eldiario.es

Bilbobus transportó 25,9 millones de viajeros en 2016, un 0,7% menos que el año anterior

La ciudad va a "repensar todas las líneas", con la Línea 3 de Metro y el Plan de Movilidad, y puede haber "cambios" en 2018

- PUBLICIDAD -
Bilbobus transportó 25,9 millones de viajeros en 2016, un 0,7% menos que el año anterior

Bilbobus transportó a lo largo de 2016 un total de 25,92 millones de viajeros, lo que supone un 0,7% menos que en 2015, debido al incremento de los tránsitos por la ciudad a pie, en bicicleta o en los ascensores municipales. El servicio de autobús de Bilbao obtuvo una valoración media de 7,41 puntos por parte de sus usuarios, una décima más que el año anterior, aunque el objetivo de sus responsables es "lograr el sobresaliente".

El Ayuntamiento de Bilbao ha presentado este jueves el balance de actividad del servicio municipal de transporte urbano durante el ejercicio 2016 en una comparecencia en la que han participado el teniente de alcalde y concejal delegado del área de Movilidad y Sostenibilidad, Alfonso Gil, junto a la concejal adjunta, Inés Ibáñez de Maeztu, y el director del área, Enrique Urkijo.

En concreto, el año pasado Bilbobus sumó 25.927.839 viajes cancelados, lo que supone 193.300 pasajeros menos que en 2015 (-0,7%), unas cifras con las que Gil se ha mostrado "satisfecho", ya que este descenso no se ha producido por "un efecto negativo del servicio", sino porque se ha "avanzado en otros aspectos".

En este sentido, ha indicado que el hecho de que se haya podido disfrutar del un "invierno muy bueno climatológicamente" ha hecho que "el zapato nos haya robado viajeros" a los autobuses de Bilbobus y también se hayan incrementado los usuarios del servicio de préstamo de bicicletas Bilbon-Bizi y las personas que se desplazan en sus propias bicicletas. Asimismo, también se han desplazado usuarios a los ascensores que coinciden con los recorridos de algunas líneas.

Entre las causas del descenso, el edil ha citado, asimismo, la reducción de los desplazamientos en la lanzadera que une el centro con Miribilla debido a que el Bilbao Basket ha disputado menos partidos, así como la entrada en vigor de la gratuidad de los trayectos para los menores de seis años, viajes que han dejado de cancelarse.

Las líneas más utilizadas durante el año pasado han sido la 77 (Peñascal-Mina del Morro), con 2,06 millones de pasajeros, y la 56 (La Peña-Sagrado Corazón), con 1,93 millones. Sin embargo, las que mayor crecimiento registraron fueron la 28 (Uribarri-Altamira), que sumó 28.084 pasajeros, y la 62 (San Mamés-Arabella), que creció en 18.033 usuarios.

Mayo fue el mes de mayor utilización del Bilbobus, con 2,38 millones de viajes cancelados, mientras que agosto anotó la cifra más baja, con 1,5 millones. De lunes a viernes, los autobuses de Bilbao "multiplican" sus viajeros hasta una media de 86.362. El jueves es el día en el que más personas viajan y la franja horaria más utilizada es la comprendida entre las 13.00 y las 14.00 horas.

El perfil del viajero de Bilbobus es el de una mujer con una edad comprendida entre los 31 y los 64 años que trabaja por cuenta ajena. Precisamente los desplazamientos por motivo de trabajo concentran el 37% de los viajes realizados en los autobuses municipales, los asuntos personales suponen un 33%, el ocio un 14%, los estudios un 8% y las compras un 7%. El 97% de los usuarios viaja con algunas de las modalidades de la tarjeta Barik.

En función de la encuesta realizada por el Área de Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Bilbao, el índice de satisfacción de los usuarios de Bilbobus alcanza los 7,41 puntos (en una escala del 1 al 10), una décima más en 2015. Pese a este "notable alto", Alfonso Gil ha asegurado que los responsables del Departamento aspiran a "más" y pretenden "implementar mejoras" hasta lograr "el sobresaliente".

Según ha destacado, el 61% de los usuarios percibe que la calidad del servicio se mantuvo durante 2016, un 29% cree que mejoró "bastante o mucho" y un 4% estima que está "mucho mejor". Las denominadas 'Auzolíneas' son las que alcanzan la valoración más alta por parte de los viajeros, con una puntuación de 7,51 puntos, si bien "todas las líneas consiguen superar el 7", ha subrayado el edil.

En general, los aspectos mejor valorados son la atención al cliente y a la accesibilidad, con 7,59 y 7,44 puntos, respectivamente. Para los usuarios, los aspectos más importantes son la profesionalidad y la amabilidad de los conductores, lo que pone de manifiesto que "los aspectos relacionados con el personal se valoran mejor respecto a los aspectos tangibles como las paradas o los vehículos".

El servicio municipal de autobuses de Bilbao cuenta con 43 líneas (27 convencionales, ocho 'auzolíneas' y ocho 'gautxoris'), que realizan 148 autobuses. El servicio dispone de 517 paradas, lo que supone que el 99% de la población bilbaína cuenta con una parada a menos de 300 metros, según ha destacado Alfonso Gil.

Durante 2016, la página web de Bilbobus contabilizó 1.452.159 accesos para ver los tiempos de espera de los autobuses en parada, un 14% más que un año antes. Además, su aplicación para móviles fue descargada en más de 10.000 ocasiones.

Entre los principales "hitos" del servicio durante el año pasado, el concejal bilbaíno ha recordado la incorporación de dos vehículos eléctricos a la flota, "totalmente silenciosos" y sin emisiones contaminantes.

Según ha avanzado, el objetivo es que a lo largo de este año se sumen dos unidades eléctricas más. También se está trabajando para implementar "algún servicio más" para hacer "más placentero" el trayecto y, "por qué no, mezclar cultura y viaje.

CAMBIOS

Gil ha explicado, asimismo, que su área tiene "dos reflexiones sobre la mesa" de cara al mes de septiembre, como son la entrada en funcionamiento de la Línea 3 del Metro y el diagnóstico del Plan de Movilidad Urbano Sostenible. "Eso nos va a llevar a repensar todas las líneas de la ciudad y cabe la posibilidad de que en 2018 haya cambios para racionalizar un servicio que la gente percibe muy bien", ha señalado.

A su entender, entre los "deberes" para hacer "cuanto antes", ha citado la necesidad de analizar la integración tarifaria. En esta línea, preguntado por la posibilidad de que Bilbobus se integre en el billete multimodal al que se han sumado Bizkaibus, EuskoTren y Metro, ha señalado que la integración tarifaria debe analizarse desde "muchos puntos de vista", ya que "implementar títulos puede descompensar en viajeros y dineros a las instituciones".

El objetivo "debe ser facilitar al ciudadano el tránsito por los distintos medios de transporte, pero que no haya desequilibrios de financiación", ha explicado el concejal, que ha precisado que esto no supone que "no lo vayamos a hacer", sino que hay que analizar "si nos genera un desequilibrio económico que nos haga perder servicio". "El ciudadano de Bilbao es prioritario", ha concluido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha