Enormes rascacielos que iluminan su silueta al caer el sol, anchas avenidas y vida frenética de negocios durante las mañanas mueven el corazón económico de Singapur. Un paseo recorriendo sus cafeterías a la sombra de sus edificios no es mal plan cuando aprieta el calor.

Merlion

El Merlion, una fuente con cuerpo de pez y cabeza de león, se ha convertido en uno de los símbolos más icónicos de Singapur. Fue construida en 1972 y escupe su agua sobre Marina Bay. No has estado en Singapur si no te has hecho una foto con él.

Marina Bay

Todo gira entorno a Marina Bay, en sus aguas se refleja el Downton Core, en ellas se mira el Merlion y son también el espejo del espectacular hotel Marina Bay Sands, posiblemente el edificio más espectacular de Singapur y, por qué no, uno de los más llamativos del mundo. Tres rascacielos desdoblados soportan sobre sus cabezas una única edificación en forma de barco que tiene más de una hectárea de superficie y que parece haber echado el ancla a 200 metros de altura.

Ni que decir tiene que las mejores vistas del resto de la ciudad se obtienen desde esta exclusiva azotea, con una panorámica de 360°, donde además se encuentra la piscina elevada más larga del mundo. Si te puedes permitir el capricho de hospedarte en una de sus 2.560 habitaciones será una experiencia que difícilmente olvidarás.

Singapur, Marina Bay y Merlion.

El Merlion, medio pez y medio león, se ha convertido el símbolo indiscutible de Singapur.

Gardens by the Bay

Gardens by the Bay son los singulares jardines que cierran la isla de Singapur a la espalda del hotel Marina Bay Sands. Su vegetación es refrescante en días de calor pero sus plantas más famosas son artificiales, sus enormes árboles artificiales se han convertido en otro de los símbolos de la ciudad.

En ellos tiene lugar el Garden Rhapsody Light Show, un espectáculo de luz y de color en el que los árboles se iluminan al ritmo de la música. La función tiene lugar todas las tardes en horario de 19:45 y 20:45 horas. Si tienes tiempo te recomendamos presenciar los dos turnos desde diferentes perspectivas.

Dónde comer en Singapur

A la hora de comer en Singapur hay de todo, para todos los gustos y, por suerte, para todos los bolsillos. No hay necesidad de gastarse mucho dinero para comer bien y de hecho la comida más tradicional es la más económica. Nosotros elegimos: podemos gastarnos desde 2 ó 3 euros hasta varios cientos, cada uno cuida su estómago como quiere.

Los Hawkers son la mejor opción si se busca comida variada y a buen precio. En estos puestos callejeros las mesas son comunes y se puede comer por entre 3 y 8 dólares singapurenses, unos 2 ó 5 euros. El Hawker Lau Pa Sat, o Telok Ayer Market como se conocía comúnmente, merece una visita aunque sea para admirar su edificio de hierro de finales del s. XIX, pero mucho mejor aún si nos tomamos unos satay. Otra opción donde encontrar multitud de puestos variados y una amplísima oferta de comida es el Hawker Maxwell Food Centre, en Chinatown, donde hallarás todo tipo de especialidades tradicionales.

Si buscas comida barata pero de prestigio en Singapur encontrarás dos locales callejeros galardonados con Estrella Michelin, como lo oyes. El Hong Kong Soya Sauce Chicken Rice and Noodle, en el Hawker Chan, está especializado en pollo laqueado, mientras que Hawker Chan, en el Hawker Tai Wah la especialidad es el Bak Chor Mee, albóndigas de pescado. Por 3 euros nadie te impedirá de comer en todo un Estrella Michelin.

- PUBLICIDAD -