eldiario.es

Menú

CEPYME cree que "es una pena" que en Euskadi se haya perdido "la oportunidad" de hacer una reforma fiscal "más seria"

El presidente de CEPYME y vicepresidente de la CEOE, Antonio Garamendi, cree que "es una pena" que en Euskadi se haya perdido "la oportunidad" de hacer una reforma fiscal "más seria", en referencia a la propuesta de normativa tributaria acordada el pasado martes por el PNV y el PSE-EE para el ejercicio 2018.

- PUBLICIDAD -

En este sentido, ha señalado que coincide con la opinión de Confebask, que ayer denunció que, "por primera vez", Euskadi dispondrá de una fiscalidad empresarial "desincentivadora, que penaliza la competitividad empresarial y pone en riesgo la sostenibilidad a medio plazo del empleo". La patronal vasca aseguró que una rebaja del tipo del impuesto de sociedades del 28% al 24% habría supuesto una inversión inducida de casi 600 millones y la creación de 6.000 puestos de trabajo.

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Garamendi ha manifestado que comparte el criterio de Confebask sobre el acuerdo de fiscalidad entre jeltzales y socialistas, y ha recordado que ellos son favorables a que haya "más bases imponibles y menos tipos".

"Para las empresas vascas, seguir teniendo un diferencial de tres puntos respecto al resto del Estado, no les hace atractivas en muchos casos para los inversores extranjeros", ha añadido.

En este sentido, ha recordado que la patronal vasca ha afirmado que se pierde una inversión inducida del orden de 600 millones de euros y que se dejarían de crear 6.000 puestos de trabajo, cuando en ese momento "se habrían compensado los 40.000 que se perdieron en la crisis".

"Es una pena porque era una oportunidad para haber hecho una reforma más seria, sobre todo, porque pensamos que no es una cuestión de recaudar, sino que se puede recaudar más, por decirlo de alguna forma, cobrando menos", ha afirmado.

LAS EMPRESAS DE CATALUÑA

Tras recordar que de las 1.800 empresas que se han ido de Cataluña tan solo una se ha trasladado al País Vasco, ha considerado que esto tendría que hacer reflexionar. A su juicio, si en Euskadi el tipo de impuesto de sociedades fuera más bajo, "posiblemente" habrían llegado más empresas.

"También me consta que las deducciones han variado a la hora de compensar pérdidas. Yo creo que a la empresa hay que ponerla en un plano de competitividad para que sea atractiva, para que también los inversores tengan interés en venir, pero no solo a visitarnos, sino a dejar su dinero en esta tierra para crear riqueza. Los empresarios somos la punta de lanza de esa creación de riqueza y, si nos lo facilitan, lo haremos mejor", ha concluido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha