eldiario.es

Menú

El pecio de Urbierta de la Diputación de Bizkaia se expone en el Museo Cluny de París

El Museo Nacional de la Edad Media de París, conocido como el Museo Cluny, expone el Pecio de Urbieta, una pieza cedida por la Diputación Foral de Bizkaia que forma parte de la exposición permanente del Museo Arqueológico.

- PUBLICIDAD -

En concreto, se ha incluido en la muestra temporal 'Le voyage au Moyen Âge' de Cluny, junto con diferentes piezas y obras de arte, manuscritos, arquetas, cofres, instrumentos de viajes y materiales de distintos museos de Europa, ha explicado la Diputación de Bizkaia.

El Pecio de Urbieta es la embarcación más antigua descubierta hasta la fecha en el Cantábrico, una pinaza del siglo XV de 12 metros de eslora y 4 metros de manga que fue hallada en julio de 1998 bajo la tierra y el lodo en el estuario de la ría de Gernika.

El diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, y la diputada foral de Cultura, Miren Josune Ariztondo, se han reunido con la directora Elisabeth Taburet-Delahaye y otros responsables del Museo Cluny para trabajar la colaboración entre ambas entidades y, además, participar en la visita guiada a la exposición en la que se encuentra la pieza cedida por la institución vizcaína.

Esta exposición muestra los viajes en la Edad Media, el tránsito de personas y mercancías, así como las creencias, costumbres e información de su época.

El museo francés solicitó el traslado del Pecio de Urbieta a la muestra "por ser una de las embarcaciones medievales más curiosas conservadas en el mundo". La Diputación Foral de Bizkaia accedió a la petición y la pieza se encuentra expuesta en París.

SEIS AÑOS DE RECONSTRUCCIÓN

En palabras de los responsables forales, el Pecio es "un hito en la arquitectura naval vasca de la Edad Media y un importante hallazgo para los estudios del ámbito marítimo atlántico".

Su singular reconstrucción ocupó seis años, tres de los cuales estuvo sumergido en una piscina de agua y resina especial, con un sistema de control estricto para que no se rompiera la madera que había permanecido 500 años en un medio húmedo.

Está considerado como una de las piezas más valiosas de Arkeologi Museoa, donde "ocupa un lugar destacado". Según los expertos, el Pecio de Urbieta, abandonado en la ría hace 500 años, fue utilizado para la pesca del besugo, del arenque y de la sardina, pero su función principal, al menos en sus últimos años, fue la de transportar mineral. Al parecer, la barcaza llevaba hierro desde Las Encartaciones hasta las ferrerías de Urdaibai.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha