eldiario.es

Menú

GALICIA

El tren accidentado en O Porriño circulaba a 118 por hora en un tramo de obras limitado a 30

Las cajas negras reflejan que la señalización indicaba precaución, pero el maquinista mantuvo la velocidad a la que normalmente se circula por la zona

- PUBLICIDAD -
Técnico ferroviario: el accidente de O Porriño "apunta a un exceso de velocidad"

Uno de los técnicos que este martes ha abierto las cajas negras en presencia judicial EFE

Los dispositivos que registraron los datos más relevantes sobre cómo circulaba el tren que el pasado viernes descarriló en O Porriño (Pontevedra) provocando cuatro muertos se abrieron este martes y reflejan que el convoy iba a 118 kilómetros por hora. Esa velocidad está por debajo del límite de 120 establecido de manera habitual cuando ese servicio Vigo-Oporto atraviesa la estación de O Porriño por la vía directa por la que pasan los trenes que no tienen parada allí. Sin embargo, el viernes Adif estaba realizando obras en la zona y la circulación estaba desviada a través de una vía secundaria que el tren tenía que tomar a un máximo de 30 kilómetros por hora. No lo hizo así y descarriló al tomar el desvío.

Los datos relativos a cómo circulaba el tren y la disposición de las vías y la señalización fueron obtenidos de las cajas negras por diversos técnicos en presencia judicial en la mañana de este martes. Además de la velocidad del tren, según informan La Voz de Galicia y Europa Press, los técnicos comprobaron que las vías estaban efectivamente dispuestas para desviar el convoy por la vía secundaria y que la señalización semafórica previa a la estación de O Porriño indicaba precaución, lo que debía llevar al maquinista, fallecido en el siniestro, a reducir la velocidad.

El sistema de seguridad del tren siniestrado, el ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático) existente en toda la red convencional española, exige que los maquinistas pulsen un botón al paso por cada semáforo con el que indican que están reconociendo la orden que este les transmite. Si no lo pulsan, el tren se frena de manera automática. Sin embargo, si el maquinista pulsa el botón indicando que vio el semáforo pero luego no frena como le indica este, el ASFA básico con el que estaba equipado el tren siniestrado no lo hace por él, como sí haría el ASFA digital más moderno instalado en otros convoyes.

Un maquinista consultado por este diario indica que, aunque el ASFA básico no frene el tren, sí emite alertas sonoras y visuales de manera constante hasta que el maquinista cumple con lo que le indica el semáforo. A la vista de la velocidad registrada, la conclusión de varios expertos consultados es que el maquinista ni llegó a accionar el freno antes de descarrilar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha