eldiario.es

Menú

La Diputación vizcaína compensa con 1.420.000 euros a 623 baserritarras con dificultades especiales

Las Indemnizaciones Compensatorias de Montaña tienen como objetivo evitar el despoblamiento de estas zonas

- PUBLICIDAD -
La Diputación vizcaína compensa con 1.420.000 euros a 623 baserritarras con dificultades especiales

El departamento de Agricultura de la Diputación Foral de Bizkaia está abonando las Indemnizaciones Compensatorias de Montaña (ICM) entre los meses de noviembre y diciembre, una compensación de 1.420.000 euros, de la que se benefician 623 explotaciones agroganaderas profesionales de Bizkaia por las especiales dificultades a las que se enfrentan en el desempeño de su actividad diaria en zonas sensibles o desfavorecidas como son las de montaña.

Según ha informado la institución foral, la ayuda se trata de un pago directo a la renta de los baserritarras por hectárea gestionada y tiene como objetivos evitar el despoblamiento de estas zonas altas de montaña y mantener las comunidades rurales en estas localizaciones, además de conservar el entorno natural.

También pretende preservar el potencial turístico de estas zonas, impulsando el uso de sistemas agrícolas sostenibles respetuosos con el medio natural, el mantenimiento del paisaje y el desarrollo económico, jugando, además, un papel importante en la vertebración del territorio.

El mantenimiento de los sistemas agrarios en zonas de montaña y en zonas desfavorecidas, tanto por su interés medioambiental como por su contribución al equilibrio territorial, pasa por el mantenimiento de un tejido socioeconómico vivo que esta medida pretende reforzar.

La diputada foral de Agricultura, Irene Pardo, ha explicado que de este modo se contribuye al cumplimiento del objetivo estratégico de preservación de las explotaciones agrarias, también en zonas de montaña o en zonas desfavorecidas "donde nuestro sector se encuentra con especiales dificultades para la realización de su actividad".

Igualmente, la biodiversidad y la preservación de los sistemas de gran valor medioambiental constituyen dos de los ámbitos prioritarios directamente relacionados con ese fin de mantenimiento sostenible de la actividad agroforestal en zonas "tan sensibles" como son las de montaña.

Estas zonas, según Pardo, son un elemento "fundamental" en el sistema hídrico y en la conservación y en la calidad del recurso del agua. "En último término, se trata de lograr una equiparación del nivel de vida en el medio rural con el de su entorno, mejorar las condiciones laborales de los agricultores y las agricultoras y mejorar el bienestar e higiene de los animales, todo ello dentro de explotaciones sostenibles y respetuosas con el medio natural", ha explicado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha