eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Disturbios en Francia en una nueva oleada de protestas contra la reforma laboral

Doce personas han sido detenidas, nueve de ellas por portar armas y otras tres por lanzar proyectiles, según la policía francesa

Sindicatos y organizaciones de estudiantes han convocado manifestaciones por todo el país hasta el próximo jueves, con paros convocados en los trenes y en el control aéreo

François Hollande defiende la nueva ley porque "da visibilidad" a las empresas aunque reconoce que por sí misma no va a crear empleo

- PUBLICIDAD -
Agentes antidisturbios se protegen durante un enfrentamiento con manifestantes contra la reforma laboral en París.

Agentes antidisturbios se protegen durante un enfrentamiento con manifestantes contra la reforma laboral en París.

Estalla una nueva jornada de huelgas y manifestaciones en Francia contra la reforma laboral del Gobierno del presidente, François Hollande, han terminado con enfrentamientos entre grupos violentos y las fuerzas del orden en varias ciudades.

Los disturbios se han desarrollado en París y en Nantes al término de las protestas que han reunido a unas 55.000 personas, según los convocantes (11.000 según la policía). En la capital, la manifestación ha comenzado con calma, pero en su tramo final un grupo de encapuchados ha empezado a lanzar objetos contra los agentes del orden, que respondieron con gases lacrimógenos, lo que dio lugar a escenas de violencia similares a las de pasadas jornadas de protesta.

Según las autoridades, doce personas han sido detenidas, nueve de ellas por portar armas y otras tres por lanzar proyectiles. En otras ciudades de Francia también se presentaron protestas desde la mañana, principalmente en Nantes, pero también en Toulouse y Perpiñán.

Cuatro sindicatos y tres organizaciones de estudiantes han convocado este martes una serie de protestas, que va a tener continuidad a lo largo de la semana hasta el jueves, con paros convocados en los trenes y en el control aéreo.

Camioneros franceses ralentizaban este martes la circulación y bloqueaban puertos, refinerías y otros centros industriales por todo el país. A primera hora de la mañana, el Centro Nacional de Información Vial constataba diversas operaciones "caracol" de camiones que obstaculizaban el tráfico en puntos estratégicos de la red como en Vitrolles (cerca de Marsella), Rennes, Caen, Nantes o Saint Omer (cerca del puerto de Calais).

Algunos accesos al puerto de Saint Nazaire (oeste) estaban bloqueados, como también las entradas a la refinería de Donges que está allí. En Le Havre (noroeste), al cierre de muchas carreteras por los camioneros se sumaba la movilización de estibadores del puerto. En Burdeos, desde la madrugada hubo diferentes acciones sucesivas en el mercado mayorista de Cestas o en el complejo petrolero de Perguilhen.

Hollande defiende su reforma laboral, aunque por sí sola no crea trabajo

Cientos de estudiantes y trabajadores participan en una manfiestación contra la reforma laboral en París. EFE

Al margen de los camioneros -que se quejan en particular de que la reforma laboral disminuirá la retribución de sus horas extraordinarias-, la protesta se va a traducir en nuevas manifestaciones, como la que está convocada la tarde del martes en París. El principal sindicato organizador, la Confederación General del Trabajo (CGT), ha convocado para mañana un paro en la compañía ferroviaria SNCF. Y el jueves, la huelga debería dejarse sentir también en los pasajeros aéreos, ya que se ha lanzado una convocatoria para los controladores aéreos.

Hollande no cede

El presidente francés, François Hollande, ha defendido este martes su polémica reforma laboral, en una la jornada de huelgas y protestas sindicales para pedir su retirada, y la ha justificado para "dar visibilidad" a las empresas, aunque ha reconocido que por sí misma no va a crear empleos.

Hollande, en una entrevista a la emisora "Europe 1", ha reconocido que en la lucha contra el paro "la batalla no está ganada" y no lo estará hasta que no se constaten varios meses seguidos de disminución del desempleo, en alusión a su promesa de invertir la curva de evolución del paro.

En cuanto al proyecto de reforma laboral que suscita huelgas y protestas desde hace más de dos meses, ha reconocido que "con una ley no hay que creerse que se crea empleo" pero "se va a dar visibilidad". Ha insistido en que "esta ley va a pasar" y en que no "(va) a ceder" porque ya "ha habido un compromiso" con "los sindicatos reformistas" y que cuenta con el respaldo de "la mayoría de los diputados socialistas". "Ha habido demasiados gobiernos que han cedido", ha añadido.

En cuanto a las violencias que han proliferado, Hollande ha señalado que "Francia es un país de libertades" y eso significa que "puede haber manifestaciones, se pueden ocupar plazas" pero la violencia "no puede quedar sin respuesta".

"Manifestarse es un derecho, pero destrozar es un delito", ha subrayado después de anunciar que las fuerzas del orden han recibido consignas, y entre otras cosas ha precisado que se expulsará a los extranjeros que participen en altercados, tras señalar que hay algunos europeos entre los grupos violentos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha